Política. Adolfo Suárez dimite como presidente del Gobierno y de UCD. El secretario gneral del PSOE regresó urgentemente de París. 
 Felipe González: Creo y espero que la Zarzuela no haya intervenido en esta crisis     
 
 El País.    31/01/1981.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

El secretario general del PSOE regresó urgentemente de París

Felipe González: "Creo y espero que la Zarzuela no haya intervenido en esta

crisis"

«Creo y espero que la Zarzuela no haya intervenido en esta crisis de Gobierno»,

dijo anoche el líder socialista Felipe González, al regresar al aeropuerto de

Barajas, interrumpiendo precipitadamente un viaje que debía detenerle en Francia

hasta mañana. Felipe González señaló que descartaba «sinceramente» que una

presión del estamento militar hubiera desencadenado la decisión del presidente

Adolfo Suárez, cuya actitud, al dimitir, «respeto cómo un acto político».

Felipe González se refirió también anoche a la anunciada visita oficial del rey

Juan Carlos al País Vasco. «Me parece muy positiva», dijo el político

socialista.

En unas declaraciones en las que repitió varias veces su sentimiento de calma y

normalidad, Felipe González se negó a pronunciarse sobre las alternativas que

ahora se abren y se limitó a reseñar los caminos que la Constitución señala como

aplicables a esta situación concreta.

Dijo Felipe González que «en todas las democracias europeas y en todas las

democracias del mundo un presidente de Gobierno dimite, y eso no se toma sino

como una consecuencia de la democracia». Para dar un ejemplo citó el del

británico Harold Wilson, laborista, que en 1976 dejó su puesto de jefe del

Gobierno de su majestad y no ocurrió nada en la situación democrática del Reino

Unido. Cuando se le indicó que Harold Wilson no había tenido tras de sí las

presiones de diverso orden que podían estar pesando sobre la decisión de Suárez,

fue cuando el líder socialista manifestó su creencia de que no han sido

«presiones externas a UCD» las que han influido en la decisión del jefe del

Gobierno español.

Felipe González declaró que no desconocía que esta situación podía desembocar en

un proceso de derechización, pero indicó que también pueden detectarse intentos

de izquierdización. Sobre la composición 3del futuro Gobierno eludió hacer

juicios de valor, indicando tan sólo que debe tener en cuenta las necesidades de

reforma social y económica que siente el país.

La noticia le cogió de sorpresa

El líder socialista había hablado con sus colegas del ejecutivo del PSOE de la

eventualidad de que se produjera en el seno del Gobierno una crisis que

desembocara en la dimisión de Suárez. Ni él ni sus compañeros habían contemplado

la posibilidad de que tal dimisión se produjera ahora, precisamente.

Hubiera visto como más normal que hubiera tenido efecto después del congreso

frustrado del partido que hasta ayer presidía Suárez, al que calificó como

«adversario»,no como «enemigo político».

Felipe González no tenía ayer por la tarde, en París, «ni idea de lo que iba a

ocurrir», y se aprestaba a asistir a una cena organizada por la agencia Efe y en

la que iba a reunirse con intelectuales franceses e hispanoamericanos.

Preguntado sobre la falta de noticias que el líder de la oposición tenía acerca

de un hecho de esta envergadura, Felipe González manifestó que no considera que

esta situación sea normal en una democracia.

El secretario general del Partido Socialista Obrero Español, que fue informado

de las últimas noticias en el aeropuerto madrileño por el vicesecretario de su

partido, Alfonso Guerra, no descarta «la eventualidad de una consulta

electoral», aunque no se manifestó en ningún sentido sobre la conveniencia de

esta posibilidad.

De pie, en uno de los corredores de la terminal del aeropuerto, el líder

socialista, al que no le fue otorgada «sala de autoridades», recomendó «mantener

la calma y dar una respuesta reflexiva a esta situación».

También recomendó a tados de dar una solución a «guartados a dar una solución a

«guardarla cada uno en su bolsillo»; la noticia, afirmó, «es buena para la

democracia. Y no lo digo por oposición a.Suárez, sino porque creo que es normal

que cuando un Gobierno no funciona, y no funciona reiteradamente, como éste, su

responsable máximo tome la decisión de dimitir».

 

< Volver