Autor: Cruz Ruiz, Juan. 
 Reacciones en el extranjero al nombramiento de Suárez. Escepticismo y sorpresa. Londres. 
 Pocas posibilidades de conseguir un pacto social     
 
 El País.    06/07/1976.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Londres

Pocas posibilidades de conseguir un pacto social

JUAN CRUZ, Londres

El nombramiento de Adolfo Suárez para presidente del Gobierno español ha sido

calificado por la prensa inglesa como un triunfo de los tecnócratas del Opus Dei

y del ala derecha de los reformistas. La probable aparición en el seno del

Gobierno de las fuerzas citadas en primer lugar «será saludada con consternación

por la mayor parte de los demócratas españoles y seguramente no aumentará las ya

mínimas posibilidades de conseguir un pacto social para controlar la subida de

la tasa de inflación», escribió ayer el corresponsal del Financial Times en

Madrid.

Para el especialista en temas españoles del Sunday Times, el sorprendente

nombramiento del señor Suárez significa una victoria de los tecnócratas,

quienes, «al amparo del Opus Dei, la sociedad secreta católica, fueron los

responsables de la recuperación económica española de los años sesenta.

En los últimos meses —sigue diciendo el articulista del Sunday Times, Stephen

Aris—, miembros del Opus Dei y sus allegados habían venido ganando mucha

influencia cerca del Rey. Y aunque el nuevo primer ministro no parece que sea un

miembro del Opus, sí se puede decir que está estrechamente conectado con esa

sociedad»... Sobre esa base, Áris expresa su teoría de que «frente a una crisis

económica cada vez más grave, el Rey ha elegido a un político que no sólo tiene

el apoyo de los poderosos hombres de negocios, sino que también está lo

suficientemente identificado con el viejo régimen como para calmar los temores

del bunker».

En efecto, considera el corresponsal del The Guardian en Madrid, John Hooper,

«Suárez es la personificación de la frecuentemente difícil correspondencia entre

lo nuevo y lo viejo». Para ilustrar esta idea, Hooper usa también una frase de

García Trevijano sobré la síntesis política que representa Suárez, como un

hombre entre el estilo de la Falange y la actitud del Opus.

El corresponsal del Guardian sugiere también que el nombramiento demuestra que

el Rey está dispuesto a efectuar cambios en la cabeza del Gobierno, pero, por

razones tácticas o ideológicas, no quiere que esos cambios conduzcan a una

crisis o rompan su juramento de fidelidad a las instituciones del Estado.

En ambientes distintos a la prensa se comparten, en general, las opiniones

recogidas en los periódicos londinenses.

Por citar un criterio, recojamos lo que en el Royal Institute for International

Affairs nos dijo David Rudnick: «Estoy ligeramente sorprendido. Es evidente que

el Rey no ha recibido la terna que él quizá quería, y así lo que nosotros

pensábamos que podía pasar no ha sucedido: ni Areilza ni Fraga han sido

nombrados. Da la impresión de que, en resumidas cuentas, la opción se ha hecho

con vistas más a contentar a los poderes económicos que a los politicos. aunque

la derecha no tenga de qué quejarse.»

 

< Volver