Cinco años en el Ministerio del Ejército     
 
 ABC.    12/07/1962.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC. JUEVES 12 DE JULIO DE 1962. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

PAG. 25

CINCO AÑOS EN EL MINISTERIO DEL EJERCITO

Después de cinco años al frente- de la cartera del Ejército, ha cesado como

titular de ese Departamento un prestigioso general: don Antonio Barroso Sánchez-

Guerra. Durante ese período de tiempo su labor ha sido tan intensa como eficaz.

Por tanto, la personalidad del ministro que hoy abandona el palacio de

Buenavista adquiere considerable relieve. Se retira de la vida política para

buscar un .descanso que ha ganado a pulso, con la conciencia tranquila que deja

el cumplimiento del deber. Ardiente patriota y entrañable colaborador del Jefe

del Estado en las tremendas horas de la guerra de Liberación, su acrisolada

lealtad Hacia Franco y, en definitiva, liada la patria, han sido pauta y norma

de toda su gestión.

Tras formidables esfuerzos, -y con una entrega total al servicio que se le

confiaba, ha sabido dotar a España de un Ejército eficaz, dotado de moderno

material, que en todo- instante le ha de permitir cumplir la misión que la

patria exija.

El ilustre, soldado dedicó en esos cinco años una preferente atención a la

reorganización del Ejército, a una acción social dentro del mismo y a conseguir

esa mutua comprensión indispensable entre civiles y militares en torno a los

problemas peculiares de cada respectiva esfera. En su gestión puso por encima de

todo una cordialidad, llena de humanidad, y tanto en la esfera oficial,como en

la privada supo cautivar y mover a gratitud a todos.

Ha robustecido notoriamente el sano orgullo del militar cultivando los valores

morales; el Ejército de nuestras provincias de ultramar, tras la alevosa

agresión de Sidi Ifni,, que tan gloriosamente superaron las ftierzas españolas,

es un ejemplo vivo de cuanto decimos. Deja en pleno desarrollo el programa de un

Ejército más reducido y más fuerte, y la industria militar está en condiciones

de rendir los más óptimos frutos al Ejército y a la patria. Con fondos Propios

de la Junta Central de Acuartelamiento sustituyó en parteólos anacrónicos

cuarteles de ciudad y se han creado instalaciones militares donde las unidades

pueden adiestrarse con toda perfección, y se ha conseguido un incremento de la

ayuda militar norteamericana para disponer de moderno material y de una

enseñanza técnica avanzada.

La construcción de residencias, institutos, casas militares, becas, bolsas,

etc., pone de relieve que no ha olvidado en el transcurso de los cinco años el

aspecto social en cuanto a la familia militar se refiere. El teniente general

Barroso se ha preocupado de dar un paso firme para que los militares alcancen el

nivel de vida a que son acreedores. En su momento acogió entrañablemente a la

Hermandad de Alféreces Provisionales, encausándola y, apoyándola para que

pudiera montar su vigía permanente y desarrollar su magisterio espiritual sobre

las nuevas generaciones.

Esta inmensa obra la ha realizado el teniente general Barroso, en su mayor parte

en pleno desarrollo del Plan Nacional de Estabilización, lo que dice mucho en

favor de la gestión de un hombre de singular capacidad. Abandona el Ministerio

del Ejército rodeado por el respeto y el cariño´ de sus subordinados a los que

escuchó con el corazón abierto al irle a plantear sus problemas. Hizo justicia

sin humillar a nadie; abordó correctamente la defensa de los intereses de la

colectividad y, hombre de gobierno, prudente, "inteligente y trabajador—como ha

demostrado sobradamente—, jamás regateó esfuerzos ni sacrificios en el

cumplimiento^ de su deber. Con este bagaje puede retirarse bien tranquilo de un

sitial en el que en todo momento dio las más significativas pruebas de

caballerosidad y prestigio.

 

< Volver