Abril Martorell: tratamos de asegurar nuestra existencia como país independiente     
 
 Ya.    22/05/1980.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

22-V-1980 debate político

Abril Martorell: «Tratamos de asegurar nuestra existencia como país

independiente»

Finalizada la intervención de Felipe González, subió a la tribuna de oradores

Fernando Abril Martorell. vicepresidente segundo del Gobierno, y expresó en

primer lugar que no le parecía oportuna dejar flotar en el ambiente la duda

sobre incumplimientos del Gobierno en materia económica. Dijo, en primer lugar,

que iba a responder a Felipe González en términos de paz y sosiego, olvidando un

poco que estaba presente la televisión, que produce actitudes electoralistas.

«Le voy a decir, señor González —afirmó Abril—, que hay que ser coherente: la

política económica no se está elaborando desde el fatalismo. Estamos en el año

siete de una crisis económica, y Willy Brandt, presidente de un partido

socialde-mócrata o socialista, no lo sé bien, dice que hay que asumir el

realismo, y yo digo que hay que construir una ilusión esperanzada desde la

realidad.»

El vicepresidente Abril, que utilizó el símil, referido a Willy Brandt, del

«diálogo Norte-Sur» para explicar los logros en materia económica, señaló que sí

hay un programa económico, y recordó que sí ha habido un debate sobre el tema en

junio de 1979, en el que se dio una amplia convergencia. Tras afirmar que el

programa presentado por el presidente Suárez el día de la investidura es para

cuatro años, reafirmó, utilizando el símil antes aludido, en materia agrícola,

en materia de presupuesto, en lo referido a empresa pública y en términos

territoriales. «No vamos a asumir conductas irresponsables», dijo seguidamente,

para señalar más tarde que en este débate se está jugando con reglamento abierto

y que celebra la presentación de la moción de censura.

En otro momento de su intervención, Fernando Abril aseguró que el Gobierno está

dispuesto a cumplir lo que está escrito en su programa, y que comparte el

diagnóstico del líder socialista en el sentido de que los temas de autonomía,

autoridad y economía están íntimamente ligados, pero matizó que en materia

económica hay que estar mirando las magnitudes macroeconómicas: «Estamos

tratando de asegurar nuestra existencia de país independiente».

Más tarde, Abril Martorell dijo que el Gobierno está de acuerdo en la reforma de

la Administración

Pública, pero que un país no progresa atascando de querellas los juzgados de

guardia. Por último, el vicepresidente declaró, refiriéndose a la inflación, que

el programa económico del Gobierno no habla de términos absolutos y que la

diferencia de España con los países de la OCDE se ha reducido progresivamente en

los dos últimos años de 15 a 10 y 5 puntos respectivamente, y que había pasado a

2,5 puntos en febrero de este año y en marzo se ha situado en 2 puntos. Por

tanto, dijo Abril, no se debe minusvalorar el esfuerzo; hemos realizado un

importante esfuerzo de transformación social en profundidad, y éste es un activo

de primer orden para nuestra economía.

Nueva intervención de Felipe González

Por alusiones, intervino Felipe González, quien afirmó no haber logrado

enterarse de lo que significaba el símil del diálogo «Norte-Sur». «Lo he tomado

como referencia a Willy Brandt», indicó, y señaló seguidamente que la

Internacional se llama socialista y no social-demócrata, aunque agrupe a los

partidos de este nombre que hay en el mundo. Afirmó que durante su intervención

anterior había querido hacer una exposición genérica, pero que estaba dispuesto

a discutir punto por punto, y señaló seguidamente que como no se va a arreglar

el país es consintiendo situaciones que obligan a plantear querellas.

Tras afirmar que no se puede estar permanentemente refiriéndose a un pasado

cercano, dijo sobre la inflación que la reducción de la diferencia se está

haciendo a costa del empleo, «lujo que puede permitirse la primer ministro de

Gran Bretaña, porque con ello no se va hundir la democracia inglesa, pero que no

está a nuestro alcance».

Después de señalar seis proyectos de ley que figuran en el calendario

legislativo y que no han sido remitidos al Parlamento por el Gobierno, González

finalizó su intervención afirmando que los socialistas habían tenido la

paciencia de esperar veintidós días de reajuste ministerial, esperar que hubiera

debate parlamentario y de oír lo que en él se decía. «Hemos tenido la paciencia

del santo Job —concluyó— y por eso hacemos lo que hay que hacer: censurar la

política del Gobierno».

 

< Volver