Autor: Apostua, Luis. 
   La promesa     
 
 Ya.    05/01/1974.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Pag. 13 YA

LA PROMESA

EL binomio autoridad-participación preside el discurso inaugural de don Carlos

Arias Navarro. Sobre ambos temas ha sido muy explícito.

Rigor y serenidad son las condiciones que el Gobierno se auto» impone a 1a hora

de ejercer sus enormes recursos de autoridad, Quiere ello decir, a mi entender,

que las histéricas apelaciones a la fuerza, la "caza de brujas" y demás efectos

reflejos quedan proscritos. Como, por otra parte, de la biografía política del

señor Arias se desprende bien claro su sentido de la autoridad, éste es un punto

que creo zanjado para todo el mandato del actual gabinete.

Sobre la participación, tema más fluido, ha sido un discurso más explicativo.

Parte, básicamente, de la observación de la realidad española en unos días

cruciales. Esa realidad nos enseña que el pueblo ha revelado "probada madurez

cívica" en expresión literal del señor Arias—, con lo cual se abre paso a su

consecuencia: "reforzar las estructuras políticas, tal como acaba de anunciar el

Jefe del Estado".

£1 instrumento para la potenciación de estas estructuras no es otro que "el

desarrollo de la participación política, que ha de ser promovido y estimulado".

Aquí encuentro la idea más importante del discurso. Hasta ahora, la idea de

participación era considerada como una tolerante pasividad del Estado ante los

juegos políticos de unos ciudadanos. Había, subconscientemente, una

infravaloración del papel del hombre medio en la creación de las grandes

opciones nacionales. Hoy, el señor Arias ha hablado de promover y estimular, no

de permitir, tolerar o inhibirse.

En la misma línea está su referencia a los medios de comunicación social,

"Intérpretes y forma llores de la opinión pública", a los cuales ha rendido el

tributo de reconocer su patriotismo.

POR último, hay que subrayar el acierto de suprimir las penoso-gozosas tomas de

posesión-ceses. Era un espectáculo cuyos actores no siempre han estado a la

altura del papel. Ha habido algunas retiradas antológicas, pero de otras es

mejor olvidarse.

En nombre de todos los salientes habló el señor Fernández Miranda y por los

entrantes lo hizo el señor García Harnández. Este, como vicepresidente primero,

también insertó la palabra "participación en el orden político".

Asi, pues, la meta está bien clara. Ahora sólo falta caminar.

Luis APOSTUA

 

< Volver