El breve discurso del Presidente Arias     
 
 ABC.    14/12/1975.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC

EL BREVE DISCURSO DEL PRESIDENTE ARIAS

No era el acto solemne de toma de posesión del nuevo Gobierno la ocasión,

oportuna y adecuada para que el presidente del Consejo trazase, ni siquiera en

líneas generales, programa alguno. Entendiéndolo así, con muy fino sentido

político, el presidente no ha esbozado programa.

No puede haber, por ello, desde ningún ángulo de enjuiciamiento, decepción. El

programa de Gobierno, cuando se formule, será —deberá serlo por la composición

del Gabinete— fruto conjunto de opiniones varias y contrastadas. Y estará

enfocado, sin duda, hacia el cambio sin rupturas, hacia la sustantiva reforma,

que se desea y se necesita y que, ante la nueva lista ministerial, se presiente.

Contiene, sin embargo, es breve discurso presidencial afirmaciones importantes.

Con los pies bien

asentados en la realidad —superior condicionamiento de la política —el señor

Arias Navarro advierte al país: «vamos a iniciar una etapa no exenta de riesgos

y dificultades». Esta estimación, nada utópica del inmediato futuro, coincide

con los más serenos juicios populares

Ahora bien, la coincidencia de pensamientos no se agota en este punto. El

presídeme del Consejo ha anunciado, a continuación, que la difícil etapa que

inicia el Gobierno se recorrerá con decisión, con firmeza, pero con prudencia».

Y precisamente en ¡a conveniente mezcla de la decisión, la firmeza y la

prudencia, respaldando la nueva política orientada hacia el cambio, se centra lo

mejor y más calificado de la esperanza popular.

Una afortunada y oportuna alusión del discurso presidencial al mensaje de la

Corona —a la vibrante convocatoria de servicio a España y de efectivo consenso

de concordia nacional— establece claramemte el amplio pórtico por el cual

comenzarán a entrar en la vida española el aire y la luz de la participación

política de todos, más plena, más libre, más auténtica

La participación hacia la que apuntaba —con más ímpetu que posibilidades,

ciertas— el aplaudido «espíritu del 12 de febrero»; en el" que sigue

perseverando el presidente Arias, ahora con horizonte más abierto y con más

firmes asistencias.

El presidente Arias Navarro ha logrado superar con acierto evidente la

dificultad, muy considerable, de formado con personalidades políticas y -

técnicas de enorme relíeve. Representativa, varias de ellas, de corrientes

políticas que tienen muy amplio v consolidado arraigo en la opinión pública

española.

Hay motivos fundados, por ello, para pensar que la opinión pública apoyará la

acción del Gobierno y secundará su programa. Motivos para mirar con razonable

confianza al futuro. Motivos para esperar un Auténtico «despegue» político del

país.

 

< Volver