Vida oficial. Señor Fraga. 
 El Gobierno pretende acelerar la democratización de la vida local     
 
 Informaciones.    29/12/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

SEÑOR FRAGA:

El Gobierno pretende acelerar la democratización de la vida local

MADRID, 29. (INFORMACIONES.)

EL Gobierno pretende acelerar la democratización de la vida local. Esta es la

interpretación autorizada del vicepresidente del Interior y ministro de la

Gobernación, don Manuel Fraga, de la decisión del pasado Consejo de ministros de

enviar a las Cortes un proyecto de ley por el que se modifica, con carácter de

urgencia, la disposición transitoria primera del Estatuto de Régimen Local. Este

proyecto de ley —indica el señor Fraga— «es un primer paso en el terreno de los

hechos, demostrativo de la voluntad del Gobierno de acelerar, mediante medidas

concretas, el proceso de democratización de nuestras instituciones». El

vicepresidente para asuntos del Interior declara también la voluntad del

Gobierno de proceder a esta democratización de la vida local ((mediante una

fórmula moderada, gradual».

Sobre los dos acuerdos del Gobierno en el pasado Consejo de ministros —

modificación urgente del Estatuto de Régimen Local y aplazamiento en una semana

de las elecciones de alcaldes y presidentes de la Diputación—, el señor Praga ha

hecho las siguientes declaraciones a la agencia. Cifra:

—¿Cuál es, señor ministro, el alcance del proyecto de ley que se envía a las

Cortes?

—El proyecto de ley que el Gobierno envía a las Cortes es un primer paso, en el

terreno de los hechos, demostrativo de la voluntad del Gobierno de acelerar,

mediante medidas concretas, el proceso de democratización de nuestras

Instituciones, y aquí concretamente d e nuestras Corporaciones locales.

El Estatuto de Régimen Local recientemente aprobado por las Cortes ha

establecido que en lo sucesivo los concejales que integren los Ayuntamientos

sean elegidos por todos los vecinos mediante voto igual, directo y secreto. Este

importante logro democra-tizador debe ser puesto en aplicación según las

disposiciones transitorias del Estatuto, de un modo gradual a través de dos

renovaciones parciales de las Corporaciones, la primera de las cuales está

fijada para noviembre de 1976, y la segunda, para noviembre de 1979.

Durante este período intermedio de aplicación gradual del nuevo Estatuto está

prevista también la renovación, mediante elección por los miembros de las

actuales Corporaciones, de todos los presidentes de Diputación y Cab.ildos

insulares, de la totalidad de los alcaldes de capitales de provincia y de

ciudades de más de cien mil habitantes y la mitad de los restantes alcaldes,

determinada por provincias, empezando por los más antiguos. Estas son

precisamente las elecciones que fueron convocadas por decreto del día 5 de este

mes.

Pues bien, lo que pretende el proyecto de ley, que el Gobierno ha enviado a las

Cortes, es que el mandato de las nuevas autoridades locales que resulten

elegidas en estas elecciones por las actuales Corporaciones se extienda sólo

hasta la primera renovación parcial de dichas Corporaciones en noviembre de 1976

y no hasta la segunda renovación en el mismo mes de 1979, como está previsto en

estos momentos.

El Gobierno quiere que tan pronto como la voluntad de los vecinos se haya

expresa. do en la primera elección da concejales, mediante el ejercicio del voto

igual, directo y secreto, quede expedita la vía de inmediata repercusión do esa

voluntad popular, posibilitando la renovación de los puestos de alcaldes y

presidentes de Diputación que ahora han salido a elección.

Se trata, pues, según señala el preámbulo del proyecto de ley, de adelantar la

puesta en práctica de los criterios del nuevo Estatuto o, dicho de otra manera,

de acelerar el ritmo de democratización de la vida local mediante una fórmula

moderada, gradual, pedida por una gran mayoría a través de un diluvio auténtico

de cartas, telegramas, llamadas, visitas, etc., por no hablar de la Prensa, y

que al mismo tiempo demuestra la decisión, seriedad y consecuencia del Gobierno

en so empeño por ensanchar las bases representativas de las instituciones.

—¿Cuál es el sentido del decreto?

—El decreto aprobado por el Gobierno se mueve en la misma línea que acabo de

indicar. Pero, además de ello, o incluso con mayor significa´ clon, el Gobierno

quiere extremar las medidas tendentes a garantizar la máxima independencia de

los miembros de las Corporaciones locales en el momento de emitir su voto para

la designación de presidentes de las mismas.

Especialmente se establece en este sentido que si el candidato proclamado

viniera desempeñando el cargo de presidente o alcalde de la Corporación

respectiva, cesará automáticamente, a los efectos internos de la Corporación, y,

por supuesto, sin perjuicio de otras representaciones externas, con efectos del

mismo día de su proclamación.

Esta medida permitirá mayor igualdad de oportunidades de todos los candidatos

ante la elección y mayor garantía de libertad e independencia de los concejales

y diputados en el momento de emitir su voto. Se trata, en definitiva, de ir

introduciendo nuevos hábitos lectorales, que serán útiles tanto a escala local

como nacional.

Por otro lado, teniendo en cuenta que la proclamación de candidatos, que puede

provocar el cese automático, se ha de llevar a cabo diez días antes de la

elección, las fechas inicialmente previstas de los días 11 y 18 de enero

resultaban demasiado Justas, por lo que se ha considerado oportuno dar un margen

mayor, aplazando la fecha de la elección por una semana, con objeto de poner en

ejecución lo previsto en el decreto con menor agobio de tiempo.

—¿CuáJ va a ser la política del Gobierno en cuanto a las elecciones mismas?

—Se deduce también de lo anterior. El Gobierno quiere respetar y que se respete

la independencia y libertad de los electores al llevar a cabo la elección. Esta

es la política del Gobierno´ en cuanto a las elecciones mismas: la de estricta

neutralidad y cumplimiento escrupuloso de la ley.

Pag 29

 

< Volver