Eduardo Navarro, un "cerebro" importante en Vicesecretaría General del Movimiento. 
 El patriotismo y la lealtad a la Corona no son monopolios de ningún grupo, sino patrimonio común de todos     
 
 ABC.    18/07/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC.

DOMINGO 18 DE JULIO DE 1976.

EDUARDO NAVARRO, UN «CEREBRO» IMPORTANTE EN VICESECRETARIA GENERAL DEL

MOVIMIENTO

«EL PATRIOTISMO Y LA LEALTAD A LA CORONA NO SON MONOPOLIOS DE NINGÚN GRUPO, SINO

PATRIMONIO COMÚN DE TODOS»

Hablamos de los nuevos nombramientos y de la tarea politica que Inician. Aún no

ha habido «toma de posesión» oficial.

—Estamos a las órdenes del presidente —me dice— y yo a las del ministro

secretario general del Movimiento, para proseguir la marcha iniciada por la

Corona. Se trata de afrontar un futuro, que muchos se empeñan en pintar oscuro y

que a mi me resulta luminoso v lleno de esperanzas.

—¿Su opinión sobre el programa del Gobierno?

—Me parece una declaración de política serena y adecuada, en la que pueden

satisfacerse todas las aspiraciones del pueblo español.

—Hablemos de la reforma en su nueva fase

—Es irrenunciable: hay trae poner al día las estructuras políticas de la nación

y que el pueblo se exprese claramente, con su propia voz, en esas estructuras

reformadas. Patriotismo y lealtad a la Corona, como coordenadas de la

pluralidad, no son monopolios de ningún grupo político, sino patrimonio común de

todos los españoles. Dentro de ese res peto al Rey y de ese amor a España caben

todas las voces: también las de la crítica y las de la oposición. Y no sólo

caben, sino que son necesarias como fórmula eficaz de cooperación, ¿a tarea

nacional es de todos.

—Hay recelos, en ciertos sectores, porque se instrumente una reforma

«otorgada».... como un generoso regalo de tal o cual Gobierno.

—El Gobierno no «hace regalos». Sería un paternalismo inadmisible. La amnistía,

por ejemplo, es una demanda del pueblo; la lógica consecuencia de un proceso de

reforma jurídica y de legalización de unos derechos y libertades. Si hay

partidos políticos, si hay libertad de reunión y manifestación, si todo ello

está refrendado por un Código Penal renovado, ¿no es algo lógico la amnistía?

—Concretamente, cuál será su tarea en la Vicesecretaría General del Movimiento

como entidad política que ha de resultar muy modificada por la reforma

constitucional?

—Resumiría mi tarea, en adelante, como un servicio al pueblo, a todo el pueblo

español, y a la Corona, «moderadora de la convivencia, impulsora de la libertad

y promotora de la "justicia», que así la definió el Rey. Y sobre esos raíles

habrá que transformar las estructuras del Movimiento, según las demandas de la

nueva sociedad española. He dicho «nueva sociedad», pero no olvido que ha sido

creada con el esfuerzo de todos durante estos cuarenta años. Y es preciso partir

de ahí si se desean nuevas´ conquistas, aunque sin renunciar a ninguna de las

conseguidas.

Eduardo Navarro vuelve a hablarme del momento presente y del trabajo que ha de

cumplir: «Es un momento difícil la qué negarlo?, pero enormemente atractivo.

Tengo firmes esperanzas.»

 

< Volver