Suárez tampoco pudo resolver ayer la crisis  :   
 Pérez-Llorca renuncia a la vicepresidencia autonómica en un contexto de decepción y desaliento. 
 ABC.    02/05/1980.  Página: 1,4. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

SUAREZ TAMPOCO PODO RESOLVER AYER LA CRISIS

Pérez-Llorca renuncia a la Vicepresidencia autonómica en un contexto de

decepción y desaliento

MADRID. (De nuestra Redacción.) El presidente Suárez tampoco fue capaz ayer

de. cerrar lo que empezó siendo una simple remodelación ministerial y ha

terminado convirtiéndose en la más ardua crisis de Gabinete de sus cuatro años

en el Poder. La gran complicación final que ha impedido el reajuste ha sido la

renuncia de José Pedro Pérez Llorca al rango de vicepresidente autonómico,

que desde hace una semana se daba por hecho que ostentaría.

La actitud de Pérez-Llorca —dispuesto, al parecer, a aceptar el cargo de

ministro de Administración Territorial a secas— se inscribe en un contexto de

desaliento y decepción en los más diversos medios centristas. En tales ambientes

existe la impresión generalizada de que el desenlace que Suárez ha preparado

para la crisis no servirá para provocar esa «ruptura psicológica» que el propio

presidente proclamara hace algunos días como imprescindible. También se piensa

que el balance del «reajuste» no mejorará el clima de opinión pública con el que

el Gobierno deberá afrontar el debate parlamentario del próximo día 13. sino más

bien al contrario.

La crisis parecía zanjada a última hora de la noche de ayer, cuando Suárez fue

recibido por el Rey Don Juan Carlos, quien acababa de regresar de Mallorca. La

agencia Efe facilitó incluso una lista del «posible» Gobierno con grandes visos

de verosimilitud. Incluía los nombres del general Sáenz de Santamaría

(Interior), Ignacio Bayón (Industria), Luis Gamir (Comercio), José Luis Alvarez

(Transportes) y Ortega Díaz-Ambrona y Martín Retortíllo (ministros adjuntos)

como novedades y los cambios de cartera de Pérez-Llorca (Administración

Territorial), Sánchez Teráñ (Trabajo) y Rafael Arias Salgado (Presidencia).

Pocos minutos después la Secretaría de Estado para la Información anunciaba, sin

embargo, que no habrá nuevo Gobierno hasta esta tarde.

CRISPADA REUNIÓN DE LA PERMANENTE.—La reunión que la Permanente de UCD celebró

el miércoles por la noche no fue un encuentro de mero trámite. Comenzó con la

significativa ausencia de Landelino Lavilla, que alegó una agudización de su

dolencia cervical: de acuerdo con algunas versiones el presidente del Congreso

quiso mantenerse al margen de la pugna por las cuotas de poder.

El primero en tomar la palabra fue Fernández Ordóñez, quien expuso su posición

ayudándose de unas notas manuscritas. Anunció que era depositario de «una

delegación que a mi me honra», explicando que venia de la clínica en la que se

halla internado Joaquín Garrigues y que cuanto iba a decir debía entenderse como

la postura solidaria de ambos. Muy suave en la forma, pero muy firme en el

fondo, Fernández Ordóñez vino a exponer su disconformidad con la solución dada a

la crisis de Gobierno.

Dijo que el Gabinete propuesto no iba a ser bien acogido por la opinión pública,

que no respondía al espíritu con que se hizo el pacto fundacional de UCD y que

tampoco parecía de acuerdo con la idea de la corresponsabilización en el

ejercicio del poder, a través de la Comisión Permanente. Fernández Ordóñez

sugirió que este órgano colegiado tuviera capacidad decisoria por encima del

propio Gobierno.

Tuvo palabras elogiosas para Rafael Arias Salgado y aludió levemente a la

concentración de poder que supondría el acceso de Pérez-Llorca a la

Vicepresidencia autonómica.

El presidente Suárez replicó a Fernández Ordóñez que en la UCD no hay tendencias

ni familias, y que por lo tanto no se pueden continuar aplicando los

planteamiento de Junio del 77. También le dijo que si el Gobierno no había

resultado de otra manera, era en parte por culpa suya, que no había aceptado

formar parte del mismo.

Martin Villa intervino luego, defendiendo a Fernández Ordóñez en este punto

concreto. De acuerdo con uno de los presentes, Martín Villa comentó que lo que

les había ofrecido Suárez «no era una silla, sino un trasportín».

INCIDENTE DE ARIAS SALGADO.—La reunión se prolongó por espacio de algo más de

dos horas y concluyó en una cierta atmósfera de crispación. Muestra de ello fue

el incidente que protagonizó el todavía secretarlo general de UCD, Rafael Arias

Salgado con la docena de periodistas que aguardaban a la puerta del Palacio de

la Moncloa. Como quiera que Rafael Calvo les acabara de decir que Arias Salgado

les informaría de lo tratado, los periodistas intentaron interceptar su coche.

En lugar de detener el vehículo, el chófer aceleró, llegando a golpear a un

técnico de radio, lo que provocó el abucheo indignado de los informadores.

Según algunas versiones, Pérez-Llorca comentó a uno de sus compañeros de la

Permanente: «¿Y qué hago yo en un Gobierno como éste?» Tras abandonar la Moncloa

en compañía de Fernández Ordóñez, Pérez-Llorca se dirigió a su despacho y

redactó una carta manuscrita que personalmente entregó a altas horas de la

madrugada al presidente, renunciando al rango de vicepresidente.

En dicho escrito Pérez-Llorca justificaba su postura, comentando que no quería

ser motivo de descontento entre las tendencias del partido y que su único

propósito es trabajar en una parcela concreta, como lo es la autonómica. El

propio Pérez-Llorca, que se reunió ayer por la mañana con el portavoz centrista

en el Congreso, Antonio Jiménez Blanco, se ocupó de que su gesto fuera conocido

por los medios informativos.

Al parecer, en la decisión de Pérez-Llorca de renunciar al rango de

vicepresidente —ampliamente elogiada en los sectores progresistas del partido—

han intervenido también elementos de rivalidad personal con Rafael Arias

Salgado. En medios centristas se resalta la antigua incompatibilidad entre ambos

personajes y el disgusto de Pérez-Llorca ante el nombramiento de Arias Salgado

como ministro de la Presidencia. En el caso de haber aceptado la Vicepresidencia

autonómica, la relación entre ambos habría tenido que ser directa e Intensa.

ENTREVISTA CON SUAREZ.—La noticia de la renuncia de Pérez-Llorca fue la gran

sorpresa informativa de la crisis. Se hizo pública poco después de que la

Secretaría General de UCD difundiera una nota de disculpa de Arias Salgado por

lo ocurrido la noche anterior, con la promesa de que éste comparecería ante la

Prensa «en el momento oportuno».

Por espacio de varias horas existió una enorme confusión sobre el rumbo que

podrán tomar las cosas, acrecentada por el hecho de que Pérez-Llorca quedara

ilocalizable para los propios miembros de la permanente centrista. Fueron

momentos en los que se especuló con la posibilidad de que Suárez tuviera que

iniciar su viaje del sábado a Siria y Arabia Saudi sin la crisis resuelta.

El estado de ánimo de varios de los «barones» de UCD queda resumido por las

manifestaciones de uno de ellos a Europa Press: «Parecía que iba a existir un

cambio con participación de la Comisión Permanente y, sin embargo, la reunión de

la noche del miércoles en la Moncloa se limitó a una simple comunicación de una

serie de nombres que podrían entrar en el Gobierno. La Comisión Permanente no ha

participado, y por lo tanto no quiero opinar.

CRITICA DEL PSOE

En relación con la crisis, la Oficina de Prensa del PSOE difundió anoche un

comunicado en el que «denuncia enérgicamente las formas que han presidido esta

remodelación gubernamental, formas impropias de un país democrático y que

denotan una grave falta de responsabilidad de los principales dirigentes

gubernamentales.

Al margen del oscurantismo con que se está conduciendo todo el proceso, es

intolerable desde cualquier punto de vista el final de este embrollo,

manteniendo al país expectante y sin Gobierno durante un lapso de tiempo

importante, demostrando con ello un desprecio condenable hacia los medios de

comunicación y hacia los ciudadanos en general», concluye la nota.

GÓMEZ LLÓRENTE: «ES UN ESCÁNDALO»

Gijón, 1. (Europa Press.) El diputado socialistas por Oviedo, Luis Gómez

Llórente, en un mitin celebrado esta mañana en Gijón, convocado por UGT para

conmemorar el 1 de mayo, manifestó que «es un escándalo vergonzoso que se tarde

un mes para cambiar algunos ministros. Es un cambio chapucero de amigos de Abril

Martorell. Chapuzas para callar la boca a éste o aquél».

Probable lista del nuevo Gobierno

La composición del nuevo Gobierno, tras la remodelación efectuada por el

presidente Suárez, es, según pudo saber Efe en fuentes de toda solvencia y salvo

algún cambio de última hora, la siguiente:

• Presidente: Adolfo Suárez González.

• Vicepresidente primero para Asuntos de Seguridad y Defensa Nacional:

teniente general Manuel Gutiérrez Mellado.

• Vicepresidente segundo y encargado para Asuntos Económicos: Fernando Abril

Martorell.

• Ministro de Asuntos Exteriores: Marcelino Oreja Aguirre.

• Ministro de Hacienda: Jaime García Añoveros.

• Ministro de Justicia: Iñigo Cavero Lataillade.

• Ministro del Interior: general Sáez de Santamaría.

• • Ministro de Obras Públicas y Urbanismo: Jesús Sancho Rof.

Ministro de Educación: José Manuel Otero Novas.

• Ministro de Trabajo: Salvador Sánchez-Terán.

• Ministro de Industria y Energía: Ignacio Bayón Mariné.

• Ministro de Agricultura: Jaime Lamo de Espinosa.

• Ministro de Comercio: Luis Gamir Casares.

• Ministro de Transportes y Comunicaciones: José Luis Alvarez.

• Ministro de Cultura: Ricardo de la Cierva y Hoces.

• Ministro de Sanidad y Seguridad Social: Juan Rovira Tarazona.

• Ministro para las Autonomías y Relaciones con las Cortes: José Pedro Pérez-

Llorca Rodrigo.

• Ministro de Relaciones con las Comunidades Europeas: Leopoldo Calvo-Sotelo

y Bustelo.

• Ministro de Economía: José Luis Leal Maldonado.

• Ministro de Investigación y Universidades: Luis González Seara.

• Ministro de la Presidencia: Rafael Arias Salgado.

• Ministro de Defensa: Agustín Rodríguez Sahagún.

• Ministros adjuntos: Juan Antonio Ortega y Diaz-Ambrona y Sebastián Martín

Retortillo.

 

< Volver