Política. Adolfo Suárez dimite como presidente del Gobierno y de UCD. El lider comunista considera ahora más necesario que nunca el Gobierno de coalición UCD-PSOE. 
 Carrillo: Si Calvo Sotelo sustituye a Suárez el PCE le hará la vida imposible     
 
 El País.    30/01/1981.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

El líder comunista considera ahora más necesario que nunca el Gobierno de

coalición UCD-PSOE

Carrillo: "Si Calvo Sotelo sustituye a Suárez el PCE le hará la vida imposible"

El secretario general del Partido Comunista de España (PCE), Santiago Carrillo,

no escondía anoche su preocupación ante la posibilidad de que el actual

vicepresidente económico, Leopoldo Calvo Sotelo, fuera, en los próximos días, el

sustituto de Adolfo Suárez. En la entrevista mantenida con EL PAÍS, Carrillo no

vaciló en anticipar cuál va a ser la actuación de los comunistas en el caso de

que el Congreso aprobara este nombramiento o el de cualquier otro líder

centrista contrario a un Gobierno de coalición con el PSOE: «No sólo votaríamos

en contra, sino que, políticamente hablando, intentaríamos hacerle la vida

imposible», dijo textualmente.

Pregunta. ¿Cree usted que, en esta nueva situación, pueden darse las condiciones

para formar ese Gobierno de coalición UCD-PSOE sobre el que ustedes tanto

insisten?

Respuesta. Estoy convencido de que es la única salida posible a esta crisis.

Este país no va a aceptar por muchos meses un Gobierno mo-nocolor de centro, que

ha demostrado su incapacidad para dar soluciones a los urgentes problemas que

hay ahora planteados. Si a los españoles no se les demuestra que las cosas van a

cambiar, aumentará la desesperanza, el desencanto y se pondrá en peligro, una

vez más, la consolidación de la democracia.

P. Pero ¿hay posibilidades reales —en su opinión— de que esta coalición llegue a

formarse? ¿Qué impresión ha sacado sobre este tema, tras su entrevista con

Alfonso Guerra?

R. N o lo sé. N o sé si U CD llegará a planteárselo a los socialistas, pero,

desde luego, como éstos se nieguen a aceptarlo van a tener que cargar con una

responsabilidad futura de consecuencias imprevisibles. Sería un grave error que

el PSOE no lo aceptara.

P. Y en el supuesto de que sí se efectuara esta coalición, ¿cuál sería . la

colaboración de los comunistas?

R. Si hay programa pactado con nosotros, le apoyaríamos en todo. Y si no, si nos

aislaran en la elaboración de los tres puntos clava (paro, autonomías y

terrorismo), entonces nos dedicaríamos a hacer una oposición constructiva,

apoyando aquellas cosas que nos parecieran bien y atacando las demás.

"Calvo Sotelo es partidario de una coalición con Fraga"

P. ¿Y cómo aceptaría el PCE la eventual presidencia de Leopoldo Calvo Sotelo?

R. Pues muy mal, lógicamente. ¿Cómo íbamos a aceptar a un hombre que es

partidario de un Gobierno de coalición con el partido de Fraga? Políticamente

hablando, le haríamos la vida imposible. Y otro tanto si ese presidente fuera

Rodríguez Sahagún, por citar los nombres que ahora se barajan, ¿cómo íbamos a no

ser beligerantes con Sahagún, que es un hombre que salió proyectado a U CD desde

la vicepresidencia de la CEOE?, y dudo además que lo hicieran los compañeros

socialistas. De todas maneras, tampoco es una cuestión de nombres, porque estoy

convencido de que en UCD hay muy pocos partidarios del Gobierno de coalición con

el PSOE, y de haber alguno, tiene poca fuerza política dentro de su propio

partido. Aquí, lo que realmente ocurre es que no hay un líder de UCD,

actualmente, capaz de mantenerse más de dos meses en un Gobierno monocolor.

P. Pero algunos piensan que con unas buenas técnicas de marketing y de imagen,

en unos meses, los centristas sí encontrarían ese líder, de cara a las próximas

elecciones.

R. Es posible, pero no lo creo. Más marketing y más prestigio que tuvo Suárez, y

mire lo que le ha pasado... ¡Sí que iba a dar buena imagen Calvo Sotelo, por

mucho marketing que se le aplique! (y añade, continuando con ironía: «Además, a

Calvo Sotelo parecen resbalarle los problemas ante la opinión pública. Parece el

pasota de la UCD y no le auguro ninguna credibilidad popular»).

"Debe haber sido terrible para Suárez...´

P. La dimisión ´de Suárez ¿cree que inducirá a la gente a pensar en la

inestabilidad de la democracia y, por tanto, a cuestionarla, o cree por el

contrario que la caída del presidente será interpretada como una prueba de que

la democracia es algo vivo, capaz de sustituir a un dirigente si este no resulta

efectivo para el país?

R. Depende de a quien presenten y del programa de gobierno que le anuncien a la

gente. Si lo que sacan ahora es otro Gobierno monocolor de UCD, aumentará el

desencanto, porque en este país los desencantados son precisamente los votantes

progresistas, aquellos que estaban encantados con la democracia, precisamente

porque creían en ella.

P. ¿Cómo valora la dimisión de Adolfo Suárez?

R. Bueno, yo creo que era inevitable, como inevitable será la caída de otro que

se empeñe en gobernar en solitario, trapicheando votos por aquí y por allá cada

dos por tres. Nosotros ya le advertimos a Suárez ésto justo después de su

investidura, y no nos hizo caso. Yo creo que Suárez debe sentirse ahora muy

descansado, porque lo que le ha ocurrido ha sido muy duro: verse abandonado a

última hora por sus más fieles colaboradores. Debe haber sido terrible para él,

encontrarse abocado a fracasar en el congreso de su partido o a dimitir. De

todas maneras, la dimisión ha llegado tarde, debería haberse dado cuenta antes

de que para superar algo tan difícil y delicado como la transición, con esta

crisis económica tan aguda y con el peligro latente de involución, necesitaba la

ayuda de más mayoría parlamentaria.

P: ¿Cómo cree usted que le sentaría a los españoles la convocatoria de unas

elecciones anticipadas?

R. Creo que sería bastante lamentable. La gente se sentiría aún más frustrada al

comprobar que los partidos políticos no saben resolver sus propios problemas.

Previamente, en una conferencia de Prensa, Santiago Carrillo había declarado a

los periodistas que la ascensión de Landelino La villa a la presidencia «sería

salir de Málaga para entrar en Malagón», que fue informado personalmente por

Suárez de la dimisión y que el lunes próximo se reuniría con los dirigentes del

PSUC para tratar de adoptar una posición conjunta ante la nueva situación.

En otro momento de su reunión con los informadores, el secretario general del

PCE, manifestó que «conociendo la vocación política de Adolfo Suárez», no creía

que su renuncia fuera definitiva. «Yo creo que el ex presidente esperará el

momento adecuado para volver, aunque me parece que ese momento tardará algo de

tiempo en producirse», añadió.

Respecto a la valoración que el señor Carrillo hizo del discurso pronunciado

anoche por Suárez en televisión, comentó: «Pienso que ha habido un error en las

palabras de Suárez, ya que no ha sido él quien ha fracasado, que es la impresión

que pueden haber sacado la mayoría de los telespectadores, sino la política de

derechización de UCD, aunque Suárez haya salido verdaderamente muy quedado en

estos años duros de la transición».

Sobre su estado de ánimo dijo: «Yo, personalmente, no estoy nervioso en absoluto

por la dimisión del presidente Suárez. Quien me imagino que sí lo estarán son

sus amigos». En cualquier caso, Carrillo dijo hablar a título de secretario

general del PCE, y para obtener la declaración oficial del partido, habrá que

esperar hasta la tarde de hoy, en cuanto finalicé la reunión que tiene previsto

mantener el Comité Ejecutivo:

 

< Volver