En la hora del cese     
 
 ABC.    30/10/1974.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

A B C. MIÉRCOLES 30 DE OCTUBRE DE 1974. EDICIÓN DE LA

MAÑANA. PAG. 26.

EN LA HORA DEL CESE

La sustitución del ministro de Información y Turismo es para los periódicos

españoles un acontecimiento del mayor interés. Más cuando se trata de un hombre

leal, inteligente como don Pío Cabanillas Gallas. No es ésta la hora del elogio

interesado que ya no tendría lógica alguna. Sí lo es la del reconocimiento a sus

méritos y desvelos puestos de manifiesto en su tarea desde un tan importante

puesto.

Partiendo de la promulgación de la Ley Orgánica del Estado, preconizadora de una

total participación de los ciudadanos en la cosa pública, ha sido en materia de

Prensa dónde se han alcanzado las más altas cotas.

La necesidad de entendimiento entre todos los españoles, el respeto a las

libertades y derechos de los ciudadanos, el acicate a los gobernantes para

informarles y urgirles en las tareas que tienen encomendadas, son metas que día

a día se nos señalaban desde el Ministerio de Información y Turismo y en cuya

consecución te gran familia de la Prensa nacional ha puesto el mayor empeño.

La labor de acercamiento de la España oficial a la España real es, sin duda, una

de las más importantes misiones que, dentro, claro está, de nuestro máximo

respeto por las normas constitucionales, nos hemos impuesto cuantos escribimos

en este periódico. El hasta hoy titular de la cartera nos ha alentado siempre

con su consejo y con su acción. Por eso es natural que le mostremos nuestro

agradecimiento.

Y pensamos que de ahora en adelante ios objetivos seguirán siendo los mismos.

Porque si hasta la fecha hemos alcanzado en la Prensa niveles tan elevados,

creemos que son aún muchos los que en otros sectores, también políticos, hay que

lograr. Y estamos seguros que no otros son los pensamientos y las finalidades

que el nuevo equipo se proponga, porque tales son los del programa del

presidente Arias.

Se equivocaría quien pensase que esta sustitución es signo de retroceso. Lo que

el país necesita y para lo que hay que prepararle es precisamente para el

ejercicio ordenado de la libertad dentro del ancho pluralismo que existe y es

reconocido por nuestras Leyes Fundamentales.

Porque ese fue el pensamiento del señor Cabanillas nos sentíamos fielmente

interpretados por él como nos sentiremos igualmente por quienes asumen ahora la

dirección de esa parcela tan específicamente delicada como es la Información,

seguros como estamos de que seguiremos marchando al ritmo necesario para la

mejor convivencia de todos los españoles.

 

< Volver