Autor: Crespo García, Pedro. 
   Favorable repercusión     
 
 ABC.    01/11/1975.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC, SABADO 1 DE NOVIEMBRE DE 1975 PAG. 9.

MERIDIANO NACIONAL

Favorable repercusión

* APOYO.—El día de ayer fue una sucesión de opiniones, explícitas unas, las otras implícitas; unas

exteriores y otras interiores, favorables sin condicionamientos a la asunción de la Jefatura del Estado por

el Príncipe Don Juan Carlos.

El Mercado Común, hasta ayer mismo tan esquivo y rechazante, acordaba por medio de sus ministros de

Exteriores, si bien oficiosamente por el momento, prestar incondicional apoyo a la figura, y a la España,

que Don Juan Carlos simboliza. Y otro tanto hacían los miembros integrantes da la O. T. A. N. Europa, de

repente, parece otra Europa. Aunque no sepamos aún qué condiciones, por supuesto nuevas, quisiera

imponernos.

En el interior, sólo un dato, suficiente por otra parte: la Bolsa, que había experimentado en la semana

ciertas veleidades hacia el alza, subía incontenible en Madrid, Barcelona y Bilbao, sin que el impulso

inversor agotase su fuerza, quedando demanda pendiente para la semana próxima.

No son fáciles los momentos que el destino ha elegido para que Don Juan Carlos volviese a asumir el

papel de Jefe de Estado. Pero no le ha cabido elección. Su espíritu de servicio ha primado sobre las

posibles conveniencias políticas. Las fuerzas auténticas del país, y las potenciales también, las que aún

permanecen en la semioscuridad, ce mueven ya buscando su conveniencia en la nueva situación. Vamos a

seguir viviendo momentos trascendentales.

* FRANCO. — Descargadas sus espaldas de la responsabilidad del Estado. el país se vuelve

exclusivamente hacia el hombre. La ansiedad, ante el adivinado vacío de poder, ha desaparecido. Y esta

afortunada ausencia se advierte incluso en la sobriedad de los comunicados sobre su estado de salud. La

existencia de un proceso peritoneal inflamatorio semeja, en teoría al menos, ser más peligrosa que la

propia insuficiencia cardíaca congestiva. El proceso sigue siendo grave.

* SAHARA.—La interrupción de las negociaciones Madrid-Rabat, forzada ante la inconveniente premura

pretendida por parte marroquí, ha dejado temporalmente en suspenso —mientras continúa la evacuación

oficiosa, tanto por aire como por mar, y se toman medidas para que España se lleve incluso sus muertos

de aquel territorio— las al parecer graves advertencias argelinas. Como de costumbre, las Naciones

Unidas no se precipitan en sus gestiones. Y siguen, a nivel nacional, las consultas Interministeriales para

hacer frente a las nuevas facetas que la situación está presentando. Hay que recordar que, en definitiva,

las negociaciones con Marruecos se Iniciaron siguiendo Indicaciones de las propias Naciones Unidas. Y

que ha sido Marruecos quien, unilateralmente, ha afirmado que Argelia quedaba excluida de todo tipo de

acuerdo.

Habrá que esperar, como siempre, a que la O. N. U. se atreva a indicar una nueva directriz. Mientras

Marruecos contiene sus «verdes andarines», si puede, y aguanta suI propia vela. Aquí se ha defendido

siempre que una auténtica solución para el Sahara no podía lograrse sin acordarla con Marruecos. Pero no

que tuviese que ser, exclusivamente, con este país. La diplomacia española —o el Gobierno, si se quiera

así—, tras algunos aparentes titubeos, incluso cambios de rumbo, parece haber encontrado una línea clara.

Aunque hayan sido presentadas ya nueve enmiendas al proyecto de ley de Descolonización y se espere

alguna más hoy.—Pedro CRESPO.

 

< Volver