Autor: López Rodríguez, Florentino (NEGRÍN). 
   Notas del día     
 
 Pueblo.    08/07/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

NOTAS DEL DIA

A quedado formado, al fin, el nuevo Gobierno. Mientras formula su declaración

programática, que es ´ lo que sustantivamente importa, cabría plantearse unas

consideraciones generales y al filo de la urgencia, para analizar luego, y con

una mayor perspectiva, lo que se desprenda del programa y de su realización

efectiva,

A quienes les guste el lenguaje de la época pasada acaso podrían hablar de

Gobierno monocolor. A nosotros no nos tienta ese léxico. Nos encaminamos hacia

un sistema democrático y, por ello, el lenguaje ha de ser e] apropiado y el

coherente con esa marcha. En definitiva, se podría hablar más bien de una cierta

opción entre otras posibles, habida cuenta que aún nos encontramos en una

situación predemoorátíca. No es un Gobierno de homogeneidad compacta, sino de un

espectro con significaciones acusadas. El Gobierno lo componen hombres en su

plenitud vital y política y, desde luego, experimentados en el servicio a la

comunidad.

Pensamos que es un Gobierno para la democracia. A estas alturas de la vida

española no cabe seriamente pensar en otra cosa. Los sondeos al país, los

pronunciamientos del Rey y las manifestaciones del presidente lo revelan de una

manera clara y terminante. Entonces, el Gabinete ha de asumirlo y ejecutarlo,

con decisión, con solvencia y con autoridad. Recogiendo y continuando la obra

del señor Arias, no ha de pararse en ella, sino que tiene que profundizar y

avanzar.

No se puede negar que durante los días de resolución de la crisis una tenue

preocupación recorrió la espina dorsal del país. Con el Gobierno, ya formado,

esa lógica preocupación ha remitido inicialmente, porque, a priori, no hay razón

fundada para sospechar retrasos inoportunos en la senda de,la reforma, que la

mayoría coincidimos en que´ es absolutamente necesaria y evidentemente

inaplazable. Las manifestaciones y comportamientos públicos de los nuevos

miembros del Ejecutivo han sido democráticas y de perfiles inequívocamente

inscritos en la libertad.

Naturalmente, al Gobierno no se le esconde la hora difícil por la que cruza la

nación. Junto a los apremiantes problemas coyunturales (por modo especial los

económicos, al lado de los de un paro preocupante) están los de orden

estrictamente políticos, con un proceso democrático en marcha que no admite

quiebra o efusiones. Pero por encima de todos está la cuestión de consolidar la

Monarquía, para que la paz social, la convivencia entre todos los españoles, sea

duradera y estable. Entendemos que el sistema. democrático es la vía más segura

y la que tiene mayores contenidos éticos, puesto que el pueblo es el único

protagonista de su propio destino.

Recibamos, pues, con esperanza y con confianza al nuevo Gobierno. Oue su mejor

aval sea sus propios actos. Si abre el camino a la voluntad popular, en paz,

orden y libertad, habrá prestado a la Patria un excepcional servicio histórico.

NEGRIN

 

< Volver