Autor: Gutiérrez, José Luis. 
 El secretario del presidente, Julio Feo, tiene su teléfono particular intervenido. 
 Pedrol Rius ha denunciado las escuchas telefónicas     
 
 Diario 16.    02/07/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

El secretario del presidente, Julio Feo, tiene su teléfono particular

intervenido.

Pedral Rius ha denunciado las escuchas telefónicas.

Fuentes parlamentarias de la oposición insistieron nuevamente a Diario 16 sobre

la existencia de escuchas telefónicas ilegales de las cuales tenía conocimiento

el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra.

Nuevas revelaciones a las que ha tenido acceso Diario 16 confirman el rigor de

la información publicada ayer, entre éstas destacan las de un presidente de sala

de la Audiencia Nacional, que señaló a un conocido miembro de la abogacía las

solicitudes de centroide bufetes que había recibido del Gobierno.

• El Gobierno solicitó órdenes judiciales a la Audiencia Nacional para

intervenir los teléfonos de reputados bufetes de abogados

José Luis GUTIÉRREZ

Madrid — El presidente de una Sala de la Audiencia Nacional le comunicó a un

miembro de la Junta del Colegio de Abogados de Madrid que el Gobierno habla

solicitado órdenes judiciales para controlar los teléfonos de conocidos y muy

reputados bufetes, aduciendo como única explicación el hecho de que, según los

citados portavoces gubernamentales, resultaban «de interés para sus

investigaciones». Al parecer, según ha sabido Diario 1 6 de fuentes seguras, se

sospechaba de uno de los clientes de estos bufetes, que podía haber mantenido

actividades presuntamente delictivas.

Según el citado presidente de Sala de la Audiencia Nacional, existían certezas

que las solicitudes de control denegadas por los jueces no habían servido

demasiado y e! control telefónico se había realizado de todas formas.

Pedrol

Esta es la razón por la que, el pasado 3 de junio, Antonio Pedrol Rius, todo un

presidente del Consejo General de la Abogacía, denunció en un Sonado artículo en

la tercera página de «Abc» las violaciones constitucionales que suponían las

escuchas telefónicas desde la más flagrante ilegalidad.

Por otra parte, hace es-casas semanas, un miembro del Partido Demócrata Popular,

Javier del Moral, pudo escuchar en uno de los teléfonos de su partido una

grabación de sus propias palabras, pronunciadas segundos antes por él mismo.

Moral acudió a la Comisaría a presentar la correspondiente denuncia.

Otro de los teléfonos intervenidos ilegalmente, y que coincide plenamente con la

información suministrada por Diario 16 ayer, que hacia referencia a

personalidades socialistas con el teléfono ilegalmente intervenido, es el propio

secretario del presidente, Julio Feo, que hace algunas semanas manifestó a un

grupo de personas que su teléfono particular estaba «pinchado». En cierta

ocasión, incluso, mientras mantenía una conversación telefónica, pudo escuchar a

una tercera persona que le conminaba: «¡Cuelga, cono!»

Mecanismos

Por otra parte, el sistema de escuchas, telefónicas es ya antiguó en nuestro

país, existe desde los tiempos dé la dictadura y de los Gobiernos de UCD. Según

señaló un alto funcionario relacionado con estos servicios a Diario 16, en los

tiempos de Adolfo Suárez era el propio presidente quien recibía en persona al

comisario responsable del servicio de escuchas, que le entregaba el contenido de

las conversaciones en unas hojas amarillas. Últimamente se detectaba gran

malestar en estos -servicios, ya que los funcionarios encargados de realizarlo

recibían la orden verbalmente, sin tener constancia de la correspondiente orden

judicial exigida por la Constitución.

Asimismo, el procedimiento de grabación, según ha sabido Diario 16 de fuentes

solventes, se realiza con cintas de una hora de duración, que tienen que ser

cambiadas cuando ha transcurrido este periodo de tiempo.

Uno de los procedimientos que suelen utilizar los propietarios de teléfonos

pinchados para neutralizar la intervención es el de dejar descolgado el teléfono

durante una hora, con lo cual el funcionario que realiza la escucha recibe en

los auriculares un pitido insoportable que le imposibilita la audición.

Verstrynge

Por su parte, el secretario general de Alianza Popular, Jorge Verstrynge, ha

señalado que no responsabiliza ni implica a Alfonso Guerra en las escuchas

telefónicas ¡legales. Conviene señalar que Diario 16 en su edición de ayer se

remitía a fuentes parlamentarias de ¡a oposición.

Posteriormente, Verstrynge señaló a Diario 16 que no podía afirmar si Guerra

conocía o no las escuchas. Solamente decir que su grupo, oficialmente, se

remitía a la pregunta evacuada en el Parlamento.

Por su parte, uno de los partidos del arco parlamentario más conscientes y

preocupados por las escuchas telefónicas ilegales a las que son sometídos

algunos de sus titulares son los nacionalistas vascos del PNV, que cuentan con

una amplia información obtenida en los centros de la Telefónica en el País

Vasco.

Según los expertos consultados por Diario 16, los teléfonos que actualmente

pueden estar «pinchados» legalmente en toda España pueden ser más de quinientos.

En puridad, autoridades que tienen capacidad para ordenar una medida cautelar de

este tipo, son el ministro de Interior y el director general de la Seguridad del

Estado. Ellos envían la orden al delegado del Gobierno en la Compañía

Telefónica, que procede a la intervención cuando ha recibido la autorización del

juez de la Audiencia Nacional, únicos que, según la ley Antiterrorista, están

capacitados para convalidar la petición gubernamental.

La delegada del Gobierno en la Telefónica es ahora la abogada oyentense

Fernández Felgueiro, militante de UGT, a la que el ministro Barón y el

presidente de Telefónica, Solana, conocieron el mismo día de la toma de

posesión. En la compañía que preside con gran rigor profesional Luis Solana, ex

diputado por Segovia, se asegura que el PSOE tiene en Telefónica dos hombres de

absoluta confianza del vicepresidente Guerra; uno el jefe de personal, Martínez

Martínez, un oscuro funcionario elevado por el «aparato» socialista hasta un

puesto como éste de la máxima responsabilidad, y Martín Bustamante, que se ocupa

de la coordinación de los centros regionales y que ha descubierto, en opinión de

muchos de sus compañeros, repentinas simpatías socialistas.

Antigolpe

Ambos tienen acceso al sistema de control de escucha que, por otro lado,

supervisa un comisario de Policía, perteneciente a Investigación. Pocos son los

funcionarios capacitados, dispuestos y autorizados para realizar la operación

técnica de control, una operación simple, mediante la cual las autoridades

solicitantes pueden tener en su mismo despacho una línea por la que reciben las

comunicaciones de los personajes que se desean controlar. De este modo simple,

se realizan habitualmente ¡as escuchas y así se vigilaban las llamadas que, tras

el golpe de Estado de febrero del 81, realizaban algunos personajes a los que se

suponía directamente implicados en el atentado involucionista, como José Antonio

Girón y otros que, en principio, no parecían relacionados con él, como el

empresario, ex ministro de Comercio con Franco, José Luis Cerón. La Brigada

Antigolpe controlaba así las llamadas, brigada que hasta ahora dirigía el

comisario Baniandrés.

En modo alguno es descartable que los funcionarios que efectúan la operación de

control técnico pueden «ampliar» sus atribuciones y «pinchar» al tiempo otros

teléfonos, pertenecientes a personas o sociedades sobre las que se desea obtener

información suficiente. Los expertos, que no descartan esta posibilidad,

aseguran al tiempo que, sin embargo, lo más probable es que las «escuchas»

también se realicen por otros medios más directos, tales como la sencilla

instalación de un aparato especial en el teléfono casero de individuos a

observar. Los servicios ,de Seguridad del Estado ya han utilizado este método en

varias ocasiones, que, desde luego, no ha trascendido. Se recuerda, no obstante,

que hace algún tiempo un oficial del CESID (Centro Superior de Información de la

Defensa) entró en el domicilio de la secretaria del líder del Partido Comunista,

Santiago Carrillo, para instalar micrófonos ocultos. La violación produjo el

natural escándalo y desde entonces esta clase de operaciones se han realizado

con mayor discreción. Nadie duda, no obstante, que el procedimiento es el más

habitualmente empleado y escapa absolutamente al control de la Compañía

Telefónica.

Láser

Pero si normales son estos métodos, comienzan a serlo más las escuchas

realizadas con medios tecnológicos sofisticados, entre los cuales destaca el

láser; son medios que superan, al parecer de los técnicos, en mucho a los

convencionales y que son usados comúnmente en labores de contravigilanciá. De

tal modo es así, que según se piensa, muchas de las escuchas realizadas hoy

sobre políticos, empresarios o gentes de relieve sobre las que se quiere obtener

información, se efectúan utilizando métodos de esta clase, para los que

naturalmente no se requiere ninguna autorización judicial y que.corren por

cuenta de los diferentes servicios de información que actúan en España.

 

< Volver