Europa, traicionada     
 
 ABC.    23/06/1961.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Los documentos secretos de las Conferencias de El Cairo y Teherán, hechos públicos recientemente en Washington, descubren de modo inequívoco la actitud del presidente Roosevelt, de la que tanto daño se ha derivado para Europa. El almirante Leahy, ayudante del presidente durante la guerra, en su interesante libro de memorias, titulado "I was there" intenta hacer una defensa desesperada de su jefe. Pero resulta poco convincente. La realidad es que en el mundo occidental repercuten todavía, con dolorosa intensidad, los graves errores de Roosevelt en ¡as Conferencias de El Cairo y Teherán y, más tarde, en la de Yalta. En aquellas, singulares ocasiones, ante las tímidas protestas de Churchill, y apoyándose en un ciego antinazismo, el presidente de los Estados Unidos entregó media Europa a Stalin y dejó abiertas de par en par, al acoso rojo, las puertas de Asia y África. En la obra fundamental del senador Mac Carthy, "Arneríca´s Retreat from Victory", se ataca de forma ecuánime y argumentada toda la política de Roosevelt, tanto en el piarlo nacional como en el internacional. La ceguera norteamericana de aquellos años—que España padeció también intensamente—preparó la mayor parte de los problemas que encizañan al mundo actual. Se comprende perfectamente esa corriente de sano revisionismo que hoy circula por la gran nación americana. No es mal principio buscar la causa de los fracasos pasados para impedir los futuros.

Los documentos hechos públicos ahora en Washington añaden pocas cosas nuevas a lo que ya se sabía con absoluta seguridad. La Europa, traicionada entonces, reacción? hoy con indignación desde la Prensa francesa. Francia fue el principal blanco de los ataques de Roosevelt y, posiblemente, el país más perjudicado por las decisiones de aquellas desdichadas Conferencias en la cumbre, de las que sólo sacaron provecho los soviéticos. La de Yálta, por ejemplo; supuso para España el aislamiento y el cerco internacional, y ello en razón de que nuestro país era fervorosamente anticomunista. En un libro fundamental, "Roosevelts road to Rusia." su autor, el gran escritor G. N. Crocker, demuestra, con copiosa aportación de datos, la increíble actitud del presidente norteamericano, y llega a afirmar, incluso, que la entrega de! mundo libre por Roosevelt a Stalin fue hecha de forma deliberada. Muy cerca de esta tesis se encuentra el general Wedemeyer. En un libro de memorias, "Wedémeyer Reports", que, a pesar de la campaña de silencio dictada por la Prensa judía, ha tenido gran repercusión en América, el prestigioso general ofrece una serie de rigurosos alegatos contra la política de Roosevelí.

La Historia demuestra que los errores políticos se pagan, siempre multiplicados. La gran equivocación del Tratado os Versalles, en 1918, dejó preparado encamino para una nueva guerra. La traición a Europa y la debilidad americana ante Stalin, en 1944 y 1945, colocó al comunismo en situación inmejorable para adueñarse del monda Apenas han transcurrido tres lustros de aquellas fechas luctuosas y ya la bestia roja ha extendido su implacable dominio sobre mil millones de seres, colocando á la Humanidad en uno de los momentos más dramáticos de su existencia milenaria.

 

< Volver