Ecos exteriores a la formación del nuevo Gabinete. 
 "El nuevo Gobierno no puede ser más que provisional" (Le Monde)  :   
 "Ni propiamente franquista ni verdaderamente antifranquista" ("France-Soir"). 
 ABC.    09/07/1976.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

VIERNES 9 DE JULIO DE 1978.

PAG. 17.

ECOS EXTERIORES A LA FORMACIÓN DEL NUEVO GABINETE

«EL NUEVO GOBIERNO NO PUEDE SER MAS QUE PROVISIONAL» («Le Monde»)

«Ni propiamente franquista ni verdaderamente antifranquista» («France-Spir»)

PARÍS, 8. CCrónica recibida por télex.) El segundo Gobierno de la Monarquía ha

recibido todos los títulos posibles e imaginables: Gobierno de transición,

Gobierno de la sorpresa, Gobierno de la «generación del silencio». Gobierno de

la reforma, «te., pero, sobre todo, Gobierno de la juventud, Gobierno de

neófitos, Gobierno de desconocidos. «La inexperiencia de la mayoría de los

nuevos ministros —escribe Marcel Niedergang en "Le Monde"— y la amplitud de los

problemas Incitan a pensar que el nuevo equipo no puede ser más que

provisional.»

He aqui una curiosa conclusión que explica muchas cosas. Precisamente cuando en

enero último se procedió al «reajuste técnico» del Gobierno francés, «Le Monde»

destacaba un hecho: el rejuvecimiento real del Gabinete. «La media de edad de

sus miembros —se subrayaba— ha descendido de cincuenta y un años y un mes a

cuarenta y nueve años y diez meses.» En fin, que una vez más hay que recordar a

Pascal: «Verité au deca des Pyrenees, érreur au déla.» Es decir, lo que es una

verdad para un pueblo es un error para otro. Digamos, para no perder la sonrisa,

que el mismo diarlo, por una errata bastante divertida, sitúa el nacimiento del

nuevo ministro de Comercio en ,el 29 de marzo de 1974. Un ministro con dos años

de edad justifica esa «inexperiencia:».

Los comentarlos que ha suscitado este Gobierno Juvenil. «de la generación del

Rey», responden a todo tipo de reacciones, más personales que Imparciales, máJ

subjetivas que objetivas. Así, el corresponsal de «France-Soir». Eugene Mannoni,

llega a una deducción bastante pintoresca: «Ni propiamente franquista, ni

verdaderamente antifranquista.» Es un .Gobierno moderado, en el que predominan

los democratacristianos, que en «A pasado criticaron el régimen de Franca pero

sin romper con él.

«LE FÍGARO».—En el concierto o. mejor aún. en el desconcierto de comentario» y

análisis que ha suscitado este según*» Gobierno de la Monarquía. La nota

estridente la ha dado un periodista que conoce, mejor quizá que ningún otro. los

temas españoles. Nos referimos a Jacques Guílleme-Brulon, que en «Le Figaro», y

bajo el título de «Un verdadero golpe de Estado», afirma que Adolfo Suárez no

cuenta con la confianza de la clase política, aunque ha echado toda la carne en

el asador para convencerla. En este sentido, enumera todos los supuestos

Intentos del nuevo presidente del Gobierno, entre ellos, «la afirmación de que

bajo su consulado se instaurará una democracia moderna». La referencia al

consulado resulta sugestiva si recordamos las fases revolución-directoilo-

consuladó de la historia francesa. Sin embargo, el comentarista no va por ahí,

sino que emplea todo su vocabulario crítico para decir que el nuevo primer

ministro ha sustituido «los ministros liberales por aprendices de brujo».

Menos agresivo .el comentarista de «L´Aurore» estima que el nuevo Gobierna,

precisamente por su composición, «tiene la ventaja de acomodarse a una cierta

realidad política del momento y ayudara a los diversos campos a su afirmacion|.

es decir, favorecerá la madurez politica necesaria para las próximas elecciones.

En cuanto a los comentaristas de la radio. todos ellos reconocen un doble merito

al nuevo primer ministro: El haber obtenido la colaboración de hombres nuevos,

en su mayoría, y el haber contado con el apoyo de la mitad, aproximadamente del

anterior Gabinete. En estas condiciones. se ha tratado de «un reajuste tecnlco»

más que de una reorganización a fondo. En vez de complicarse, la vida política

española-se aclara. En cuanto a la juventud del nuevo Gobierno convendrá

recordarle a los críticos de circunstancias lo que dijo Lamartine en su

«Historía de la Revolución dé 1848»: «Allí, donde está el corazón-de la

Juventud, alli está el espíritu del porvenir.—INTERINO.

 

< Volver