Nota del Obispado de Bilbao. 
 La homilía, sin ninguna intención política partidista     
 
 Ya.    05/03/1974.  Página: 20-21. Páginas: 2. Párrafos: 25. 

NOTA DEL OBISPADO DE BILBAO

"La homilía, sin ninguna intención política partidista"

«No fue dada a conocer por el Obispado a ningún medio de comunicación social,

nacional o extranjero»

• «No fueron manifestadas al obispo las razones de su detención»

• «El obispo no saldría de la diócesis sin una decisión personal del Padre

Santo»

MADRID, .4.—La Oficina de Información del Obispado de Bilbao nos remite la

siguiente nota informativa, con ruego de publicación:

"Ante la situación delicada por la que atraviesa nuestra diócesis, el

Secretariado Diocesano de Medios de Comunicación Social, con la aprobación

expresa del señor obispo, desea facilitar las siguientes puntualizaciones:

1. El 28 de enero de 1974, don José Ángel Ubieta, vicario general de Pastoral,

envió a los sacerdotes, párrocos y rectores de iglesias una comunicación en que,

respondiendo a peticiones anteriores de los organismos representativos

diocesanos, anunciaba el envío de un ciclo de homilías para iluminar a la luz de

la fe ciertos problemas relacionados con el tema general de la presencia de la

Iglesia en nuestro mundo actual.

Se estimaba que él desarrollo de la temática no había de ser el mismo para todos

los fieles, dejando a juicio de los rectores de las Iglesias la acomodación del

texto oficia! a la capacidad de aquéllos.

En lodo caso, el tercer tema, titulado "El cristianismo, mensaje de salvación

para los pueblos", si fuera tratado, debería ser leído íntegramente. Por tanto,

el contenido y la forma de las homilías han pretendido exclusivamente una

iluminación cristiana sobre algunos problemas pastorales de gran importancia en

nuestra diócesis, sin ninguna intención política partidista. Cualquier otra

intención que se quiera atribuir a dichas homilías no corresponde en absoluto a

la propia del prelado ni de su vicario general de Pastoral.

El obispo de la diócesis, ante algunas dudas surgidas aclaró que no se imponía

obligatoriamente el tratamiento de ninguno de los tres temas de la homilía; pero

que, en el caso de la tercera homilía, si se abordaba el tema, el texto enviado

debía ser leído íntegramente, sin añadiduras ni comentarios, para asegurar así

vino mayor precisión del contenido propuesto y evitar torcidas interpretaciones.

El mismo señor obispo puntualizó que, desde su llegada a la diócesis, solamente

en una ocasión (en el mes de noviembre pasado) ha Impuesto obligatoriamente la

lectura íntegra de una exhortación pastoral.

NO FUE ENVIADA A LOS MEDIOS DE COMUNICACION

2. El viernes 22 de febrero de 1974 el señor obispo recibió una llamada

telefónica del señor nuncio de Su Santidad, en la que le comunicaba que el

Gobierno, conocedor del texto de la tercera homilía, se había dirigido a él,

rogándole que hiciera gestiones para que la misma no se pronunciara. El señor

obispo le manifestó que la homilía había sido ya distribuida a los párrocos y

rectores de iglesias e insistió informando al mismo señor nuncio acerca de los

puntos recogidos en el anterior párrafo primero.

Ni previa ni posteriormente la recibido el prelado comunicación «alguna de las

autoridades civiles y eclesiásticas en relación con la lectura de la

referida homilía. Las homilías, debidamente selladas, fueron enviadas por

la Secretaría del Obispado, en sobre cerrado y por ´correo ordinario,

a los párrocos y rectores de iglesia de la diócesis. Ninguna de estas

tres homilías fue dada a conocer por el Obispado a ningún medio de

comunicación social, nacional ni extranjero, ni a ninguna otra persona distinta

de las indicadas anteriormente. El señor obispo prohibió de manera terminante

que se diera a conocer por otro cauce que no fuera el citado de los

párroco» y rectores de iglesia. La homilía titulada "El cristianismo, mensaje

de salvación para los pueblos" fue leída el domingo 24 de febrero en la mayor

parte de las iglesias de Vizcaya, sin que se registrara, por lo que consta a

este Obispado, más que algún leve incidente en tres iglesias de la diócesis.

Tampoco consta a este Secretariado que los medios de difusión hayan dado

publicidad al texto de ninguna de las citadas homilías. Desde el momento de la

lectura de la tercera homilía hasta el instante de su retención por orden

gubernativa, el prelado diocesano realizó con toda normalidad sus funciones

episcopales, llevando a cabo en varios lugares de la diócesis su programa de

visita pastoral. Con la misma normalidad trabajó, durante los días citados, el

vicario general de pastoral.

RETENCION DOMICILIARIA

2.El pasado miércoles de ceniza, 27 de febrero, a eso de las tres de la tarde,

se personó en el domicilio particular del señor obispo el ilustre señor jefe

supremo de Policía de Bilbao, quien verbalmente le comunicó la orden del

excelentísimo señor ministro de la Gobernación de quedar, retenido hasta nueva

disposición en su domicilio, bajo discreta vigilancia de agentes de Policía.

No le fueron manifestadas las razones de dicha detención, sino que únicamente se

le informó de que la misma medida se le iba a aplicar al señor vicario general

de Pastoral, don José Ángel Ubíeta como, en efecto, así sucedió.

Hasta el día de hoy se mantiene la misma situación de retención domiciliaria del

señor obispo y del señor vicario general de Pastoral. No obstante, en todo

momento han podido recibir libremente visitas y mantener comunicaciones

telefónicas con el exterior.

ORDEN DE VIAJE

4. Alrededor de las ocho de la mañana del domingo, tres de marzo, el señor jefe

superior de Policía de Bilbao comunicó telefónicamente al señor obispo que

estuviese preparado para salir a un viaje, anunciándole que se presentaría a

recogerle dentro de media hora. A las ocho cuarenta de la mañana,

aproximadamente, el mismo señor jefe superior volvió a llamarle por teléfono

para indicarle que se demoraba la salida hasta las nueve quince, a lo que el

prelado contestó que:

A) Dicha orden de salida entendía que la debía recibir por escrito con los

motivos de tal decisión.

b) Que no saldría de su domicilio para dejar la diócesis sin una decisión

personal del Padre Santo.

c) Que, de otro modo, saldría únicamente contra su voluntad.

A las diez horas, aproximadamente, de la mañana, el mismo señor jefe superior

volvió a comunicar al señor obispo, por teléfono, que se tomaba un plazo de

meditación hasta las doce y cuarto de la mañana, a lo que el prelado contestó

ratificándose en la postura antes indicada, añadiendo que transmitiera a sus

superiores cuál era dicha postura y expresando con profundo dolor que los

responsables de tal medida podían incurrir en gravea penas canónicas.

Parecidas comunicaciones se hicieron por el mismo señor jefe superior de

Policía, y también telefónicamente, al señor vicario general de pastoral.

No se comunicaron al señor obispo ni a su vicario las razones que motivaron la

orden de salida ni el destino de su viaje.

 

< Volver