Predicciones sobre el dominio del mundo     
 
 ABC.    17/06/1961.  Página: 56. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

PREDICCIONES SOBRE EL DOMINIO DEL.MÜNDO

Es muy difícil, respondía Franco ai periodista norteamericano Mr. Hearst, vaticinar lo que será el inundo dentro de dos generaciones. Kruschef ha dicho que no espera morirse sin ver flamear la bandera roja en todo el orbe. Pero si repasamos el repertorio de profecías de los santones soviéticos veremos que muy pocas, por no decir ninguna, se ha cumplido. Sin remontarnos a la época leninista, enguirnaldada de promesas paradisíacas para el hombre soviético, olvidándonos, asimismo, de la época stalinista, la de los pintores de la abundancia y de la felicidad fraterna, sin mirar al pasado no muy remoto, el de las purgas, deportaciones, checas, campos de concentración y trabajos forzados; nos basta recordar lo sucedido y todavía en proceso no substanciado, con motivo de plan septenal en curso, cuyo fracaso ha puesto de manifiesto la fabricación de las victorias socialistas por el método de las estadísticas falseadas, erigido en sistema. Al cabo de cuarenta y cuatro años de revolución, con largos periodos bañados en sangre, Ja producción agraria es menor que en la época zarista. Cuarenta y cuatro años de doctrinarismo y de tiránico e implacable dominio no han podido arrancar de la persona aquellas cualidades naturales que son inherentes al alma humana. El ruso ama la propiedad, la familia, siente e_l latido religioso y propende a la solidaridad.

Los fanáticos acaban siempre equivocándose, afirma Franco. Y el fanatismo tiene como base de su apasionamiento el sectarismo. No debemos olvidarnos de la demostración más reveladora del fracaso del comunismo: la constante fuga de gentes que huyen del imperio rojo hacia el mundo libre. El ritmo de esa emigración, por lo ctue a Alemania oriental se refiere, se calcula entre doscientos mil y doscientos cincuenta mil alemanes por año. En total, desde el año 1949, tres millones de personas, han emigrado de la Alemania oriental. Un dato curioso: el veinticinco por ciento de los escapados son jóvenes. Y otro dato muy significativo : de los fugitivos del año pasado, 2.033 eran profesores; 984, médicos, y 142, catedráticos. En los cuatro primeros meses del año actual el número de fugitivos pasa de setenta mil.

Cuando millones de hombres se ven obligados en plena paz, ha dicho el ministro federal Ernst Lemmer, a huir de su patria protegiéndose en la noche y en las tinieblas, después de abandonar todos sus bienes, es porque las condiciones de" vida que se les impone no son soportables y representan una continua violación de los derechos humanos.

La evolución del comunismo, que ha salido del terror policiaco y de las periódicas depuraciones hacia climas más humanitarios—con el paréntesis de Budapest—, es una realidad, como advertía el Jefe del Estado español en sus declaraciones. Los soviéticos se esfuerzan ahora por convertir un pueblo campesino en un pueblo de mecánicos, y por transformar la vieja Rusia en una nueva Norteamérica, ideal de sus ambiciones. No dice otra cosa Kruschef cuando se dirige a las masas ni encuentra meior modelo que proponer a la ilusión de los rusos. "De acuerdo con los principios marxistas—escribe el historiador Toynbee—, debemos suponer que si a un campesino ruso se le enseña a trabajar y a vivir como un mecánico norteamericano, aprenderá a pensar como piensa el mecánico, a sentir como él siente ya desear lo que él desea. Y podemos prever que este tira y afloja al que asistimos reafirmará paradójicamente el predominio de la civilización occidental sobre la rusa.". Pensaba de la misma manera" Gibbon cuando escribía: " Europa está asegurada contra cualquier irrupción de los bárbaros, pues éstos, antes de conquistarla, tienen que dejar de ser bárbaros. El progreso gradual en la ciencia de la guerra tendrá que ir acompañado, corrió podemos deducir por el ejemplo di Rusia, de un mejoramiento proporcional en las artes de la paz y de la vida civil, y tienen que hallarse en condiciones de merecer un sitio entre los pueblos cultos a quienes pretenda "someter." Por eso exclamaba Franco: "Para perdurar, el comunismo tiene que liquidar muchos di sus errores."

 

< Volver