Política. Adolfo Suárez dimite como presidente del Gobierno y de UCD. 
 Calvo Sotelo, candidato del aparato de UCD     
 
 El País.    30/01/1981.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EL PAÍS, viernes 30 de enero de 1981

POLÍTICA

Adolfo Suárez dimite como presidente del Gobierno y de UCD

Calvo Sotelo, candidato del "aparato" de UCD

Entre los posibles candidatos a la Presidencia del Gobierno destacan el actual

vicepresidente segundo para Asuntos Económicos, Leopoldo Calvo Sotelo, mientras

que en otros medios se consideraba más probable la candidatura del ministro de

Defensa, Agustín Rodríguez Sahagún. Todas las candidaturas son prematuras, ya

que es preciso que previamente se produzcan las consultas de don Juan Carlos con

los representantes de los grupos políticos parlamentarios, que se inician hoy

mismo, y no es descartable en principio que el candidato pertenezca a un partido

distinto de Unión de Centro Democrático (U CD).

Los partidos políticos parlamentarios iniciaron ayer mismo sus reuniones para

decidir la opinión que habrán de dar al Rey cuando sean consultados, en

cumplimiento de las previsiones constitucionales. En el seno del primer partido,

UCD, la candidatura de Leopoldo Calvo-Sotelo parecía anoche la propuesta por el

aparato centrista, mientras que no se conocía ningún candidato del sector

crítico. Personas muy próximas a Landelino Lavilla aseguraron a EL PAÍS que el

actual presidente del Congreso no desea la jefatura del Ejecutivo.

La posibilidad de un Gobierno de coalición o de una personalidad ajena a UCD

para ocupar la Presidencia del Gobierno volvió a surgir ayer en los medios

políticos, si bien todo depende del grado de aceptación capaz de suscitar entre

los diputados, sobre todo entre los grupos con mayor representación numérica,

fundamentalmente el Centrista y el Socialista.

La candidatura de Agustín Rodríguez Sahagún no parecía contar con gran

aceptación en algunos sectores de la propia UCD ni entre los partidos de la

oposición, especialmente de la izquierda, en los que se recordaba su vinculación

con la Confederación Española dé Organizaciones Empresariales (CEOE). En todo

caso, en círculos parlamentarios solventes se estimaba ineludible la celebración

de elecciones en un próximo futuro como única forma de clarificar el panorama

político y permitir un alineamiento correcto de las fuerzas políticas.

 

< Volver