Adolfo Suárez dimite como presidente del Gobierno y de UCD. Los Gobiernos extranjeros no se han pronunciado. 
 Sorpresa internacional y algunos indicios de inquietud     
 
 El País.    30/01/1981.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

18/NACIONAL

EL PAÍS, viernes 30 de enero de 1981

Adolfo Suárez dimite como presidente del Gobierno y de UCD

Los Gobiernos extranjeros no se han pronunciado

Sorpresa internacional y algunos indicios de inquietud

La noticia de la dimisión del presidente Suárez sorprendió ayer a la opinión

pública europea y americana, por su carácter inesperado. Las radios y

televisiones la convirtieron inmediatamente, a partir de las seis de la tarde

(hora de Madrid) en la primera noticia de sus servicios informativos. Los

respectivos Gobiernos prefirieron esperar y anoche no se conocían aún reacciones

oficiales.

La dimisión del presidente del Gobierno español ha despertado inquietud en

medios oficiosos próximos a la Comunidad Económica Europea y a la Organización

para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN), tanto porque se ignoraba a última

hora de la tarde la posible evolución de la crisis, como las causas´ últimas de

la misma, informa Soledad Gallego-Díaz, desde Bruselas.

En medios próximos a la CEE se señalaba que ningún cambio en la política interna

de España podría afectar a las negociaciones para la adhesión, mientras que

observadores de la OTAN expresaban su deseo de que el nuevo Gobierno se

ratifique en el propósito de UCD de promover la adhesión a la Alianza

Atlántica antes de 1983.

La mayor inquietud la despertaban informaciones, recogidas tanto por la

televisión belga como por la luxemburguesa, según la cual la crisis se había

precipitado por «presiones militares». Un alto funcionario de la CEE, implicado

directamente en las negociaciones con España, se negó a realizar menor

comentario sobre ´tal posibilidad, aunque reconoció, en privado, que tal

eventualidad, «que personalmente descarto por completo» afectaría negativamente

al proceso de adhesión.

Washington

«Continuamos preparando el programa de la visita de los Reyes de España a EE

UU», manifestaron medios diplomáticos al conocerse en Washington la inesperada

noticia de la dimisión del primer ministro español, según informa desde la

capital norteamericana Ramón Vilaró. Fuentes del Departamento de Estado, por

otra parte, evitaron, como es lógico en estos casos, cualquier comentario sobre

el tema.

El embajador de España en Estados Unidos, José Liado, saltó ayer para Madrid, en

un viaje que estaba programado desde hacia tiempo».

En la capital estadounidense, y de forma oficial, se interpreta la crisis como

un tema de diferencias internas en UCD. En Washington no se cree que la dimisión

del presidente Adolfo Suárez afecte en absoluto la marcha de los dos grandes

temas actualmente sobre el tapete en materia de relaciones entre EE UU y España:

la renegociación del tratado de amistad y cooperación y el deseo «oficioso» de

Washington para que España ingrese rápidamente en la OTAN.

Moscú

La agencia Tass publicó ayer tarde la noticia de la dimisión de Suárez, con una

increíble celeridad. A las 20.30 horas (18.30 hora de Madrid), un breve flash

dio a conocer, sin ningún comentario, lo siguiente:

«Según se supo oficialmente, el jefe del Gobierno español ha presentado su

dimisión al Rey». Una hora después, la televisión se limitaba a hacer el mismo y

lacónico anuncio, informa desde Moscú Félix Bayón.

Lo que más ha sorprendido ha sido la rapidez con la que la agencia soviética

ofreció la noticia, Habitualmente, un acontecimiento político de este tipo tarda

en ser hecho público, al menos, doce horas.

Esto no quiere decir, sin embargo, que las autoridades soviéticas hayan quedado

especialmente conmovidas por la noticia, ya que no es fácil vaticinar muchas

variaciones en las relaciones entre Madrid yMoscú, sean cuales sean los cambios

de Gobierno.

Los dos temas que preocupan en la URSS -el posible ingreso de España en la OTAN

y el futuro de las relaciones comerciales— no serán alterados, previsiblemente,

por el relevo en el palacio de la Moncloa.

En todo caso, a Moscú le preocupa siempre el «peso» de sus interlocutores —tanto

políticos como comerciales— y, sólo en este sentido, puede afectar cualquier

crisis de Gobierno. En medios diplomáticos y comerciales soviéticos, el

nombramiento del marqués de Perinat —hombre cercano a la Zarzuela— como

embajador de España ante la URSS resultó tranquilizador.

Londres

La noticia de la dimisión de Adolfo Suárez ha sorprendido a todo el mundo en la

capital británica, informa Andrés Ortega.

Se habla en Londres de las presiones ejercidas sobre Suárez desde dentro de su

propio partido, aunque una cierta incredulidad hacía pensar que podía tratarse

de una maniobra táctica. Las opiniones mayoritarias concordaban anoche en que

esta crisis gubernamental llega en un mal momento para España.

Para el antiguo corresponsal en Madrid del diario The Guardian, el presidente

dimitido era un hombre capaz de acomodos y concesiones, que servía para unir a

distintas facciones. Para UCD, se dice, es como echar por la ventanilla al

piloto de un avión.

El historiador Hugt Thomas, autor de uno de los primeros estudios sobre la

guerra civil española, declaró a EL PAÍS que Adolfo Suárez «será recordado como

el táctico supremo de la transición, y dudo mucho de que su carrera política

haya acabado». Otras opiniones británicas dudaban de que Calvo Sotelo tuviera el

respaldo popular necesario para ponerse al frente del Gobierno. Ni el Foreign

Office ni la oficina de la primera ministra británica hicieron ninguna

declaración sobre el tema.

Lisboa

En Portugal, el presidente, Antonio Ramalho Eanes, lamentó la dimisión del jefe

del Gobierno español, por unirle a él relaciones de «cordialidad y amistad»,

pero expresó su confianza en que España sabrá superar la crisis.

La opinión de Eanes, uno de los primeros jefes de Estado que reaccionaron ante

la dimisión de Suárez, fue expresada en Lisboa por su portavoz, Joaquín Letria

quien añadió que el presidente de la República Portuguesa considera lo ocurrido

«como un asunto interno de España».

Eanes expresó su confianza en que «España, a través de su proceso democratizado

tiene total capacidad para superar la presente crisis».

París y Bonn

Las emisoras de radio francesas anunciaron esta tarde la dimisión del presidente

Suárez, y la atribuyeron a «fuertes críticas que venía recibiendo en el seno de

su partido». La noticia fue destacada como principal noticia en los sucesivos

servicios informativos.

La dimisión de Suárez también ha causado sorpresa en la capital de la República

Federal de Alemania, donde se divulgó rápidamente.

Tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores como el portavoz del Gobierno alemán

se abstuvieron de hacer comentarios.

 

< Volver