Autor: Apostua, Luis. 
   La paz interior     
 
 Ya.    22/05/1980.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Jornada española LA PAZ INTERIOR

OBJETIVAMENTE, creo, la presentación de la moción de censura ha tranquilizado

y relajado al presidente del Gobierno. Califica de lógica y coherente la

decisión socialista porque es un derecho constitucional —va a ser usado por

primera vez— y significa que Gobierno y oposición se escinden públicamente, como

conviene a la normalidad del régimen democrático y parlamentario.

Es decir, los socialistas han establecido con toda claridad la línea divisoria

de partidarios-adversarios, lo cual constituye para el presidente Suárez una

clarificación impagable. En efecto, don Adolfo Suárez acaba de atravesar una

etapa de Gobierno en que las principales preocupaciones han sido suministradas a

partir de las filas de la propia UCD. Desde este momento, en los cinco días de

plazo hasta la gran votación, UCD registrará un lógico fenómeno de apiñamiento

en torno a su presidente. Si algún valor tiene puedo ofrecer el testimonio de

Fernandez Ordoñez —el hombre más representativo del ala crítica— de que no habrá

asomo de disconformidad en esta prueba que va a sufrir el presidente.

Esto nos lleva a lo que hemos repetido varias veces. La aritmética parlamentaria

hace imposible el triunfo de la moción de censura. Para nombrar presidente de

Gobierno a don Felipe González harían falta coaliciones tan monstruosas que

meterían en el mismo saco a Fraga, Carrillo, catalanes, peneuvistas y, por

supuesto, los socialistas. Eso no sería un Gobierno, sino una especie de resaca

colérica. Si bien es cierto que en la vida política existen muchos problemas

personalistas, también es cierto que funcionan los intereses básicos de la

distinción entre derechas e izquierdas.

Así pues, el presidente Suárez ha recibido una buena noticia: ya sabe dónde está

el verdadero frente. Lo otro son lucubraciones sin base en las realidades

aritméticas.

Luis APOSTUA

 

< Volver