Autor: Fernández-Cuesta Illana, Nemesio. 
   El retorno     
 
   19/06/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

EL RETORNO

Estuve en casa de Solis el día en que cesó como ministro en 1969. Han

transcurrido seis años. Se marchó con la pena de no haber podido hacer más

cosas; con el sentimiento y la rabia de que su capital político no le hubiera

permitido actualizar las potencialidades evolutivas del sistema a través de las

asociaciones.

Tenía las ideas claras, con respecto a esta necesidad. Luego, en cuantas

ocasiones hemos hablado del tema, la misma preocupación: el tiempo perdido.

Ahora, José Solís es otra vez secretario general del Movimiento, retorna de

donde salid comiéndose las lágrimas después de doce años de lucha. El sabe que

Alcalá, 44, ha cambiado y otra es su tarea. Nadie somos los mismos después de

seis años.

Por eso, la vuelta de Solís no debe trasladarnos en el túnel del tiempo al

pretérito, cuando el afán es el futuro. Su nombre es garantía de fidelidad a

Franco y para muchos; para otros, esperanza de cordialidad y diálogo; para

todos, aquél a quien debemos ayudar para que pueda ayudarnos. Porque si la

imagen del pasado es inevitable; si la virtualidad y la voluntad de nuevas

incorporaciones válidas no han brillado, y pronto nos lo recordarán desde fuera;

si la. involución ha prevalecido sobre la evolución, debemos ser generosamente

inteligentes para no ahondar en las discrepancias, para ampliar la base de

consenso y, en definitiva, para no retroceder en unos objetivos cada vez más

claros y acuciantes. José Solís tiene ahora otra clientela y otra es su tarea.

El lo sabe y sabe lo que ha aceptado sobre sus hombros. No basta ser «muy

político», ni tener amplia sonrisa, cuando lo que se necesita es cortar el nudo

gordiano que convierta al futuro en presente.—Nemesio FERNANDEZ -CUESTA.

 

< Volver