La moción de censura, derrotada     
 
 ABC.    31/05/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

2 / ABC

DIRECTOR Guillermo LUCA DE TENA

DISECTOR ADJUNTO

Miguel TORRES GIL DEL REAL

SUBDIRECTORES:

Santiago ARBOS BALLESTE .Francisco GIMENEZ ALEMAN TELÉFONOS

Redacción y Talleres 275 17 10 y 2759408 Publicidad 225 1963 Administración

22505020

Suscripciones 226 20 83 y 225 1959 Apartido 43 - Serrano 61 — MADRID 6

Editor.PRENSA ESPAÑOLA, S. A.

La moción de censura, derrotada

Era razonablemente previsible el fracaso de la moción de censura del PSOE. No

escribimos acogiéndonos a la seguridad que proporcionan los hechos consumados.

No escribimos pronosticando con efectos retroactivos. En un pasado, pero

reciente editorial de ABC, publicado antes de la convocatoria del actual debate,

dijimos que el socialismo no era alternativa de Poder. Por descontado queda que

nos referíamos a estos momentos y no a otras posibilidades futuras de la

política española; porque la principal e inevitable secuela del consenso ha sido

el deterioro de la opción o alternativa socialista en el mismo o parigual grado

en el que se estime deteriorada la política de UCD.

Resultaba así, al menos para gran parte de la opinión pública, que la moción de

censura del PSOE al Gobierno de Suárez era una moción de «autocensura». Un

alzarse contra una política en gran parte propia; es decir, condicionada por el

peso parlamentario —¡y sindical, que es otra historial— del PSOE.

Sin embargo, la presentación de la moción de censura del PSOE ha aportado un

impulso extraordinariamente conveniente a la política española, un positivo

refuerzo a la democracia. Y si, como debemos suponer, Felipe González se lanzó

al desafío sin seguridad de salir vencedor, aún merece mayor re-conocimiento. De

momento, la moción de censura es la más importante y más seria llamada de

atención, que se haya hecho a UCD y a su Gobierno. ¡Ahí queda el aviso para la

rectificación de la política gubernamental! La comodidad del consenso —quizá

casi obligada mirando hacia atrás, pero siempre tocada de turbiedad— se ha

terminado.

El resultado de la votación será meditado, a lo que suponemos, «en profundidad»,

que dicen ahora unos y otros, por los hombres de UCD. Porque la derrota de la

moción socialista es resultado, antes y más, de carencia de votos e favor que de

mayoría clara de votos en contra. No han ganado UCD y el Gobierno Suárez; han

perdido los socialistas. Es muy diferente, aunque parezca lo mismo.

ABC, fiel a su acreditada y ya histórica posición política, no deplora una

derrota del socialismo en España. Nunca nos hemos dejado tentar por sugestiones

socialistas. Seguimos en nuestra postura política de siempre. Pero como siempre,

también, no nos complace alancear a derrotados. Si algún día la masa electoral

española da la mayoría en las urnas al Partido Socialista, mientras éste se

mantenga en la constitucionalidad democrática aceptaremos su gobernación,

d.no´jj aíamos adversarios de su ideo-(TEXTO INCOMPLETO)

 

< Volver