Autor: Rodríguez Cano, Alberto. 
   Algo sobre política     
 
 ABC.    12/11/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ALGO SOBRE POLÍTICA

Nuestra guerra de Liberación no consistió en la conquista de España por un grupo

político. El Ejército, acaudillado por Franco, tomó sobre si la tarea y la,

responsabilidad de liberar a España del comunismo internacional, y nuestra

juventud dio su sangre para que los españoles podamos gozar de la libertad a que

todo hombre tiene derecho, y con ella el de ser informados de la marcha de la

nación en todos los órdenes y de ser escuchados por los gobernantes.

Muchos españoles han tenido que buscar en el extranjero el trabajo o medio de

vida que aguí no encontraban; mandan sus ahorros a España, y gracias a ellos se

han podido equilibrar las dificultades de nuestra balanza comercial y además

equipar a nuestra industria en desarrollo. Ellos también tienen derecho a que se

les escuche.

Han acontecido cosas a primera vista inexplicables: Han salido del Gobierno unos

ministros, de los cuales, hasta ahora, sólo sabemos que han desempeñado su

misión de una manera admirable, de lo cual no hay que dudar, parque así ha sido

expresado por el jefe del Gobierno. Esta situación, verdaderamente anomala,

seria conveniente se aclarase para evitar malas interpretaciones. Igualmente se

han separado de sus cargos algunas otras personas, o han sido separadas sin que

tampoco aparezca una razón.

Hay que tener en cuenta todas las tendencias y opiniones de los españoles para

que no se manifiesten en la clandestinidad. En iodos los Quioscos se pueden

encontrar y adquirir las obras de Marx, Hegel, Lenin. Mao, etc.. que,

naturalmente, favorecen él proselitismo. Solamente hay un sistema para combatir

esa terrible propaganda: presentar ideas y procederes capaces de resolver mejor

que con los métodos comunistas todos los problemas que tiene España ante sí e

incluso toda la Humanidad. Porgue solamente con decir que no nos dejaremos

arrebatar la victoria no convenceremos a nadie.

Los españoles somos muy sensibles a Ja moralidad de los gobernantes: no podemos

admitir que a la sombra del Poder se hagan negocias sucios (naturalmente, hablo

de tiempos pasados). Para que un jefe político adquiera la confianza del pueblo

es preciso que su honradez no sea discutida en ningún aspecto.

Todo ha evolucionado: el mundo actual es diferente del de hace cuarenta años.

Para conseguir un mayor progreso científico, moral, social y político es

necesario que todos comprendamos la necesidad de la práctica de una virtud,

desgraciadamente poco usual en España: la tolerancia, él pensar que el

adversario puede tener por lo menos una parte de rasan. Sin que eso pueda,

considerarse como un Aeseo de lenidad ante el delincuente ni permitir que -nadie

pueda atentar de alguna manera contra la, Vnida/d de España,

Tenemos un Gobierno presidíelo uor un hombre honesto, que sólo quiere lo mejor

para Esparta. Ha oirecido reformas necesarias, imprescindibles en los momentos

actuales. Sin duda alguna tiene detrás de sí a la mayor parte de la nación. Es

preciso ayudarle, alentarle y agradecerle lo que con tanto esfuerzo y paciencia

está intentando hacer. Somos muchos los que opinamos que no se puede perder la

ocasión, como se ha perdido muchas veces en nuestra vida nacional, para que el

progreso alcanzado últimamente por nuestra Patria se consolide en todos los

aspectos, aumente nuestro prestigio y así podamos alzarnos como abanderados y

guías del mundo hispánico.—Alberto RODRIGUEZ CANO. general de Infantería

(reserva), doctor en Medicina.

 

< Volver