Autor: Freijanes, Víctor F.. 
   La Coruña: Enfrentamiento entre campesinos y la Guardia Civil  :   
 Veinte heridos y cuarenta detenidos tras intentar impedir una expropiación. 
 Informaciones.    16/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

La Coruña: Enfrentamiento entre campesinos y la Guardia Civil

VEINTE HERIDOS Y CUARENTA DETENIDOS TRAS INTENTAR IMPEDIR UNA EXPROPIACIÓN.

LA CORUÑA, 16 (INFORMACIONES, por Víctor F. Freixanes).

ERA el cuarto intento de ocupación de tierras expropiadas para la empresa

Lignitos de Meirama, en la parroquia de As Enerabas, provincia de La Coruña.

Esta vez se consumó a punta de fusil, mientras que las lincas eran defendidas

por los campesinos con bastones y aperos de labranza, a pesar de que la Guardia

Civil había requisado antes los azadones y hoces en las casas. Bajo una lluvia

intensa, las fiterzas del orden consiguieron entrar finalmente en las

propiedades, tras ocho horas de tensión, 20 contusionados (aproximadamente 10 de

cada parte) y 40 detenidos.

Intentos anteriores habían quedado frustrados por la actitud resolutiva de los

campesinos, que se declararon en todo momento dispuestos a «dejarse matar antes

de perder la única propiedad que tenían».

Varias personas de edad avanzada hubieron de ser atendidas por desvanecimientos,

a causa del Intenso frío y la inclemencia del día. A lo largo de los últimos

tiempos, el tema de As Encrobas y la expropiación de tierras ha ocupado varias

páginas de los periódicos.

Lignitos de Meirama ha conseguido la expropiación de amplias propiedades

campesinas en esta parte de la provincia coruñesa, con objeto de explotar un

riquísimo yacimiento de lignitos. «La cosa, sin embargo —nos decían en fuentes

próximas a la empresa—, se ha politizado extremadamente y lo que en principio

debería ser un magnifico proyecto de aprovechamiento de la riqueza del suelo

gallego, se ha convertido d« la noche a la mañana en un asalto a los derechos de

los campesinos y en una bandera política de determinados grupos de izquierda.»

Los campesinos de As Encrobas, sin embargo, tienen sus reivindicaciones

concretas: las tierras mejor pagadas, traslado de la población a otro lugar en

condiciones semejantes donde puedan seguir trabajando, garantías de trabajo y

subsistencia. «¿Qué voy a hacer yo si me quitan la tierra que es mi herramienta

de trabajo? Gastarme el poco dinero que me corresponde en un piso. Y después...

tengo sesenta y cinco años.» La mayor parte de 1» población es de edad avanzada

y vive, naturalmente, de su trabajo en el campo. Su reivindicación es que por le

menos, Lignitos de Meirama se haga cargo de ellos con todas las

responsabilidades que supone el hecho de quedarse con las tierras.

La ocupación empezó ayer, por cuarta vez, a primeras horas de la mañana, momento

en el que hicieron su aparición las primeras parejas de la Guardia Civil,

estableciendo controles en los caminos y pistas de acceso al lugar. En total, a

media mañana, serían unos setenta guardias. Hombres y mujeres comenzaron a

concentrarse, sin embargo, en las propiedades exigiendo la presencia, no de las

fuerzas del orden, sino de los representantes de la empresa expropiadora. Casi a

mediodía se produjeron las primeras cargas y enfrentamíentos. Los paisanos no

retrocedían. Comenzó a llover. La Guardia Civil, utilizando los fusiles y

ametralladoras, frente a los paraguas y bastones de los labriegos, avanzo cuatro

metros. Y así durante todo el día.

A última hora, ante la actitud de los vecinos, comenzaron las detenciones

masivas, acompañadas de los inevitables ataques de histeria por parte de las

mujeres y los consiguientes traslados a las dependencias de la Guardia Civil de

La Coruña. Once de los detenidos, entre ellos don Ramón Valcárcel Vega, párroco

de Sésamo, una parroquia vecina, quedaron en los calabozos, y se espera que hoy

mismo hayan pasado a disposición de la autoridad judicial acusados de agresión,

resistencia y desobediencia a la fuerza armada.

Los representantes de la empresa no hicieron acto de presencia en el lugar.

El próximo día 21 habrá un nuevo Intento de ocupación de tierras en la misma

parroquia. A última hora de ayer, varías organizaciones sindicales campesinas

(Comisiones Labriegas y A.G.A.) y una organización política, por lo menos

(U.P.G.), denunciaban la ocupación de las propiedades campesinas por parte de la

empresa, demandaban el traslado de población de los encrobenses y pedían la

libertad de los detenidos, algunos de los cuales pertenecen, al parecer, a estas

organizaciones. A las cinco y diez de la tarde de ayer, llovíendo intensamente

(los campesinos habían encendido una gran hoguera para calentarse bajo el viento

y la lluvia), concluyó la ocupación.

 

< Volver