La crísis se agrava. Descenso de la popularidad del presidente dimisionario, según Cambio 16. 
 Sólo uno de cada cuatro españoles confiaba en Suárez     
 
 Diario 16.    31/01/1981.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Sólo uno de cada cuatro españoles confiaba en Suárez

La revista «Cambio 16» publica una encuesta en su último número según la cual

sólo uno de cada cuatro españoles confiaba en el ex presidente Adolfo Suárez,

mientras que el 59 por 100 estaba en su contra.

Madrid — Sólo uno de cada cuatro espadóles confiaba en Adulfo Suárez como la

persona más indicada para gobernar, mientras que Jas tres cuartas partes de los

ciudadanos ya no le querían.

Estos son Los resultados obtenidos en una encuesta

llevada a cabo hace unos días por «Cambio 16* y que publica en su último número

puesto a la venta.

Los datos demuestran que el ex presidente Suárez «se encontraba desolado,

hundido políticamente y en el momento más bajo de su mandato, cuando decidió

presentar su dimisión de ´forma irrevocable al Rey Juan Carlos».

La encuesta, realizada por el Instituto Gallup, destaca que la mitad de ios

votantes de UCD habían perdido la confianza en Suárez a lo largo de los últimos

meses. El 42 por 100 de los encuestados que votaron entonces al Centro, opina

ahora que Suárez no es la persona idónea para gobernar, el 48 por 100 de ellos

sigue confiando en él y el 10 por 100 prefiere no contestar. Es decir el ex

presidente del Gobierno había perdido la mitad de su clientela de hace veintidós

meses

Suárez, no; Felipe, sí

Más grave son aún los resultados a que llega otra encuesta también de Gallup de

octubre-noviernbre de 1980, cuando preguntaba a quién votaría si hubiese

elecciones para presidente de) Gobierno y se presentaran Adolfo Suárez y Felipe

González: sólo un 26 por 100 lo hacía por el primero, mientras que el líder

socialista, obtenía el 43 por 100 de los posibles votos.

Según «Cambio 16», «un año de fracasos electorales para UCD, dos años de crisis

de Gobierno, un voto de censura en el Parlamento y sucesivas y contradictorias

guerras internas en su partido, han reducido a un 26 por 100 el apoyo popular al

que fuera presidente durante cuatro años y medien».

«Mientras esto sucedía, los problemas claves del país — autonomías, paro y

terrorismo- campaban a

sus anchas. La suma de estos dos factores ha producido, en una parte

considerable del electorado, la imagen de que Suárez no atajaba los problemas y

que había mucho desgobierno en el partido de UCD.»

Como conclusión de lo anterior, «un sector importante de la propia UCD

consideraba que como Suárez siguiera bailando al ritmo de los dos últimos años,

no sólo perdería las elecciones del 83, sino que el partido correrla peligro de

saltar por los aires.»

 

< Volver