Discurso del vicepresidente primero, Don José García Hernández. 
 Consolidar cada día más las instituciones como soporte clave del futuro de nuestra nación     
 
 ABC.    05/01/1974.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

ABC. SÁBADO 5 DE ENERO DE 1974. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG.

19.

DISCURSO DEL VICEPRESIDENTE PRIMERO, DON JOSÉ GARCÍA HERNÁNDEZ.

«CONSOLIDAR CADA DÍA MAS LAS INSTITUCIONES COMO SOPORTE CLAVE DEL FUTURO DE

NUESTRA NACIÓN»

El nuevo vicepresidente y ministro de la Gobernación, don José García Hernández,

pronunció las siguientes palabras:

«Me ha sido conferido el honor de pronunciar estas palabras, en nombre de todos

los que hoy tomamos posesión de los distintos Departamentos ministeriales, para

expresar nuestros sentimientos y propósitos en este acto que pretendemos sea

breve y sencillo porque los tristes acontecimientos recientemente acaecidos y la

seriedad del momento aconseja reconducir esta toma oficia! de posesión a su

dimensión mínima.

Nuestro más emocionado recuerdo ha de dedicarse hacia el hombre que con la

inmolación de su vida ha sido la causa de que hoy y aquí estemos, reunidos. Me

refiero, ya lo adivináis, al presidente de! Gobierno, don Luis Carrero Blanco,

cuyos constantes y perdurables servicios a la Patria culminaron con su execrable

asesinato, que sigue orlando de luto el corazón de los españoles. Su ejemplo

queda en la Historia. Su vida fue una permanente lección de altruismo,

Independencia, austeridad, honestidad y eficacia.

Los propósitos que nos animan a quienes hemos sido convocados a la honrosa

misión de participar en la gobernación del país bajo la autoridad del jefe del

Gobierno se sintetizan en nuestro empeño, decidida voluntad y firme resolución

de servir con todo rigor a la ejecución, desarrollo y perfeccionamiento de los

principios políticos en que se asienta el Movimiento Nacional; a garantizar la

convivencia pacifica y ordenada del pueblo español, y su participación en el

orden político; a consolidar, cada día más, las instituciones como soporte clave

del futuro de nuestra nación.

Cada uno de nosotros, con circunstancias y experiencias personales diferentes,

bien en la política, la Administración o las actividades privadas, llegamos con

la única ilusión de que nuestros esfuerzos redunden en beneficio de la comunidad

nacional y especialmente de quien más necesitan la acción del Poder público.

Venimos a sustituir a hombres que dejaron en esta labor que ahora se nos

encomienda lo mejor de su vida y de su inteligencia. Para ellos debe proyectarse

el enorme agradecimiento que en estos momentos nos corresponde proclamar.

No hace falta, para terminar, reiterar lealtades que están en la conciencia de

todos. Rogamos, eso si, señor presidente, que recogiendo nuestra gratitud por la

confianza que se nos ha dispensado de echar sobre nuestros hombros una tarea

dura y difícil, se haga eco de nuestros sentimientos ante Su Excelencia el Jefe

del Estado, sobre cuya obra tan firmemente se cimenta la paz de una España

renovada que ofrece hacia el futuro permanente continuidad en su sucesor, el

Principe de España.»

 

< Volver