Disfrazados de sacerdotes asaltan la casa rectoral de Bamiro Vimianzo, en La Coruña  :   
 Tras amedrentar tíros al párroco, dos atracadores huyeron con un reloj y 33000 pesetas recaudas entre los filigreses. 
 ABC.    11/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DISFRAZADOS DE SACERDOTES ASALTAN LA CASA RECTORAL DE RAMIRO VIMIANZO, EN LA

CORONA

Tras amedrentar a tiros al párroco, dos atracadores huyeron con un reloj y

33.000 pesetas recaudadas entre los feligreses

La Coruña, 10. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Dos individuos, vestidos

ambos con sotana, agredieron y robaron al cura párroco de Ramiro Vimianzo (La

Coruña), don Andrés García Blanco, de sesenta y cuatro años, sobre las tres y

media de la madrugada del pasado jueves, día 8. En total se llevaron 33.000

pesetas, 20.000 en billetes de mil y el resto en moneda fraccionaria que el

párroco guardaba de los donativos recibidos el domingo anterior, con motivo de

los actos religiosos en honor a la Virgen del Monte de Torán.

A la citada hora los dos individuos penetraron por una ventana de la rectoral

provistos, al parecer, de sendas pistolas´. En el pasillo de la vivienda

encontraron las sotanas y se vistieron con ellas, al tiempo que se cubrían la

cabeza con los típicos sombreros de paja que se emplean en las labores de campo.

Después se dirigieron a una de las habitaciones y allí despertaron a la hermana

del rector, doña Josefa, de setenta y cuatro años, quien comenzó a gritar,

acudiendo inmediatamente su hermano. Este fue agredido en la cabeza con una

pistola, que le produjo una herida, de la que manó abundante sangre, pero sin

que fuera de gravedad. En el mismo momento de la agresión el otro individuo hizo

un disparo al techo de la habitación, para intimidar al párroco y a su hermana.

Le pidieron el dinero, bajo amenaza de muerte, siéndoles entregado, como,

asimismo, un reloj de pulsera con cadena de oro y una estilográfica con

capuchón, asimismo, de oro.

UN SEGUNDO DISPARO.—Amenazando a don Andrés y a doña Josefa, los atracadores se

dirigieron a la puerta de la vivienda, y allí volvieron a hacer un disparo,

advirtiendo qué si avisaban a la Policía les dispararían a´ ellos. Previamente

arrancaron los cables del teléfono para que no pudieran hacer ninguna llamada.

Tras esta advertencia, huyeron, sin que se sepa si lo hicieron en algún vehículo

próximo o a pie.

El párroco acudió a, los pocos minutos a la casa del médico y después puso el

hecho en conocimiento de la Guardia Civil. En la casa fueron halladas manchas

de, sangre en diversos lugares de la misma, pero parece ser que corresponden al

sacerdote agredido, toda vez que éste, después de que los agresores marcharon,

recorrió varios rincones de la casa para intentar curarse. Posteriormente, se

trasladó a Santiago para ser examinado en el hospital, pero hoy mismo regresó a

Bamiro, ya que las lesiones que sufre son de carácter leve. Policía y Guardia

Civil practican activas gestiones para dar con el paradero de los atracadores,

sin que hasta el momento hayan fructificado; las diligencias del caso fueron

remitidas por la Guardia Civil al Juzgado de Instrucción de Corcublón.

OTRO ATRACO EN LA PROVINCIA.— Sobre las nueve de la mañana de hoy, sábado, dos

jóvenes sin afeitar y portando armas atracaron la sucursal de la Caja de Ahorros

de La Coruña, en la vecina localidad de El Burgo, en el Ayuntamiento de

Cullerero, limítrofe al de La Coruña. Tras encañonar a los empleados, se

apoderaron de 160.000 pesetas, y segundos después emprendieron la huida en un

coche.

A media mañana, el vehículo que utilizaron fue hallado abandonado en el misino

término municipal; se trata de un «142» de color azul, robado, matrícula C-

G5855. Los dos atracadores lograron huir y hasta el momento se desconoce su

identidad. Policía y Guardia Civil han iniciado una intensa búsqueda de los

mismos, comentándose en la misma localidad de El Burgo la probabilidad de que

estos dos atracadores fueran los mismos que penetraron en la Rectoral de Bamiro

en la madrugada del jueves. Hasta el momento de transmitir esta información, se

desconocen más detalles de este último suceso.—A. P

 

< Volver