Continuidad     
 
 ABC.    12/07/1962.  Página: 23-24. Páginas: 2. Párrafos: 6. 

ABC. JUEVES 12 DE JULIO DE 1962. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

PAG. 24

CONTINUIDAD

Entre las modificaciones que se han producido, en virtud de los decretos

publicados ayer por el "Boletín Oficial del Estado", referentes a cargos

superiores de la Administración Pública, destaca ´el que designa al capitán

general del Ejército don Agustín Muñoz Grandes vicepresidente del Gobierno,

puesto creado para coordinar los Departamentos afectos a la Defensa Nacional.

Llevará implícita además aquellas funciones "que expresamente le delegue el

presidente. del Gobierno, a quien sustituirá en casos de vacante, ausencia o

enfermedad". De todas las innovaciones introducidas por los decretos en el

sistema gubernamental, éste es la de más relieve e importancia, por cuanto que

los otros, nombramientos son simples sustituciones, mejor dicho, relevo de

titulares de los Ministerios afectados por la reorganización.

La vicepresidencia del Gobierno refuerza las garantías de continuidad y llena

aquellos paréntesis que pudieran producirse por contingencias inesperadas en la

misión dé la presidencia del Gobierno. La persona elegida para este cargo es uno

de los más ilustres jefes del Ejército español, don Agustín Muñoz Grandes, con

tanta experiencia como méritos. Héroe en las luchas de África, donde gana

renombre por su gran temperatura heroica, por BU espíritu reflexivo y sus dotes

para el mando. Ejerce durante la República la segunda jefatura del Cuerpo de

Asalto, fuerza formada con gentes de aluvión, contaminada en su mayoría de los

virus marxistas, y sobre la cual actúa el magisterio de Muñoz Grandes y logra

salvar del contagio rojo a importantes núcleos, que recuperarán su dignidad de

defensores de la patria.

Muñoz Grandes, destituido por el Frente Popular, encarcelado en cuanto se

produce el Alzamiento, consigue con mil industrias pasar a la zona nacional,

donde le falta tiempo para incorporarse a la lucha en vanguardia. Desde ese

punto y hora el ilustre soldado pone su fe, su valer y su lealtad al servicio de

la nueva España. Es un hombre limpio de vanaglorias, silencioso en su quehacer,

exacto en el cumplimiento de su deber. Por ser e! más antiguo de los tenientes

generales del Ejército, atrae los honores como imantados por su brillante

historial, ya que sería contrario a su estilo salir a buscarlos. Por esta escala

de categorías, de seriedad, de cordura, de disciplina, llega a la

vicepresidencia del Gobierno, siempre en colaboración efusiva, prolongada desde

hace veinticinco años con el Jefe que rige los destinos de España.

En cuanto a los otros nombramientos, las biografías publicadas de los

interesados hacen innecesario insistir sobre sus personalidades.´Si la

naturaleza del hombre se manifiesta por lo que ha hecho, las referencias a sus

estudios, obras y actuaciones en la vida civil unos, en su carrera militar

otros, los califican y definen. No son hombres advenedizos o improvisados, sino

muy preparados y en plena madurez espiritual. Y por lo que respecta a aquellos

que van a regir Departamentos que no son de especialidad militar, con un

conocimiento verificado en muchas intervenciones en Congresos y Asambleas

internacionales.

Como en ocasiones anteriores en que se ha producido una reorganización

ministerial, podemos repetir que a dichas mutaciones no les cuadra el nombre de

crisis, pues nada tienen que ver con la acepción de este vocablo en el

vocabulario político usual. La crisis significa el momento álgido de las

situaciones inestables, la hora más anhelada por la picaresca política, cuando

los partidos ejercitan y ponen en juego todos sus recursos y facultades para ja

intriga, a fin de inclinar en su provecho la balanza del Poder. La astucia, la

estratagema y las argucias son las musas inspiradoras de esos movimientos por

conquistar él mando, y, a la vez, por acusar el predominio de los afortunados

sobre los desahuciados.

En nuestro caso no hay derrotados ni triunfadores. Es un relevo, en virtud del

cual a los designados les incumbe la misión de proseguir una obra iniciada hace

veinticinco años, desarrollada sin interrupción, con los mismos fines, con

idéntico espíritu y la vista puesta en una empresa que es patrimonio de todos

los españoles.

 

< Volver