Autor: González Yuste, Juan. 
 El cuarto día de crisis, en el extranjero. Nueva York. 
 Necesidad de una sociedad más abierta y menos superficial     
 
 El País.    07/07/1976.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL PAÍS, miércoles 7 de julio de 1976

El cuarto día de crisis, en el extranjero Nueva York

Necesidad de una sociedad más abierta y menos artificial

J. GONZÁLEZ YUSTE, Washington

El nombramiento del nuevo presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez, supone

el acceso al poder de la clase media y de la generación del silencio, en opinión

del corresponsal en Madrid del diario The New York Times.

«El Rey y el nuevo primer ministro —escribe el corresponsal del Times-

representan a la generación que vivió muy poco o nada la guerra civil y creció

en silencio y con distintos grados de obediencia al Gobierno personalista del

general Franco».

Tras señalar que el señor Suárez es miembro de la Falange y que tiene estrechos

lazos con el Opus Dei, Giniger escribe que el nuevo jefe del Gobierno fue uno de

los promotores de la asociación política Unión del Pueblo Español, que describe

como un movimiento conservador de clase media, compuesto por gente que ha sido

fiel a Franco, pero que siente la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos.

El corresponsal del Times define al señor Suárez como representante de la clase

media-alta y escribe que, con su elección, la clase media está en el poder. Una

clase media moderna y dinámica, que se acomodó a Franco mientras fue creciendo

en riqueza y sofistificación, pero que ahora ve la necesidad de cambiar a una

sociedad más abierta y menos artificial.

El New York Times dice que las reacciones de los defensores del cambio al

conocer el nombramiento del nuevo jefe del Gobierno fueron de sorpresa y

consternación, e informa de las cartas enviadas al Rey por los señores Areilza y

Fraga, en las que anunciaban su decisión de no participar en el Gobierno de

Adolfo Suárez.

Una. figura clave de la crisis, siempre según el Times, ha sido el ex ministro

López Bravo, que posiblemente formará parte del nuevo Gabinete.

El diario resalta los vínculos del señor López Bravo con el Opus Dei y con un

banco español y asegura que en los últimos meses fue visto visitar con

frecuencia el palacio de La Zarzuela.

La posibilidad de que alteraciones sociales pudieran poner en peligro la

estabilidad de la Monarquía, continúa el Times, llevaron al Rey Juan Carlos a

recurrir a algunos de los hombres que habían sido artífices de la expansión

económica producida al final de los años sesenta. Los técnicos del Opus Dei se

mostraron poco interesados en los cambios políticos, alegando que la expansión

económica debe ser prioritaria. Durante los últimos meses, concluye el Times,

los tecnócratas se alarmaron ante el incremento.de la inflación y el desempleo y

ante la posibilidad ´de que los reformistas del Gobierno pudieran hacer

demasiadas concesiones a los comunistas y a otras fuerzas de izquierda, a cambio

de la paz laboral.

 

< Volver