El anuncio de la moción de censura cambió el rumbo del pleno. Sabedor de que no alcanzará los 176 votos. 
 El PSOE quiere que la oposición se pronuncie sobre el Gobierno     
 
 La Vanguardia.    22/05/1980.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

El anuncio de la moción de censura cambió el rumbo del pleno

Sabedor de que no alcanzará los 176 votos

El PSOE quiere que la oposición se pronuncie sobre el Gobierno

La gran noticia del debate político ha sido el anuncio socialista de la

presentación de una moción de censura contra el Gobierno de UCD, Los socialistas

saben que no pueden alcanzar los 176 votos necesarios para que triunfe el voto

de censura, y por ello su intención es obligar a toda la oposición de la Cámara

a que se manifieste abiertamente sobre la política del Gobierno de Suárez. Con

la distribución actual de escaños toda la oposición debería votar contra el

Gabinete para que la moción saliera adelante.

Madrid, 21. («La Vanguardia».) — Los socialistas sorprendieron en el debate

político con la presentación de un vota de censura al Gobierno. Cuando Felipe

González anunció la decisión de su partido un murmullo se extendió en los

escaños parlamentarios y en la tribuna de prensa.

Nadie había supuesto que esta decisión había sido tomada por treinta y seis

diputados —el diez por ciento de la Cámara, según la Constitución— de los grupos

parlamentarios socialistas colocando al presidente Suárez en una difícil

situación. Los socialistas saben que no pueden conseguir los ciento setenta y

seis votos que la Ley fundamental exige. —la mayoría absoluta del Congreso de

Diputados—, para que el candidato a la Presidencia de! Gobierno que ellos han

presentado, en atención a la norma constitucional, salga vencedor, pero obligan

a que todos los grupos parlamentarios se pronuncien de nuevo sobre el Gobierno

Suárez.

Todos han expuesto con dureza las críticas al actual Gobierno. Ahora UCD va a

iniciar de aquí al próximo miércoles las negociaciones con todos ellos para que

el resultado final le sea lo más favorable posible, es decir, que voten en

contra del candidato propuesto por los socialistas el mayor número de grupos

parlamentarios.

En el Congreso de Diputados nadie dudaba esta tarde de que la moción de censura

del PSOE no va a conseguir derribar al Gobierno por la sencilla razón de que los

socialistas no pueden conseguir el apoyo de todos los grupos parlamentarios de

la oposición para que la candidatura de Felipe González a la Presidencia del

Gobierno prospere. La distribución de escaños de los distintos grupos

parlamentarios del Congreso es la siguiente: UCD, ciento sesenta y seis; PSOE,

ciento veintiuno; PCE, veintitrés; Grupo Mixto, once; Coalición Democrática,

nueve; Minoría Catalana, ocho; PNV, siete, y PSA, cinco. Sumados todos los

grupos de la oposición llegan a tener ciento ochenta y cuatro. Debido a la

ausencia del PNV, siete diputados, y Herri Batasuna, tres, la moción de censura

sólo podría conseguir cíenlo setenta y cuatro votos en la hipotética y casi

imposible circunstancia de que todos los grupos parlamentarios apoyaran la

moción. «El Partido Socialista —afirmó el secretario de Información de la

Ejecutiva del PSOE, Pedro Bofill— no se ha planteado esto haciendo números

aritméticos, sino para emitir un voto contra Suárez.» Sin embargo, el PNV ha

comunicado que posiblemente mañana decida su participación o no en la votación.

Pese a la realidad numérica adversa para ¡os socialistas, éstos lanzaron esta

tarde en el Congreso de Diputados la gran noticia de la jornada y se iniciaron

los ordinarios comentarios y preocupaciones en el grupo parlamentario centrista.

 

< Volver