Asamblea de los obispos. 
 La Iglesia no puede ligarse a ningún tipo de poder terreno     
 
 Informaciones.    28/11/1973.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ASAMBLEA DE LOS OBISPOS

"La iglesia no puede ligarse a ningún tipo de poder terreno"

MADRID, 28. (INFORMACIONES.)

«Entre los hechos eclesiales que inciden en la evangelización se señalan, en

primer término, la tensión entre dos visiones de la religiosidad española:

España, país de misiones para unos; España, país católico de recia fe para

otros. Dos visiones, dos formas de entender la Iglesia y su misión en el mundo

dan lugar a escenas radicalmente dispares que condicionan la pastoral en si

misma y las formas concretas de evangelización.» Esto dijo monseñor Echarren,

obispo auxiliar de Madrid, al presentar la primera parte de la ponencia sobre

«La evangelización del mundo actual-», tema central de la asamblea plenaria de

los obispos. En el aula, por vez primera en la historia, estaban presentes

durante la exposición los periodistas.

Monseñor Echarren analizó los hechos o fenómenos sociales que Inciden de modo

especial en la evangelización. Entre ellos destacó: las corrientes ideológicas

del mundo actual, ante las que el cristianismo no puede presentarse como una

Ideología más: la importancia creciente del valor de la libertad; la mentalidad

científica y técnica; el fenómeno de la secularización ante el cual —ha dicho—

la Iglesia afirma la autonomía legitima de la temporal, al mismo tiempo que

programa la orientación radical de la vida humana hacia Dios, revelado en

Jesucristo; la dificultad que experimentan muchos hombres para aceptar las

estructuras religiosas, las formas de vida competitiva que caracterizan nuestra

sociedad; la amplitud y profundidad de las situaciones conflictivas en que se

envuelve el hombre de hoy; los problemas de la soledad del hombre y su

incapacidad para la comunicación interpersonal y sus diversas formas de evasión

y la escala de .valores de la sociedad de consumo: dinero bienestar, poder,

prestigio etcétera.

«Junto a esto, y a pesar que el pensamiento de Iglesia sobre su misión respecto

al orden social y político está claramente expuesto —dijo—, continuándose en su

propio seno las más diversas posiciones que condicionan negativamente la acción

evangelizadora. Desde las que propugnan la abstención total de la Iglesia en

esta materia y lanzan; acusaciones de Infidelidad al Evangelio contra los que

hacen referencias a determinadas situaciones concretas, hasta los que desoídas

las enseñanzas y orientaciones de la misma Iglesia Identifican la sociedad más

justa con el socialismo más absoluto hay una amplia sama de posiciones.»

LA IGLESIA, LIBRE DE TODO PODER

Monseñor Echarren concluyó: «Todo aquello que es un obstáculo para que el hombre

se realice como persona es un obstáculo para la evangelización. Y todo cuanto es

un obstáculo para la. evangelización lo es también para que los hombres se

realicen como personas».

Tras la exposición salieron los periodistas del aula y siguió el debate a puerta

cerrada. Por la tarde, monseñor Yanes secretario del Episcopado, presentó la

segunda parte de la ponencia. Puso de relieve la urgencia y las razones de la

evangelización, e hizo especial hincapié en la relación entre evangelización y

liberación. De nuevo monseñor Echarren paso a ser orador, para presentar la

tercera parte. «La Iglesia —dijo— ha de ser libre en su acción evangelizadora y

no puede ligarse a ningún tipo de poder terreno. La única fuerza «de la Iglesia

que evangeliza es la- del Evangelio mismo que predica y la ´del espíritu que

vive y actúa en ella. La Iglesia Inmersa es la misma historia de la Humanidad;

tiene que predicar la reconciliación sobre bases justas y profundas de amor y de

verdad a todos los hombres, enseñar a analizar con la luz del Evangelio el

conflicto e iluminar y dar sentido a la vida humana con el mensaje evangélico de

esperanza en Jesucristo resucitado».

LLEGO EL CONSEJERO DE LA NUNCIATURA

Cuando estaba empezando a debatirse este proyecto de aportación de la Iglesia

española al próximo sínodo entró en el aula episcopal el consejero de la

Nunciatura, monseñor Dante Pasqualini. No se ha informado oficialmente nada

sobre esta visita. Lo único que parece cierto es que la Santa Sede ha pedido a

los obispos españoles que den su opinión sobre la cárcel «concordataria» de

Zamora. Roma quería conocer si los obispos españoles se mostraban partidarios de

que se pidiera oficialmente la suspensión del articulo concordatario que regula

la forma cómo los sacerdotes han de cumplir la condena impuesta por los

Tribunales. Se sabe que en torno al tema de la cárcel de Zamora —tras una

exposición de monseñor Añoveros— hubo en la asamblea episcopal un debate.

Otra consulta de la Santa Sede a la asamblea del Episcopado fue en torno a una

nueva regulación de las Conferencias Episcopales. Boma ha pedido el nombre de un

obispo español especialmente competente en el tema para que participe con un

representante de cada uno de los Episcopados del mundo en esta reforma. La

asamblea eligió a monseñor Elías Yanes, secretario del Episcopado.

Por la tarde se entregó a los medios informativos el informe del Episcopado

español sobre la objeción de conciencia, que aún es materia embargada, hasta que

el tenia sea debatido por la asamblea episcopal.

 

< Volver