Calvo Ortega. 
 El programa socialista no permite indicar a qué modelo social sirve  :   
 El Gobierno -replicó Felipe González- tampoco ha expuesto nunca sus criterios en esta Cámara, porque son impopulares. 
 Ya.    30/05/1980.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Calvo Ortega

El programa socialista no permite indicar a qué modelo social sirve

El Gobierno —replicó Felipe González—- tampoco ha expuesto nunca sus criterios

en esta Cámara, porque son impopulares que —dijo— no hay nada que perjudique

tanto a la neutralidad y a la equidistancia que la dependencia del exterior. En

cuanto a la modificación fiscal, afirmó que el PSOE es muy poco concreto y, por

otra parte, UCD está orgullosa de la reforma fiscal.

Después de preguntar que quién va a decir que la pequeña empresa debe tener una

relación laboral específica, señaló que nada se ha dicho de la empresa

cooperativa con cientos de miles de socios en nuestro país y terreno en el que

la UCD ha hecho más en dos años que otros gobierno en catorce, lo -que

constituye un avance sin precedentes.

En cuanto al empleo, insistió en que los 1.000 parados diarios tantas veces

aludidos se deben a una crisis mal tratada y a una falta de reconversión

industrial que no asimila a los emigrantes retornados. Reiteró que el paro es

una responsabilidad social de la que participan: Gobierno, empresarios y

trabajadores y que el pluriempleo se trata en el programa socialista sólo de

pasada_, sin especificar qué es lo que se entiende por desempleo y qué medidas

se van a tomar. Fijo, por otro lado, que el régimen de prestaciones de desempleo

es el más aberrante del occidente europeo y el Gobierno quiere acabar con esa

situación mediante la ley de empleo, pues, entre otras cosas, el seguro de

desempleo viola todas las reglas de oro del seguro. Se quejó, asimismo, de que

los socialistas no dedicasen ni una sola palabra a la emigración y a la

reconversión industria], y del hecho de que una sola referencia a la

productividad no sea suficiente.

De la seguridad ciudadana indicó que el PSOE no~ propone ninguna medida

concreta. «Un compromiso sin concrección temporal —concluyó—es un papel mojado,

porque la concrección es necesaria para juzgar y verificar el programa y

criticarlo. El programa socialista no permite comprobar a que modelo social

sirve, pues un programa no es un fin en sí mismo, sino un medio que sirve a un

modelo social, y, en este caso, no se sabe a cual sirve. Decimos, por tanto, no

a este programa.»

Felipe González: «Me siento orgulloso de mi pasado»

En lo que se suponía el último tumo de palabra, pasada ya la una de la

madrugada, el líder socialista y candidato a la Presidencia del Gobierno

felicitó a Calvo Ortega por su intervención «por la satisfacción —dijo— que ha

producido en un grupo >le esta Cámara». En cuanto al rigor de las palabras del

secretario general de UCD,-el señor González manifestó que esta postura «me ha

parecido la censura que nunca se ha hecho al Gobierno».

Recordó que cuando en una de sus anteriores intervenciones sobre el Estatuto de

los Trabajadores podría habérsele tildado de «indiferencia» hacia el pasado, por

ello no dudó en replicar que «yo me siento orgulloso de mi pasado porque ha sido

un pasado de lucha por la libertad y quiero que se me entienda de una vez para

que no me vea obligado a seguir recordando el pasado».

De las numerosas ocasiones que nombró a Calvo Ortega por las alusiones que éste

había hecho hacia Felipe González, trató de dejar claro que no se había detenido

espaciadamente en temas concretos —como el caso de la emigración— porque «no se

podían tocar todos los temas con el rigor que uno quisiera». Estima que son

fáciles las acusaciones porque a fin de cuentas «la Administración- —añadió—

sirve a los intereses de un régimen político concreto».

En relación con la Administración Pública, insistió en que el Gobierno tampoco

ha expuesto nunca ,sus criterios en esta Cámara «porque son impopulares»,

resaltó.

-Sí tuvo en cuenta recordar a Calvo Ortega lo poco que había dedicado, en cuanto

a tiempo en su exposición, al tema de las autonomías. «Calvo Ortega ha

considerado —dijo— que el tema estaba agotado. Pero nosotros no hemos

descalificado el artículo 143; insistimos en que no se puede descalificar el

artículo 151 y hablamos del respeto a la Constitución cuando

hablamos del respeto a las autonomías.»

Cuando «pasó revista» a los temas económicos empezó por decir que era una

barbaridad pensar que merma la libertad y la independencia el hecho de acudir al

crédito exterior porque habría que considerar que «la inversión —apuntó— de las

multinacionales crean entonces nuestra dependencia con el exterior».

Para la reforma fiscal también tuyo palabras: «Hay que decirle´ al ciudadano:

usted pague feralmente y no se preocupe de más, porque estos mismos ciudadanos

saben de la existencia de otros conciudadanos cuyos ingresos no son computables

en su totalidad. Hay gente que sigue practicando la defraudación fiscal mientras

hay personas con rentas bajas que pudieran encontrarse en una situación

injusta.»

Por último, hizo hincapié en la seguridad ciudadana:. «Se puede conseguir —

apostilló— pasar con tranquilidad por la calle de Serrano, que nada tiene que

ver con las zonas despobladas y los bloques en medio de descampados. El ministro

correspondiente prometió que el tema se iba a arreglar .y poco se ha logrado.»

Calvo Ortega replicó a Felipe González, reiterando algunos de los puntos tocados

en su anterior intervención y sacando a colación un aspecto no-tratado antes al

hablar del tema de terrorismo.

Sobre esta cuestión, Calvo Ortega señaló que en las manifestaciones de González

ante la Cámara se había referido a la seguridad del ciudadano como un hecho

estático y se había .olvidado que la sensación de inseguridad mantiene su eco

entre los ciudadanos incluso muchos meses después de que se produjeran los

sucesos que la motivaron. Tampoco el líder de la oposición había entrado a

definir cuáles son las causas de base de la inseguridad. Añadió que había pedida

informes al Ministerio del Interior días atrás, y segúralos datos que le

facilitaron pudo comprobar que en 1979 se habían, puesto a disposición judicial

242 personas relacionadas con delitos cometidos por la ultraderecha..

Felipe González volvió al estrado para responder al secretario-general del

partido del Gobierno que sus referencias a la seguridad ciudadana se habían

concretado en los aspectos más dinámicos: nada menos que en relación con la

libertad. Agregó que estaba de acuerdo con el diputado centrista en que en este

país, como se decía hace poco tiempo, hay más terror que terrorismo, pero que es

evidente que aumenta el número de delitos

Tras esta intervención, el presidente de la Cámara levantó la sesión.

Aizpún se desvaneció

Al terminar esta madrugada el pleno de las Cortes, el diputado de Unión del^

Pueblo Navarro don Jesús Aizpún sufrió un desvanecimiento. Fue atendido

inmediatamente por el doctor Donato Fuejo, diputado socialista.

 

< Volver