No ha calado la idea central del Año Santo     
 
 ABC.    11/01/1975.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

NO HA CALADO LA IDEA CENTRAL DEL AÑO SANTO

Segovia 9. «Como un balance general pudiéramos asegurar que la idea del Papa no

ha calado, que el movimiento por él anhelado no se está produciendo con fuerza y

extensión satisfactoria», afirma un artículo sobre el Año Santo, publicado en el

«Boletín Oficial» del Obispado de Segovia, firmado por Gaspar Sanz.

El articulista añade que «no se trata de ganar gracias espirituales, de llevar

gente a Roma y antes a las iglesias, santuarios y catedrales en peregrinación.

Las gracias espirituales serán el premio que Dios dará a los esfuerzos

realizados, las celebraciones o peregrinaciones, el momento de reflexión, de

examen, de propósitos, de búsqueda de la luz y la fuerza del Señor a nuestra

debilidad de encuentro con otros hombres que participan del mismo anhelos.

«Lo importante en el Año Santo —prosigue—, el gran anhelo del Papa que responde

a una necesidad imperiosa del mundo es impulsar un fuerte movimiento renovador

en la vida de los creyentes, de la comunidad cristiana y a través de ella en las

comunidades humanas, que vaya quitando cuanto nos divide y separa, produzca una

reconciliación de los hombres con Dios y de los hombres entre sí y traiga como

frutos la paz de que tan necesitados están tanto el hombre en su interior, como

las familias, los grupos humanos, las comunidades nacionales y la comunidad

internacional.»

Por eso, «este movimiento de reconciliación es el que no se ve que esté dando ni

en profundidad ni en extensión. ¿Por qué? ¿Incomprensión del deseo del Papa,

superficialidad, pereza, comodidad, dificultad en el cambio de una vida

rutinaria, exigencias que nos cuestan, mala voluntad? En este hecho todos

tenemos nuestro tanto de culpa. El Año Santo 1975, centrado en torno a la cabeza

visible de ,1a Iglesia, el Sumo Pontífice y a-Roma, centro de la cristiandad,

aún nos da la esperanza de que el movimiento espiritual de renovación se

produzca y adquiera hondura y extensión y la reconciliación se haga realidad».—

Europa Press.

 

< Volver