La crisis más larga. 
 Suárez retrasó el cambio de Gobierno después de hablar con el Rey     
 
 Diario 16.    02/05/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

2 NACIONAL

LA CRISIS MAS LARGA

Suárez retrasó el cambio de Gobierno después de hablar con el Rey

El presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, aplazó una vez más el anuncio de la

inminente remodelación de su Gabinete, después de despachar tres cuarto de hora

con el Rey Don Juan Carlos.

Madrid — La Secretaría de Estado para la Información afirmó anoche que hoy por

la tarde serían dados a conocer los nombres de los nuevos ministros, que serán

una media docena.

El nuevo aplazamiento del desenlace de esta larga crisis ministerial se produjo

después del despacho de Suárez con el Jefe del Estado y a pesar de que el

vicepresidente Fernando Abril afirmara en la,madrugada anterior que el reajuste

se conocería ayer a mediodía.

El prolongado suspense sobre la crisis abierta en el Gobierno entró en su

tercera fase en la madrugada de ayer, durante la reunión de la comisión

permanente de UCD en la que José Pedro Pérez-Llorca renunció a ser

vicepresidente y se enfrentó a Rafael Arias-Salgado, y Francisco Fernández

Ordóñez transmitió la decisión irrevocable de dimitir del ministro enfermo

Joaquín Garrigues, con quien hizo un frente común ante la anunciada remodelación

del Gabinete.

El Rey Don Juan Carlos recibió a últimas horas de la tarde de ayer al presidente

del Gobierno, Adolfo Suárez, quien expuso al Jefe del Estado los cambios que

había decidido introducir, así como los correspondientes decretos de

nombramientos para la firma regia.

El despacho de La Zarzuela, iniciado hacia las nueve de la noche, hacía prever

que la operación recambio había quedado cerrada. Hora y cuarto más tarde

concluyó la entrevista entre el Rey y el presidente.

Don Juan Carlos, que en la mañana de ayer se había desplazado a Palma de

Mallorca, regresó a las ocho de la tarde a Madrid para recibir al presidente del

Gobierno.

A últimas horas de la noche aún no se había hecho pública la nueva composición

del Gabinete, a pesar de que en la madrugada anterior, al término de la reunión

de la comisión permanente de UCD, el vicepresidente Fernando Abril anunció a los

periodistas que el presidente Suárez daría a conocer los nuevos ministros hacia

el mediodía de ayer.

El nuevo retraso podía tener una de sus motivaciones fundamentales otra vez en

José Pedro Péréz-Llorca.

Hace dos semanas el reajuste ministerial estaba ya prácticamente decidido, y se

limitaba a la sustitución de Antonio Fontán en el Ministerio de Administración

Territorial por Pérez-Llorca, a quien se ascendía a vicepresidente.

Críticas

Las críticas surgidas en el seno de la UCD y principalmente entre algunos

sectores de la permanente centrista, descontentos con ese mínimo reajuste

anunciado, forzaron una revisión del equipo económico, al tiempo que denunciaban

la ambición de Pérez-Llorca y el poder acumulado por el mismo.

Este descontento fue ostensible en los últimos días y llegó incluso a la reunión

de la permanente en la madrugada última, donde el presidente expuso los cambios

decididos. Algunos de ellos no fueron del todo bien acogidos y la crisis siguió

abierta dieciséis horas más.

Pérez-Llorca había dejado a primeras horas de la mañana una carta manuscrita en

la que renunciaba a

ser vicepresidente, como respuesta a los ataques personales dirigidos por

algunos compañeros de la permanente de su partido, y «desapareció» hasta el

mediodía de ayer, que fue recibido por el presidente del Gobierno.

Dudas

Quedaban aún pendientes de confirmación algunos ministros y a últimas horas de

la noche ninguno tenía confirmación en un sentido o en otro sobre sus posibles

nombramientos. Otro tanta ocurría a los «barones» del partido con los que no se

contó para las últimas decisiones.

Varios de éstos estaban fuera de Madrid, como Fernández Ordóñez, que se trasladó

a Santa Pola (Alicante) para pasar el puente del fin de semana, y Pío

Cabanillas, quien se desplazó a Galicia.

Por su parte, Rodolfo Martín Villa, que se encontraba en Madrid, rehusó analizar

la salida de la crisis hasta conocer la lista oficial definitiva.

 

< Volver