Autor: Pérez Montes, Ezequiel. 
 Los campesinos ante la ocupación de tierras. 
 "¡Antes morrer que perder as terras!"     
 
 Ya.    17/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

1741-77

Los campesinos ante la ocupación de tierras

"¡ANTES MORRER QUE PERDER AS TÉRRAS!"

Cuarenta detenidos y varios contusionados en el enfrentamiento entre campesinos

y Guardia Civil en As Encrobas (La Coruña) • Algunos han pasado a disposición

judicial • Entre los detenidos está el párroco de Sésamo.

LA CORÚÑA, 16. (De nuestro corresponsal, Ezequiel Pérez Montes.)

Cuarenta detenidos, veinte contusionados, ocho horas de una espera muy tensa. Al

cuarto intento, Lignitos de Meirama pudo proceder a ocupar los terrenos

expropiados a los vecinos de As Encrobas (La Coruña). La Jornada fue pródiga en

novedades e incidencias y comenzó hacia las nueve de la mañana del martes, pura

concluir sobre las cinco y diez minutos de !a tarde. Setenta miembros de la

Guardia Civil y cerca de un centenar de campesinos, que querían impedir el paso

de los ocupantes, protagonizaron los hechos, en medio de un temporal de lluvia y

viento. De los cuarenta labradores detenidos, once pasaron, a disposición

judicial y cabe decir que también la Guardia Civil tuvo contusionados, entre

ellos el comandante de la operación. Entre los detenidos figura el párroco de

Sésamo, don llamón Valcárcel Vega.

En relación con la ocupación de los terrenos, cabe decir que tres controles de

la Guardia Civil se encargaban de desviar de la ruta a los viajeros que no

tuviesen algún objetivo concreto que cumplir en las demarcaciones As Encrobas.

Pronto empezaron a oírse los gritos de "¡Fora, fora, caciques!", "¡Antes morrer

que perder as térras!"

La Guardia Civil procedió a la requisa de "sachos", típicos instrumentos de

labranza gallegos. Los guardias se colocaron codo con codo, dando frente al

griterío de los paisanos, llevando sus armas delante del pecho. Se dio la orden

de avance, pero los labradores empujaron a su vez. Se repartieron bastonazos y

paraguazos y hasta apareció alguna que otra hoz. Surgieron palos, pequeños

postes de señalización de acotados y muchísimos gritos. Después del

enfrentamiento se consiguió que la Guardia Civil se abriese paso hasta los

terreno a ocupar, y don Jesús Hervada, ingeniero de la Delegación de Industria,

ocupó metafóricamente los terrenos, siendo protegido por la Guardia Civil.

DETENCIONES

Posteriormente, y cuando los hechos se enconaban, se procedió a la detención de

los principales cabecillas por parte del campesinado. Hubo que proceder también

a un desalojo total de la zona. La Guardia Civil invitó a abandonarla, pero los.

paisanos se resistieron. En ese momento fue cuando aconteció la detención

masiva. Hombres y, mujeres fueron sacados a la puerta del lugar e introducidos

algunos de ellos en varios vehículos de las fuerzas del orden.

En un microbús y en varios "jeeps" fueron trasladados al cuartel de la Guardia

Civil de La Coruña. De las cuarenta personas detenidas, la mayoría eran mujeres.

Han ingresado en prisión un Sacerdote y otras dos personas detenidas a

consecuencia de los Incidentes. Estos detenidos habían paliado en la tarde de

hoy a disposición de la jurisdicción militar, que

decretó el ingreso de éstos en prisión, acusados de agresión y desobediencia a

la fuerza armada.

Siempre existe la anécdota. En el forcejeo de los guardias civiles con loa

campesinos a uno de los agentes del orden le desapareció una cartera con 1.400

pesetas, asi como un reloj de pulsera. Tras una búsqueda afanosa apareció el

reloj, pero no la cartera ni el dinero.

Varias entidades políticas gallegas han hecho públicos comunicados referentes a

los sucesos reseñados, pidiendo la libertad de los detenidos, a la vez que

condenan la ocupación de los terrenos y demandan el traslado de población para

los encrobenses.

Para el próximo día 21 están anunciadas nuevas ocupaciones de fincas en la zona

baja de la montaña de la zona.

Los vecinos decían, finalizados los sucesos, que ellos quieren él diálogo y que

quieren hablar con la empresa, pero que en modo alguno pueden repetirse estos

choques.

 

< Volver