Primera sesión del debate parlamentario sobre la moción de censura. 
 Los socialistas presentaron su programa al Gobierno     
 
 El Alcázar.    29/05/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Primera sesión del debate parlamentario sobre la moción de censura

Los socialistas presentaron su programa de gobierno

• Largo y tedioso discurso de Felipe González

Guerra:

«El presidente Suárez no puede continuar»

Arias:

«La unidad de la izquierda divide al país en dos frentes»

Carrillo:

«Suárez nos ofreció participar en una nueva mayoría»

«A Suárez no le queda ya ninguna carta en la manga.» La afirmación de Santiago

Carrillo, pronunciada con un tono entre advertencia e ironía, fue uno de los

muchos reproches que se dirigieron ayer contra el presidente Suárez y su

Gobierno. Especialmente duro y rotundo fue, sobre todo, Alfonso Guerra en sus

declaraciones: «Suárez —dijo— no existe como líder gubernamental, no existe como

presidente del Gobierno. La Cámara no otorga confianza a Suárez. El presidente

no puede continuar.»

En estos términos se desarrolló ayer en el Congreso el debate de la moción de

censura presentada por el Grupo Socialista contra el presidente Suárez. Alfonso

Guerra abrió el debate con una relación de acusaciones directas al Gobierno y al

jefe del ejecutivo, enumerando una larga serie de carencias, incumplimientos y

despropósitos. Arias Salgado le respondió con una afirmación final sustantiva:

«El acuerdo entre socialistas y comunistas contribuye a acelerar la dinámica de

unidad de la izquierda con riesgo de dividir el país en dos frentes

irreconciliables.» El ministro de la Presidencia fue explícito al asegurar que

ahora cualquier tentativa de Gobierno socialista pasa por una alianza con el

PCE. «Y esto —añadió— debe saberlo la opinión pública porque es realmente serio,

como lo es en cualquier democracia occidental.»

Acto seguido intervino de nuevo Alfonso Guerra, que calificó a Arias de «peón de

brega» y dijo que estaba capacitado para desempeñarlo «a juzgar por la capacidad

de cinismo que demuestra». El ministro le replicó que «no se puede amparar uno

eternamente en la inmunidad parlamentaria para insultar». De nuevo Guerra

continuó la polémica siendo desmentido otra vez por Arias Salgado, cerrando la

pugna la subida de Carrillo al estrado. El secretario general del PCE dio

origen, con sus aseveraciones de que el Gobierno les había propuesto hace años a

los comunistas una «nueva mayoría», a la segunda polémica del Pleno. Abril

replicó que «Carrillo confunde los-deseos con la realidad», y que «lo que quería

era complicarnos». Carrillo agregó después que «el presidente del Gobierno ha

hecho acuerdos con el PCE, y no diga de este agua no beberé, porque tal vez

necesite de nuevo nuestra ayuda para defender la democracia». El presidente

Suárez terció diciendo que • nuestras diferencias ideológicas con el PCE son

evidentes», y que «mostramos nuestro rechazo más absoluto a la colaboración

parlamentaria con él».

Felipe González inició a continuación su largodiscurso, en el que hizo

afirmaciones como ésta: «Los tribunales de Justicia deben estar bajo la

vigilancia de la soberanía popular.» Dijo que «La Administración está al

servicio del pueblo»; propuso simultanear, desde 1983, las elecciones

municipales con las autonómicas; presentó un pían cuatrienal para promover la

inversión y contener el paro; aseguró que «un poder arbitrario nunca es neutral:

hay que defender las seguridades de la libertad», y subrayó que «es preciso

analizar las raíces políticas, económicas y sociales del terrorismo».

Concluido su parlamento, se cerró la sesión, pasadas las nueve de la noche.

Los enfrentamientos verbales también se sucedieron en los pasillos. Suárez dijo

a los informadores que «Carrillo pretende justificar sus acuerdos con el PSOE».

González, en términos opuestos, valoró la intervención de Carrillo como «muy

clarificadora». Y Blas Pinar se congratuló de que existieran más alcaldes de

Fuerza Nueva que él desconocía y pidió la relación para reforzar el partido.

Gregorio Peces Barba ya había expresado su opinión antes de comenzar la sesión:

«Si ganamos, dijo, formaremos un Gobierno de socialistas e independientes.

Tenemos un programa a desarrollar en año y medio.» Peces Barba estimaba que

podrían conseguir entre 148 y 168 votos, es decir, incluso 2 más que UCD, que

las abstenciones les favorecían. Los diputados del PNV están en Madrid, a la

expectativa de asistir o no, y Esquerra Republicana asegura que votará

afirmativamente. Mi-noria Catalana y CD, parece seguro, se abstendrán en la

votación que tendrá lugar, al parecer, a última hora de la noche de hoy. Las

espadas siguen levantadas, por tanto, hasta la sesión de esta tarde, que

comenzará a las tres.

(Información en págs.6, 7,8y 9)

Fundado en el asedio del Alcázar. Órgano de la Confederación Nacional de

Combatientes

AÑOXL.-Número 13.684.

Deposito Legal: M. 19-1958. Edita e imprime: Diario» y Revistas, S.A. (OYRSA). —

Redacción.

Administración y Publicidad: Edificio ASTYGl. San Romualdo, 26, planta tercera

(entre Albasanz y Julián Camarillo.Madrid-17

 

< Volver