Don Torcuato Fernández-Miranda tomó posesión de la presidencia de las Cortes. 
 No me ata mi pasado  :   
 La clave de mi comportamiento y actitud: mi absoluta lealtad y servicio a España en la persona del Rey. 
 Informaciones.    04/12/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ESPAÑA

DON TORCUATO FERNANDEZ-MIRANDA TOMO POSESIÓN DE LA PRESIDENCIA DE LAS

CORTES

“NO ME ATA MI PASADO”

«LA CLAVE DE MI COMPORTAMIENTO Y ACTITUD: MI ABSOLUTA LEALTAD Y SERVICIO A

ESPAÑA EN LA PERSONA DEL REY»

MADRID, 4. (INFORMACIÓNES)

SOMOS lo que Dios y nuestros padres han puesto en nuestro nacimiento; somos

aquello que la propia psicología, biología v personalidad nos otorga, pero

somos, sobre todo, aquello que hacemos. Me siento total y abslutamente

responsable de todo mi pasado. Soy fiel a él, pero no me ata porque el servicio

a la Patria y al Rey son una empresa de esperanza v de futuro.»

Estas palabras de don Torcuato Fernández-Miranda en su discurso de toma de

posesión como presidente de las Cortes Españolas y del Consejo del Remo fueron

comentadas ayer ampliamente en los «pasillos», una vez terminada su

intervención, que fue aplaudida en seis ocasiones, no en ésta.

«EXPRESIÓN SINTÉTICA DE SENTIMIENTOS,,

El discurso del señor Fernández-Miranda se limitó a ser la «expresión sintética

de sentimientos.

Las palabras, las ideas y la acción vendrán a su tiempo». Su intención era tomar

posesión simbólicamente con la entrada en el despacho de la Presidencia. Pero a

las cinco de la tarde se encontraban en las Cortes el presidente del Gobierno,

los tres vicepresidentes, varios ministros y un elevado número de procuradores

esperando las palabras del nuevo presidente Don Torcuato Fernández-Miranda que

llego acompañado por el expresidente señor Rodríguez de Valcárcel, pronuncio su

discurso de modo que pareció improvisado, hasta tal punto que la versión escrita

del mismo tuvieron que obtenerla los servicios informativos de las Cortes de una

cinta magnetofónica grabada durante el acto

LOS APLAUSOS

El nuevo presidente arrancó los aplausos de su auditorio en las siguientes seis

ocasiones:

— Cuando expresó su «admiraclor, amistad, cordialidad y respeto» a don Alejandro

Rodríguez de Valcárcel, que cesó el día 27 de noviembre.

— Cuando recordó a Franco

— Cuando recordó al almirante Carrero Blanco.

— Cuando, reflr i é n d o s e también al almirante Carrero Blanco, afirmó:

«Yo rindo homenaje a la memoria de este héroe nacional.» (También dijo sobre el

presidente asesinado que «se podrá estar de acuerdo con él o rio» v que eso «es

secundario».)

— Cuando habló de la «caballerosidad y grandeza» de don Carlos Arias

— Y cuando terminó con un «Arriba España», después de gritar «Viva

España» y «Viva el Rey»

«EL PASADO NO ME ATA»

El nuevo presidente de las Cortes afirmó en dos momentos de su discurso que no

se aiente atado por su pasado: «Soy un hombre de bien. El pasado no me ata, pero

si soy fiel a Jo que el pasado me ha condicionado.» Y terminó repitiendo que las

palabras, las ideas y las acciones vendrán a su tiempo y anunciando «la clave de

mi comportamiento y actitud»:

«Con toda lealtad —dijo— pido la ayuda de todos. Estoy seguro de la ayuda de

todos.

Pido perdón a quienes sin querer he ofendido y pido la colaboración de todos.

Termino sencillamente manifestando la clave de mi comportamiento y actitud: mi

absoluta lealtad y servicio a España en la persona del Rey, que encarna la

soberanía que personifica la soberanía nacional, y manifiesto mis sentimientos.

Hora habrá para las palabras, las ideas v las acciones. Expreso mis sentimientos

con tres gritos que surgen de mi corazón: ¡Viva España! |Viva el Rey! ¡Arriba

España!»

 

< Volver