Abil Martorell: Estamos cumpliendo el programa económico  :   
 El vicepresidente del Gobierno piensa que el PSOE no hace las cuentas en su programa. 
 Ya.    30/05/1980.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABRIL MARTORELL

«Estamos cumpliendo el programa económico»

El vicepresidente del Gobierno piensa que el PSOE no hace las cuentas en su

Programa

Tras la intervención de Manuel Fraga tomó Ja palabra el vicepresidente segundo

del Gobierno, Fernando Abril Martorell, para abordar, en profundidad el tema del

déficit público. ^ Empezó diciendo que no se resistía a compartir algunas cosas

positivas del debate y que el Gobierno tiene un programa económico global y

coherente que establece Con claridad el camino para la solución de los problemas

de la economía, «programa discutido en la Cámara, que en su día aprobó una

resolución en la que se calificaba de adecuado y positivo y que, por otra parte,

es coherente con el modelo de sociedad de UCD, perfectamente recogido en el

Congreso centrista de octubre del 78, que refleja una actitud de progreso real y

es total y rigurosamente coherente con el programa de investidura de Adolfo

Suárez». Insistió en > que ese modelo de sociedad ha sido mayoritariaménte ~

aprobado por el pueblo, español y valorado positivamente por la mayoría de la

Cámara,

El señor Abril Martorell recalcó lo razonable de abrir un debate económico en

profundidad -para ver lo que va bien y lo que va mal, y se refirió al déficit-

público como enemigo público de la actual situación.

Dijo que por primera vez la Seguridad Social ha cumplido con elxobjetivo marcado

en las medidas concretas a corto plazo del programa gubernamental en condiciones

muy satisfactorias, y es motivo de satisfacción que, al, analizar las cuentas de

la S. S. del primer trimestre de 1980, los gastos en productos farmacéuticos

estén a los mismos niveles que en el 77 y en el 78; que la evolución del gasto

en la incapacidad laboral transitoria es también favorable, y que se ha

producido un saneamiento moral que llevan hacia el equilibrio de los números de

la S. S. Manifestó también que el Gobierno ha dicho recientemente a la Unión

General de Trabajadores que contempla favorablemente la reducción de la edad de

jubilación a los sesenta y cuatro años, pero gradual y résponsablemente. Se

remitió al Instituto Nacional de la Seguridad Social como el lugar donde hay que

hacer las cuentas para ver cómo se comportan las partes, y desde ahí saldrá la

propuesta del Gobierno «orgulloso —dijo— de que la propia sociedad se vaya

construyendo a sí misma... Estamos cumpliendo el programa, y lo que es más

importante, está pagado».

Del programa del PSOE afirmó que «no suma, no hace las cuentas. Refleja —señaló—

un conjunto de peticiones que cualquier persona honesta, y el.Gobierno, qué es

honesto, quieren. Pero el problema es que hay que planteárselo en términos de

suma». Habló de que se producen zonas crecientes de mercado negro de empleo, de

que no se puede asumir la reducción de horarios, porque favorece al pluriempleo,

de que UCD no retiró la ley básica de empleo, porque estaba en su programa,

aunque sea impopular hacer recortes y bajen las prestaciones al desempleo. «Eso

es -dijo— gobernar con rigor y responsabilidad y asumir la impopularidad. Pero

es un programa formulado para cuatro años.»

En cuanto a las prestaciones de la Seguridad Social indicó que es necesario que

todos mantengan los compromisos, y el -Gobierno está cumpliendo escrupulosamente

cuando nos encontramos en la mitad de la escalera en los aumentos de

prestaciones, dado que estamos a mitad de camino hacia 1983. Refiriéndose a la

oposición señaló que hay que decir también que es necesario subir el tipo de

cotización a la S. S., que supone un claro impuesto al trabajo. Dijo, en suma,

que la recaudación, el déficit en el campo, los gastos del seguro de desempleo y

la farmacia van bien. «Si se produce la regeneración en los fraudes al seguro de

desempleo, del mercado negro laboral, etc, no hay que descartar —subrayó— que

este país pueda reducir el tipo de cotización a la S.S. y será motivo de gran

satisfacción.» -

Abordó a continuación el tema de las corporaciones locales para decir que era

intención del Gobierno reducir a 30.000 millones de pesetas el déficit público

correspondiente a las corporaciones locales, y se ha llevado la gran sorpresa

cuando lo presentado sobre la mesa suma cerca de 70.000 millones de déficit, lo

cual supone un incumplimiento importante. El vicepresidente se mostró de acuerdo

con el PSOE en que hay que potenciar la actividad de las corporaciones locales y

facilitar los medios para ello. En este sentido manifestó .que en 1980 el

volumen de transferencia del Estado a las administraciones locales asciende a

100.000 millones, lo que supone un gran esfuerzo respecto al año 1976, en que

esas transferencias tan sólo sumaban 10.000 millones.

Insistió, sin embargo, en que las administraciones locales tienen que ir ligadas

al resto de las administraciones públicas, puesto que hay que reordenar en

conjunto los poderes local, regional y central, y los ayuntamientos no se pueden

considerar aisladamente separados del resto de las administraciones públicas y

deben de aplicar a su gasto público criterios de eficacia. Señalo que el

Gobierno está dispuesto a transferir recursos a las corporaciones locales, de

acuerdo con la asunción de responsabilidades, boy en otras esferas distintas de

los ayuntamientos, y se necesita un previo y claro testimonia de saneamiento y

reestructuración para que se pueda contar con todo el apoyo institucional del

Gobierno. Dijo, finalmente, que la composición y magnitud del déficit es

distinta según los_ territorios y por eso se producen discriminaciones también.

Señaló, asimismo, que no se puede luchar contra el paro olvidando la lucha

contra la inflación.

 

< Volver