Fraga: El Gobierno debe plantear la cuestión de confianza  :   
 Para el lider de CD,. 
 Ya.    30/05/1980.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Fraga: El Gobierno debe plantear la cuestión de confianza

Para el líder de CD, el PSOE es tan responsable como el Gobierno de la mayor

parte de las decisiones que nos han ¡levado a la crisis actual

Tras las intervenciones de Rojas Marcos y Roca Jumyent, subió a la tribuna de

oradores Manuel Fraga, portavoz de Coalición Democrática, que comenzó su

intervención diciendo: «Sería bueno quitar el timón de gobierno, pero no podemos

dárselo a los que quieren llevarnos hacia la utopía socialista. Esta y no otra

es la cuestión.»

«El Gobierno actual, dijo, no está en situación de devolver la confianza a los

españoles, de recuperar cualquier imagen de credibilidad con margen de maniobra.

El PSOE, por su programa y por la oferta que no ha presentado ni por la

experiencia de sus cuadros, y a la vista de su propia historia, ni considerando

la situación actual del socialismo en Europa puede proporcionar a la nación

española una alternativa válida en este momento,»

Sobre la imposibilidad de ofrecer su confianza al Gobierno, dijo: «No se puede

apoyar a un Gobierno que no gobierna. La tarea del Gobierno no son las

relaciones públicas, sino la difícil pero admirable función de gobernar, es

decir^ de conducir por rumbos seguros y prósperos a la nación; de resolver o

paliar los problemas (ciertamente complejos) políticos, administrativos,

económicos, sociales e internacionales de nuestra sociedad. Se nos ha dado

disculpa tras disculpa para no hacerlo así: primero, que había que hacer

elecciones, en 1976-77; después, que había que hacer la Constitución, en 1977-

78; más tarde, que había que desarrollarla y hacer nuevas elecciones, y así

sucesivamente.»

«El Gobierno Suárez ha faltado sistemáticamente a varias de sus más elementales

obligaciones como tal Gobierno de España. Desgraciadamente, la mayor parpuesta

de Gobierno alternativo), serían perfectamente asumibles por cualquier miembro o

grupo de esta Cámara.»

Tras referirse a algunos de los sectores, entre los que señaló que las

autonomías no se aclaran, pero están dando ya lugar a serias discriminaciones,

Fraga dijo: «Ya explicamos en los debates de la pasada semana que estamos muy

cerca del programa de UCD, probablemente en un 80 por 100. Pienso que la mayoría

de sus votantes piensan igual que nosotros, y es seguro que, actuando juntos o

coordinados, no existiría el actual preocupante volumen de la abstención. Lo que

ha hecho perder credibilidad al Gobierno, e impide nuestro apoyo, en este

momento crucial, es que esos problemas no se cumplen.»

«El señor González Márquez, señaló más adelante, merece un crédito claro por su

valiente postura en el Congreso extraordinario de su partido y por la moderación

con que se produjo en la formulación de su programa de gobierno; es un discurso

más largo que profundo y más lleno de buenas intenciones que de propuestas

convincentes.»

«Valoramos los pasos que el PSOE ha dado, dijo más adelante, hacia la

socialdemocracia (supresión del dogma marxiste y de la doctrina del

proletariado, el pacto social recientemente firmado por la UGT y los

empresarios), pero hay otras cosas menos claras, tales como el pacto municipal

con los comunistas, la actitud sectaria en los temas de enseñanza, la obsesión

en temas como la desmilitarización de la Guardia Civil, los planteamientos

colectivos de bancos, cajas de ahorro y electricidad, la actitud tan visible

ante la energía nuclear, posiciones ajenas a la mayor parte de la sociedad

española en tema a romo el divorcio, aborto, ho-

«Esto no es, subrayó, socialdemocracia de hoy, sino un conglomerado de posturas

heterogéneas y mal dirigidas que demuestran que aún no ha llegado el momento de

darle al PSOE la confianza para gobernar.»

Más adelante, el señor Fraga se preguntó sobre el modelo de sociedad que el

socialismo propone para España. «La verdad, afirmó, es que nunca nos lo han

dicho, pero podemos deducirlo de las tesis mantenidas por el partido a lo largo

de estos cuatro años, y sobre todo en el debate constitucional: es un modelo de

sociedad que estructura el estado republicano y fedelalista, laico y con escuela

única, con un sector público excesivo, empresas autogestíonarias y fuerte

planificación central.»

Tras afirmar que había releído con especial atención las resoluciones políticas

del XX-VIII Congreso del PSOE y del extraordinario, el señor Fraga dijo que la

lectura de estos documentos no se deducen exactamente las mismas líneas de

actuación política y económica que con cuidada moderación ha expuesto el señor

González en este debate. El PSOE no ha modificado su antiguo proyecto

autogestionario, no se observa una clara aceptación del modelo de la economía de

mercado y hay reivindicaciones de poder excesivo para los sindicatos.

«En el fondo, dijo finalmente, el PSOE es tan responsable como el Gobierno, a

través de los reiterados consensos, de la mayor parte de las decisiones que nos

llevan a la crisis presente. Si la moción de censura no progresa, como es lo más

probable, entendemos que el Gobierno está obligado a plantear a su vez la

cuestión de confianza, porque es necesaria una definitiva nlflrifioa.

 

< Volver