La Iglesia. 
 Tarancón redactó la excomunión     
 
 Arriba.    11/04/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LA IGLESIA

TARANCON REDACTO LA EXCOMUNIÓN (del primer Gobierno Arias)

EXISTEN, en cualquier país, leyes de Secretos Oficiales. Ya saben ustedes: no se

puede dar a la luz pública —durante un periíodo de tiempo establecido—

determinado número de documentos mantenidos en secreto en razón de su

importancia o de que sus protagonistas viven... Siempre hay, sin embargo,

revelaciones que acortan ese tiempo de prudencia que marca la ley.

José Luis Martín Descalzo, periodista, sacerdote, dramaturgo, novelista, acaba

de prologar un libro polémico antes de nacer. Ceferino de Blas, su autor, fue el

sacerdote periodista que «conseguía» meses ha, del cardenal arzobispo de Madrid,

aquellas famosas aseveraciones relativas a Guerra Campos: «Es muy Inteligente,

pero está un poco en la Luna», decía más o menos el venerado cardenal Tarancón.

En ese prólogo a «Tarancón, obispo y mártir".

Martín Descalza hace una revelación sensacional. Relata el momento en que el

cardenal, Informado de que monseñor Añoveros había recibido la orden de salir de

Bilbao en la mañana del 3 de marzo de 1974, redacta, con ayuda de Martín

Descalzo, el texto de la excomunión canónica de las personas que expulsaban al

obispa de su diócesis. «Yo sentía pesar la Historia sobre nuestros hombros, dice

el redactor episcopal. «Los dos sabíamos las tremendas consecuencias de todo

orden que aquella medida podía tener.

En el folio blanco había sólo diez o doce líneas. Pero cuando el cardenal las

leyera... temblarían los teletipos de España y del mundo... Quienes le pintan

vacilante no estuvieron, como yo, aquella mañana, en aquel despacha... Pero qué

feliz se sintió cuando aquel folio de las doce líneas no fue necesario.» Para la

Historia.

 

< Volver