Autor: Palacios, Agustín. 
 Tras la derrota de los separatistas. 
 Canadá concederá más autonomía a Quebec  :   
 Más de la mitas de los votos negativos del referndum emitidos por francófonos. 
 El País.    22/05/1980.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

pág. 8 Thas la derrota de los separatistas

Internacional

22-V-1980

Canadá concederá más autonomía a Québec

Más de la mitad de los votos negativos del referéndum, emitidos por francófonos

WASHINGTON

Agustín Palacios

Los resultados finales del referéndum a que ha sido sometida la población de

Quebec supusieron una clara derrota de la opción separatista de René Levesque, y

alejaron por algún tiempo el fantasma de una escisión entre el Canadá anglófono

y el Canadá francófono. El líder de la oposición de Quebec, Claude Ryan, obtuvo

un 60 por 100, frente al 40 por 100 del líder separatista, René Levesque.

La espectacular victoria de los partidarios de la unidad canadiense ha hecho más

apremiante si cabe la necesidad de una reforma constitucional que establezca de

forma implícita el régimen aplicable a Quebec y a las otras nueve provincias que

componen la Federación de Canadá.

Pierre Trudeau, el primer ministro canadiense, natural de Quebec y un luchador

desde hace muchos años contra el separatismo del Canadá francés, prometió el

lunes por la noche ante las cámaras de la televisión, nada más conocerse los

resultados del referéndum, el inmediato comienzo de una profunda reforma del

sistema constitucional canadiense qué permita la elaboración de un texto escrito

que articule los poderes y obligaciones de las diferentes provincias de la

Federación.

Una victoria del partido del «premier» René Levesque en el referéndum no hubiera

supuesto la automática separación entre los dos Cañadas, pero habría sido

interpretada como un «sí» de los canadienses francófonos a la pregunta de si

querían escindirse del resto de la Federación.

Del 60 por 100 de habitantes que respondió negativamente, más de la mitad fueron

francófonos, en uno de los datos más significativos de los resultados del

referéndum.

René Levesque, el líder separatista de Quebec y primer ministro del Gobierno de

esa provincia, reconoció su derrota.El pueblo de Quebec ha decidido de forma

clara y contundente conceder al Gobierno de Ottatva una nueva oportunidad, otra

más.Tengo confianza en que algún día, quizá no muy lejano, Quebec tenga otra

cita con la historia, y en esa ocasión vote por su independencia política. Pero

si he de ser sincero, no veo todavía en el panorama ese momento», dijo Levesque

en un emotivo discurso.

Por su parte, Claude Ryan, el líder liberal de Quebec, cantó victoria nada más

conocerse los primeros resultados parciales del referéndum, y comentó que «el

pueblo de Quebec ha decidido que su futuro siga el curso de la Federación

canadiense».

René Levesque muestra su amargura al conocer la derrota de sus tesis

independentistas. (Foto AP.)

En Ottawa, el primer ministro de Canadá, Pierre Trudeau, que ha hecho de su

lucha contra la separación del Canadá francés una de sus banderas políticas,

calificó el resultado del referéndum como «la prueba más importante de la

voluntad de todos los canadienses de vivir juntos. Este es uno de los días más

felices de mi vida», declaró Trudeau a través de las cámaras de la televisión.

Quebec reaccionó con calma al rechazo de la posibilidad de separación, y tan

solo algunos pequeños incidentes se registraron en las zonas más ferozmente

independentistas de la provincia. Mientras, el Canadá inglés aceptó con

satisfacción el resultado del referéndum, y reconoció la necesidad de una

reforma constitucional que regule los derechos y deberes de Quebec respecto al

resto de la unión.

En Washington, el Departamento de Estado norteamericano reaccionó con

satisfacción a la decisión de Quebec de no separarse del resto del Canadá, y

renovó sus deseos y promesas de continuar colaborando estrechamente con el

Gobierno de Ottatva y con el pueblo canadiense. Con anterioridad a la votación,

los Estados Unidos habían proclamado su neutralidad en el terna, calificándolo

como «un asunto interno de Canadá.

 

< Volver