Política. Adolfo Suárez dimite como presidente del Gobierno y de UCD. Se piensa en una estrategia de gran derecha. 
 Alfonso Guerra: La solución de la crisis pasa por el Congreso de los Diputados     
 
 El País.    30/01/1981.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EL PAIS, viernes 3O de enero de 1981

Adolfo Suárez dimite como presidente del Gobierno y de UCD

Se piensa en una estrategia de "gran derecha"

Alfonso Guerra: "La solución de la crisis pasa por el Congreso de los Diputados

La dimisión del presidente del Gobierno constituyó ayer una verdadera sorpresa

para el primer partido de la oposición, cuya ejecutiva se encontraba reunida a

primeras horas de esta madrugada, tras el regreso urgente a Madrid de Felipe

González. La primera reacción socialista es la de afirmar que la solución de la

crisis tiene que hacerse dentro del marco constitucional previsto, al tiempo que

descarta la hipótesis de un Gobierno de concentración y sostiene que la crisis

ha de resolverse en el Parlamento.

Alfonso Guerra, vicesecretario general del PSOE, declaró anoche que sectores

concretos de las finanzas pueden estar en la operación de sustitución del

esquema de Gobierno mantenido por Adolfo Suárez, en el curso de una estrategia

de sacarnerízación del país. Al rnismo tiempo mencionó la posibilidad de que se

haya producido alguna manifestación de disgusto militar por el intento de

modificar, a última hora, el programa del viaje real al País Vasco, en el

sentido de abertzalizar dicha visita. La declaración de Alfonso Guerra se

produjo tras la reunión urgente celebrada ayer por la ejecutiva socialista, una

vez conocida la dimisión del presidente del Gobierno.

El vicesecretario del PSOE, que dirigió la citada reunión en ausencia de Felipe

González —que se encontraba en París—, considera que el Rey puede comenzar hoy

mismo las consultas con los representantes de los grupos parlamentarios, a fin

de proponer un candidato al cargo de jefe del Gobierno.

Guerra lamentó que Suárez no haya presentado su dimisión en el Parlamento, y

afirmó rotundamente que la solución de la crisis pasa por el Congreso de los

Diputados.

Asimismo, dijo que el Rey no ha podido intervenir personalmente en la renuncia

del presidente, puesto que ese no es el papel que la Constitución asigna a la

Corona, al tiempo que puso de manifiesto su extrañeza por el hecho de que el

presidente haya dimitido sin previo conocimiento de sus ministros. «No hay

ninguna experiencia gubernamental que no pase por el respeto estricto a la

Constitución», insistió Guerra, «cualquier intento de Gobierno de gestión o de

soluciones no constitucionales es inadmisible. Un Gobierno constitucional es el

que está amparado por la mayoría parlamentaria».

A preguntas de los periodistas, el vicesecretario del. PSOE dijo que no puede

hablarse de una alternativa de su partido al candidato que presente UCD; «el

partido socialista no va a hacer llamamientos para formar una mayoría que hoy no

existe; si recibe alguna oferta la estudiará».

En opinión de Alfonso Guerra, es presumible que Leopoldo Calvo Sotelo sea el

candidato designado por el Comité Ejecutivo de UCD,aunque han existido otros

proyectos de candidatura «que habrían ofrecido la imagen de una extraña

dependencia del poder ejecutivo respecto a otras instituciones». Respecto a la

persona de Calvo Sotelo, «lo único que podemos decir de él», agregó, «es una

descripción física, que tiene su importancia, y una trayectoria de participación

en los Gobiernos de Suárez que han demostrado ya su fracaso».

Al mismo tiempo, el número dos del PSOE afirmó que no sería conveniente unas

elecciones anticipadas, salvo en el supuesto de que no se encuentre una salida

constitucional a la dimisión de Suárez. Un Gobierno de técnicos, que prepare

unas elecciones próximas, entra, sin embargo, en las previsiones de la ejecutiva

socialista. «De mayo a mayo están cantadas las elecciones», aseguró Alfonso

Guerra.

La noticia de la renuncia del presidente del Gobierno fue acogida con sorpresa

por los miembros de la Ejecutiva del PSOE, que fueron convocados a una reunión

urgente en su sede central tan pronto como se conocieron los primeros informes

periodísticos sobre el rumor de la dimisión, así como las noticias oficiosas

transmitidas a la dirección del PSOE por algunos políticos de otros partidos.

Guerra pide la reapertura del Parlamento

A las 18.20 horas, un ayudante de campo del presidente del Gobierno telefoneó a

la sede del PSOE para comunicar la noticia oficial de la renuncia del

presidente, que fue recibida por Alfonso Guerra en ausencia de Felipe González,

Minutos después llamó a Alfonso Guerra el propio Adolfo Suárez, quien le dio una

breve explicación sobre los motivos de su dimisión y se remitió a futuros

contactos en el Parlamento para una explicación más detallada. El vicesecretario

del PSOE se puso en contacto seguidamente con el presidente del Congreso,

Landelino Lavilla, para solicitar la inmediata apertura del Parlamento, que,

como se sabe, se encuentra aún en período de vacaciones.

La ejecutiva del PSOE presenció la intervención de Suárez por televisión, y

después preparó las líneas de la declaración a efectuar ante los periodistas,

mientras buen número de diputados y cuadros medios del partido acudían a la sede

del mismo para tratar de informarse de lo que sucedía. El ambiente entre ellos

era de desconcierto absoluto respecto a la evolución de los acontecimientos,

aunque no se notaban crispaciones ni gestos de especial preocupación. Felipe

González comentó anoche a ÉL PAÍS que es necesario desdramatizar la situación, y

que no observa motivos de «grave preocupación»

 

< Volver