Va perfilándose en nuevo Gobierno  :   
 Ayer se extendió el rumor -desmentido, de que el señor Areilza podía reconsiderar su negativa y entrar a formar parte del nuevo Gabinete. 
 Informaciones.    07/07/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 33. 

7 de julio de 1976

INFORMACIÓNES

VA PERFILÁNDOSE EL NUEVO GOBIERNO

AYER SE EXTENDIÓ EL RUMOR DESMENTIDO— DE QUE EL SEÑOR AREILZA

PODÍA RECONSIDERAR SU NEGATIVA Y ENTRAR A FORMAR PARTE DEL NUEVO

GABINETE

MADRID, 7 (INFORMACIONES).

EL nuevo rumbo impreso ayer a las gestiones para la formación del Gobierno, que

incluía consultas con algunas áreas de la oposición, no ha dado resultados

´prácticos conocidos. Tras la desilusión causada anteayer, una esperanza sobre

la posibilidad de que se produjeran novedades importantes fue creciendo ayer en

algunos ambientes. La esperanza, sin ´embargo, no pudo afianzarse a última hora,

y todas las noticias que pudieron obtenerse confirmaban que el estilo político

del nuevo Gobierno no variaría sensiblemente las líneas dibujadas por las

previsiones.

El rumor que corrió ,por algunos ambientes era que don José María de Areilza

estaba reconsiderando su actitud y que era posible que volviera al seno del

Gobierno. Ello habría supuesto una variación sustancial en el panorama político

y en las expectativas del Gabinete. No obstante, el rumor no era acertado. Lo

que ocurría era que desde algunos frentes se intentaba que el señor Areilza

volviera, y que entrara también don Pío Cabanillas.

El conde de Motrico había declarado en repetidas ocasiones su intención firme de

retirarse. Había manifestado Incluso, en su carta al presidente, según Cifra,

que su decisión de separarse del Gobierno era «para mantener intactas sus

convicciones ideológicas». A mediodía, el ex ministro celebró una reunión con

don. Manuel Fraga en el despacho oficial de éste en el Ministerio. Y desde

Barcelona llegaba la noticia de que un número indeterminado de políticos

catalanes de izquierda le habían dirigido una nota verbal, en la que le decían

que es «la última esperanza de un cambio democrático pacífico, por lo que le

invitan a negociar con las fuerzas populares».

EL MOVIMIENTO EN PRESIDENCIA

Desaparecida la opción de Areilza definitivame n t e, la Imagen del Gobierno que

se preparaba en Castellana, número 3, iba adquiriendo su verdadera

configuración. Los equipos de reporteros montaron guardia ante el edificio de la

Presidencia, para controlar las entradas y salidas. Era el único modo de llegar

a saber qué consultas mantenía el nuevo jefe del Ejecutivo. Entonces se pudo

comprobar que nadie ligado de algún modo a la oposición se acercaba por aquella

casa. La relación completa de las entradas y salidas es-la siguiente:

9,05. Llega a la Presidencia del Gobierno don Adolfo Suárez, para salir

a las 10,45 horas.

9,15. El teniente general De .Santiago y Díaz de Mendívil llega a su

despacho.

9,20. Acude a Presidencia don Manuel Ortiz Sanchez, delegado nacional

de Provincias, colaborador y amigo del presidente.

12,35. ´ Regresa el presidente, tras entrevistarse con don Torcuato

Fernández-Miranda (presidente de las Cortes), don Valentín Silva Melero

(presidente del T. S.) y don José García y Rodríguez Acosta (fiscal del T. S.).

13,00. Entra en Presidencia don MARCELINO OREJA, su b s e c r etario de Asuntos

Exteriores, quien permaneció allí una hora y veintidós minutos.

13,40. Don LEOPOLDO CALVO SOTELO llega a la Presidencia del G o b i e rno.

«Vengo a esta casa de visita», dice a los informadores. Su permanencia en el

interior del edificio se prolongaría por espacio de hora y media. 13,55. Llega

don VICENTE SEGRELLES, gobernador civil de Soria y uno de los promotores de

Frente Institucional, quien poco después d´e las 14,30 abandonaría la sede de la

Presidencia.

15,10. Salen el presidente del Gobierno y el señor Calvo Sotelo,

por separado.

18,05. Vuelve a su despacho el teniente general De Santiago y Díaz de Mendívil,

para permanecer en él por espacio de dos horas y cuarto.

18,10. Regresa.a la Presidencia del Gobierno don Adolfo Suárez, tras grabar en

su domicilio la intervención que emitiría después Televisión Española.

18,30. Acompañado por dos de sus nietos, acude al palacio presidencial el doctor

López Ibor. Tras su estancia de una hora, declaró a los informadores que no se

había entrevistado con el presidente y que el motivo de su visita no se debía a

razones profesionales ni políticas.

18,35. Entra don ALFONSO OSORIO, ministro de la Presidencia, quien hora y media

más tarde se dirigiría a su despacho, confirmando a los periodistas su

entrevista con el presidente sobre cuestiones «normales, de papeleo».

19,10. Llega don RODOLFO MARTÍN VILLA, ministro de Relaciones Sindicales, cuyo

rostro acusaba cansancio y preocupación. Su estancia en el edificio de la

Presidencia se prolongaría por espacio de hora y media.

19,30. Entra el director general de Relaciones Institucionales, don Luis

Jáudenes y García Sala, permaneciendo en el Interior del edificio durante media

hora.

20,45. Vuelve don ALFONSO OSORIO, cuya estancia esta segunda vez se

prolongaría durante media hora.

21,16. Sale don Adolfo Suárez, que, a preguntas de los informadores,

respondió afablemente: «Calma, calma.»

LOS CONTACTOS CON LA OPOSICIÓN

Los contactos con la oposición se llevaron a cabo por intermediario. Por

ejemplo, don Fernando Alvarez de Miranda, presidente del Partido Popular, tuvo

una conversación con persona allegada al presidente en torno al momento político

actual, según declaró a Europa Piess. Luego almorzó con don Antonio García

López, del Partido Socialista Democrático Español, al que se considera uno de

los intermediarios. En este almuerzo también estuvo presente el señor Revilla,

del P.S.O.E. histórico.

Se pensó que, a la hora del almuerzo, la actividad fue abundante. Sin embargo,

una de las reuniones descubiertas por los informadores no tuvo carácter de

contacto prospectivo con vistas a la formación del Gobierno. Don Miguel Boyer,

don Francisco Fernández Ordóñez, don José Liado y don Mariano Rubio manifestaron

que su almuerzo fue de carácter • estrictamente privado y sin fin político

alguno. Según ellos, estaba previsto desde hace semanas.

CONVERSACIONES ENTRE LOS PARTIDOS

Sí celebraron conversaciones varios políticos socialistas, socialdemócratas y

demócrata-cristianos. Según Europa Press, representantes de la democracia-

cristiana, tanto de los grupos del señor Gil-Robles, como del señor Ruiz-

Giménez, se reunieron con representantes del P.S.O.E. (don Felipe González) y P.

S. P. (Partido Socialista Popular, del señor Tierno Galván). Se planteó la

posible conveniencia de hacer una declaración conjunta de los tres. Después de

múltiples deliberaciones se acordó no hacer tal declaración conjunta, por cuanto

hubiera supuesto olvidarse de otros partidos que militan en la oposición y ante

la posibilidad de que se hubiera interpretado como el final de la llamada

"Platajunta" democrática.

El acuerdo que imperó fue que cada uno de los tres hiciera la declaración que

quisiera de manera individual Así, los demócratas cristianos han hecho su

declaración y el P.S.O.E. la suya propia (ver

INFORMACIONES de ayer), mientras que el P.S.P. espera conocer, al parecer, la

formación del nuevo Gabinete para fijar su postura.

CONDICIONES DE LA OPOSICIÓN

Los Intentos de contactar con la oposición pudieron tener, según fuentes

informadas, dos intenciones: de un lado, la oferta de cartera a algún miembro de

la oposición moderada; de otro, la oferta y-la solicitud de una colaboración con

este Gobierno, dispuesto, al parecer, a realizar una apertura hacia las zonas de

izquierda, marginadas hasta ahora del juego político. Pero la oposición, como

era de esperar, ha hecho lo que podría considerarse su contraoferta, contenida

en las condiciones expuestas por el Equipo Demócrata Cristiano del Estado

Español y el P.S.O.E. (en los comunicados publicados ayer en INFORMACIONES).

Tales condiciones, que podrían ser suscritas por los restantes grupos de

oposición, son las siguientes:

— Liberación de los presos, detenidos y represaliados y condenados por

motivos políticos y sociales, y retorno de los exiliados que lo deseen.

— Supresión de todas las normas que prohiben o limitan la actuación y

formación de partidos políticos y sindicales libres.

— Supresión, asimismo, de todas las normas limitativas o prohibitivas de los

derechos de reunión, expresión y manifestación.

— Reconocimiento de los legítimos derechos de los países y regiones que

componen el Estado español.

 

< Volver