Consejo Nacional. 
 Sólo desde una conveniencia solidaria entre todos es posible la democratización, dice el señor Suárez González     
 
 Ya.    09/10/1976.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 41. 

Ya

Pag.16

INFORMACIÓN NACIONAL

9-X-76

Consejo Nacional

SOLO DESDE UNA CONVIVENCIA SOLIDARIA ENTRE TODOS ES POSIBLE LA DEMOCRATIZACION,

DICE EL SEÑOR SUAREZ GONZALEZ

Este proceso, agregó, exige que el Gobierno garantice el ejercicio de las

libertades ciudadanas

Esa garantía sólo puede venir desde el prestigio de la autoridad que evite el

«buso de las libertades por parte de minorías extremistas

El terrorismo no impedirá la marcha de España ni romperá sus valores

El consejero nacional señor Fernández de la Mora consiguió que la ponencia y el

Consejo le aceptasen diversas sugerencias al informe del proyecto de reforma

política

El informe fue aprobado por 80 votos a favor, 13 en contra y seis abstenciones

E1 Consejo Nacional se reunió en sesión plenaria, presidido por el señor Suárez

González, para deliberar sobre el Informe al proyecto de ley de reforma

política. Asistieron los miembros del Gobierno, que una vez terminado el

discurso del presidente abandonaron la sala para reunirse en Consejo de

Ministros. Sólo estuvieron en el resto de la sesión los ministros consejeros

nacionales señores García López, qué, como vicepresidente del Consejo, presidió

la reunión; Oreja Aguirre, Pita da Veiga y Martín Villa.

Discurso del presidente

El presidente del Gobierno y del Consejo Nacional, señor Suárez González, abrió

la sesión con un breve discurso. Entre otras cosas, dijo: Los trabajos

desarrollados por la sección primera y el debate que Bhora ha de tener lugar

quedan enmarcados, dentro del actual momento político español, por el firme

propósito del Gobierno de Su Majestad el Rey de conseguir en el mas breve plazo

posible que la modificación de las Leyes Fundamentales que el proyecto de ley

para la reforma política implica alcance eu objetivo de consolidar nuestro

sistema político, encarnado en la Monarquía, en un orden Institucional

democrático.

Y vamos a conseguirlo mediante el mantenimiento, de forma efectiva, de la

autoridad legítima que el Gobierno representa y sin la cual nada es factible.

Únicamente desde la paz social y desde una convivencia solidaria entre todos los

españolee es posible la democratización que instrumenta este proyecto de ley.

En estos momentos de transición, el Gobierno cumple la delicada tarea de

conducir el proceso político de forma que aune en el plano operativo el mayor

número posible de voluntades, consciente como está de que la mayoría fiel pueblo

español apoya estos esfuerzos. El Gobierno actúa desde un plano realista y

pragmático. Actúa desde la legitimidad para acelerar la evolución democrática.

Este proceso exige; que «1 Gobierno garantice el ejercicio de las libertades

ciudadanas, y también exige, y de ello el Gobierno es consciente, que esa

garantía sólo puede venir dada desde el más profundo sentido del Estado como

orden estable de convivencia y desde el prestigio de la autoridad que evite el

abuso tíe Jas libertades por parte de minorías extremista interesadas «n que no

se alcance el supremo objetivo de "conseguir que «1 pueblo español diga BU

palabra definitiva.

REFORMA DESDE LA LEGITIMIDAD

El prorecto de ley para la reforma política, cuyo Informe va « considerar este

pleno, Be plantea desde la legitimidad del Estado, y dentro del mayor respeto a

la legalidad fundamental vigente. Su punto de arranque se halla en la

constatación de los profundos cambios operados en la sociedad española a lo

largo de los últimos cuarenta años. Estos cambios requieren un tratamiento

político específico, lo que supone acomodar nuestras -Instituciones políticas «

tas necesidades de nuestra moderna sociedad y a los profundos deseos que laten

en el ser mismo del pueblo español. La reforma, propuesta desde la legalidad que

representa el Gobierno que presido, es coherente, sin perjuicio de las profundas

y necesarias transformaciones que Introduce en esa misma legalidad.

La importancia del Informe del Consejo Nacional ha quedado patente en la

dignidad y responsabilidad que han presidido los trabajos de la ponencia y los

debates de la sección, que han puesto de manifiesto las sólidas razones que

asisten al Gobierno para acometer la reforma de nuestro sistema constitucional a

fin de garantizar la estabilidad política para, deede ella, alcanzar,

resueltamente, los grandes objetivos nacionales.

EL TERRORISMO NO ROMPERÁ LA MARCHA DE ESPAÑA

Hace sólo cuatro días perdieron la vida, en criminal atentado, el presidente de

la Diputación guipuzcoana y consejero del Reino, don Juan María de Araluce, y

los funcionarios que le acompañaban, señores Sanz Flores, Palomo Pérez, García

González y Elícegui Diez.

La condena más enérgica de este atentado, el dolor que manifestamos, son sin

duda sentimientos profundamente compartidos por todos y cada uno de los miembros

de esta Cámara, por lo que me atrevo a someter a vuestra consideración que

queden reflejado» en el acta de esta sesión,

El terrorismo no Impedirá la marcha de España ni romperá sus valores. La

responsabilidad política verdaderamente Impresionante que en estos momentos está

demostrando el pueblo español exige y

garantiza que nuestros esfuerzos alcancen el objetivo propuesto. Nunca nos han

Intimidado las actuaciones terroristas y el Gobierno de España no está dispuesto

a que en este tiempo de renovada esperanza para todos los españoles tengan la

menor repercusión los Intentos de unos grupos minoritarios claramente

enfrentados con los deseos y los intereses del pueblo al que servimos.

Desde estos planteamientos de legalidad, autoridad y respeto a las libertades

cívicas el Gobierno está firmemente decidido a proseguir su gestión, consciente

de que le respalda la inmensa mayoría de los españoles que piden moderación y no

extremismo, orden y no anarquía, libertad y Justicia y no violencia.

Y a ello dedicará el Gobierno su máximo esfuerzo.

Señores consejeros: Sin perjuicio de dejar constancia del propósito indeclinable

de proseguir su labor de reforma política, el Gobierno tiene que gobernar y

administrar nuestros asuntos comunitarios cotidianos, para lo cual ha de adoptar

las (medidas que nuestra situación económica hacen aconsejable. Como sabéis,

para hoy mismo está convocado el Consejo de Ministros, y sUS miembros han de

deliberar sobre los asuntos cuyo aplazamiento no resulta conveniente. Por ello

delego en el vicepresidente del propio Consejo le. presidencia de la sesión a

partir de este momento. Sin embargo, es propósito de los miembros del Gobierno,

que e BU vez son consejeros nacionales, permanecer en la Cámara.

Finalmente, la invito, con toda sencillez, a que tengáis muy presente en

vuestras deliberaciones que el pueblo español espera vuestra opinión rigurosa y

rsponsable sobre algo que es de la mayor trascendencia para el futuro de España:

la reforma política de nuestro sistema, para ponerlo «n consonancia con las

necesidades y deseos del pueblo español. Muchas gracias.

El discurso del señor Suárez González fue acogido con una gran Maldad por parte

de los señores consejeros; al terminar la intervención no hubo ñu solo aplauso.

Exposición del proyecto

Después de corto descanso Intervino, para explicar el Informe, el ponente señor

Abella Martín. El proyecto de ley de reforma política, dijo, ha de contemplarse

dentro de un proceso que no es otro sino el iniciado el 18 de julio.

LA sucesión de Franco en la Jefatura del Estado, concretada en la proclamación

del Rey, aconseja la adaptación del orden jurídico existente a la nueva

situación,

El señor Fernández de la Mora

Seguidamente Intervino el señor Fernández de la Mora. El tema de la reforma

política, dijo, es capital.

Las alternativas que se nos ofrecían eran cuatro: la Inmovilidad, la continuidad

perfectiva, la reforma y la ruptura. Quienes podían hacerlo, han. optado por la

reforma. Me pronuncio eln reservas a favor de una reforma politica.

Más adelante dijo que no ge oponía, en lo esencial, al proyecto de reforma

presentado por «1 Gobierno n¡ al informe elaborado por la Sección Primera.

Expuso BUS solidaridades con el informe de la ponencia para, a continuación,

señalar sus discrepancias, que argumentó son tan Importantes que 1« impiden

votar a favor del informe.

A continuación enumeró sus principales discrepancias. Entiendo—dijo—que la

representación inorgánica debe ser complementada por la orgánica y por la

plebiscitarla. A este objeto considero Indispensable que el Senado tenga una

estructura análoga a la prevista por el artículo tercero del anterior proyecto

de reforma, es decir, con unos senadores permanentes, otros de designación regia

y otros elegidos por las entidades locales culturales, económicas y

profesionales. No daré mi conformidad ni a la desaparición de los senadores

permanentes ni a la liquidación de la representación orgánica, que es, por lo

menos, tan democrática como cualquiera otra.

Considero que no «e puede dejar Indeterminada la composición del Consejo del

Reino, que es una pieza, política primordial. ¿Cómo vamos a dejar de opinar

sobre «1 modo de designar nada menos que a diez miembros del Consejo del Reino,

que es la instancia que propone la terna para. presidente del Gobierno y que

asesora al Monarca en las decisiones supremas? MI propuesta es la misma que la

del artículo 19 del anterior proyecto de reforma: cinco consejeros designados

por el Congreso y cinco por el Senado. No daré mi aprobación ni al vado legal ni

al cheque en blanco ail ejecutivo.

El Informe parece aceptar el articulo 5º, que autoriza a1 Rey a consultar

.directamente al pueblo. Creo que la facultad significaría siempre un serio

desgaste para la Corona, que podría ser gravísimo si de tratase de consultas

convocadas en discrepancia^ con otras instituciones colegiadas. C o n s idero

imprescindible que la decisión regia vaya unida al dictamen vinculante del

Consejo del Reino. Es el modo de evitar quebranto a la Corona.

Las dos Cámaras deben poseer iguales poderes, tanto para la legislación

constitucional como para la ordinaria. En el caso de discrepancia votarán en

sesión conjunta. Lo contrario seria convertir al Senado en institución ancilar

o-decorativa. No daré mi voto a. ficciones.

Señor Martínez Emperador

El señor Zamanlllo González-Camino, que había de Intervenir a continuación, no

estaba en la sala en el momento en que fue requerido para hacer uso de la

palabra. Lo hizo a continuación el señor Martínez Emperador; manifestó que la

reforma era urgente y «1 Consejo Nacional no podía retrasarla. Se opuso a la

tesis del señor Fernández de la Mora, en el sentido de mantener la

representación orgánica en una de las Cámaras. Apoyó integramente el informe,

que pidió íueae aprobado.

Defendió el Informe el ponente señor Gutiérrez Rubio. Rechazó las sugerencias

del señor Fernández de la Mora, ya que, dijo, estaban recogidas en el informe,

ai bien de una forma menos concreta, «n las consideraciones generales que el

informe contiene, pues no su trata en éste de plantear enmiendas concretas e.1

proyecto, sino, dado su carácter de no vinculante, de fijar criterios políticos

en un informe político.

El presidente acto seguido, suspendió la sesión para que la ponencia elaborase

un texto con el objeto de ser sometido a la votación del pleno.

La ponencia modifica su postura

Reanudada la sesión, el ponente señor Gutiérrez Rubio anunció: Se acepta añadir

al párrafo del informe, estableciendo que el sistema bicameral estará compuesto

por dos cuerpos colegisladores, la frase "equiparados en la actividad

legislativa". Añadir el párrafo que considera la composición del Consejo del

Reino un inciso en el que se diga que este alto organismo consultivo del Rey

deberá constar, en su composición, del mismo número de miembros procedentes del

Congreso de Diputados que del Senado y elegidos por ambas Cámaras, Se añade al

párrafo referente a la facultad regla de convocatoria de referéndum la necesidad

de contar para ello con el dictamen preceptivo, pero no vinculante, del Consejo

del Reino.

En cambio no aceptaba la ponencia modificar «1 párrafo del informe referente al

sistema parlamentario do sufragio universal para ambas Cámaras, por entender que

ya en el Informe se ceñan la la conveniencia de que se asegure la presencia de

la representación de Intereses económicos, sociales, culturales y profesionales.

Votación del informe

Puesto a votación el informe de la ponencia, fue aprobado por 80 votos a favor,

13 en contra y seis abstenciones.

Votaron en contra los consejeros nacionales siguientes: Almagro y Montes de Oca

(por Cádiz), Aramburu Olarán (por Salamanca), Bofill-Gasset Amell (permanente),

Calviño de Sabucedo y Gras (permanente), Fernandez de la Mora y Món

(permanente), García Ibáñez (por Segovia), Girón de Velasco (permanente),

Iglesias Somavilla (Valladolid), teniente general Iniesta Cano (por Ceuta),

teniente general Pérez de Viñeta (permanente), Pinar López (permanente), Salas

Pombo (permanente) y Suevos Fernández (permanente).

Se abstuvieron los consejeros nacionales siguientes: García López (consejero

designado por «1 presidente), ministro secretario general del Movimiento y

vicepresidente del Consejo; Oreja Aguirre (por Guipúzcoa), ministro de Asuntos

Exteriores; almirante Pita da Veiga (permanente), ministro de Marina; Martin

Villa (por León), ministro de la Gobernación; Gias Jové (por Lérida), y señorita

Plaza de Prado (por Palencia).

Terminada la votación del informe, el señor Fernández de la Mora solicitó se

pusiera a votación BU sugerencia, en el sentido do añadir un párrafo en el que

»e diga que "el Senado, por su* características, debiera ser la Cámara en que

encontrarán la debída representación los intereses profesionales".

La sugerencia fue aprobada por 63 votos a favor, 18 en contra y 18 abstenciones.

ACOTACIONES A LA SESIÓN

LA CONJURA DEL SILENCIO

El señor Suárez González (don Adolfo), además de ser el presidente de Gobierno

más Joven que ha tenido España, al menos en lo que va de siglo, es el primer

presidente del Consejo Nacional del Movimiento que no ha conseguido arrancar a

los señores consejeros un solo aplauso después de haber pronunciado un discurso.

Ocurrió el hecho en la sesión plenaria de ayer.

¿Estará disgustado el señor-Suarez González (don Adolfo) por lo acaecidot Lo

habrá tomado su juvenil talante con deportividad? No lo sabemos. ¿DiJo el señor

Suarez González algo que pudiera molestar a los señores consejerost ¿Cometió

algún desliz político «n su breve disertación T Hemos examinado, con todo

cuidado, el discurso del presidente. Nada hemos descubierto en el discurso que

justifique la ausencia de las palmas.

¿Se ha cansado «1 Consejo ¡Nacional´de aplaudir? Pensábamos en esta posibilidad

durante el corto descanso que se concedió entre el final del discurso del

presidente y la reanudación de la sesion. Pero no.

Intervino el ponente señor Abella Martín para explicar el informe emitido al

proyecto de ley de reforma política. Y se le aplaudió al final.

Intervino el señor Fernández de la Mora en varias ocasiones y se le aplaudió en

todas ellas. Intervino el señor Martínez Emperador para decir que Iba a decir lo

contrario de lo que tenia pensado en un principio decir, y se le aplaudió.

Intervino en varias ocasiones el ponente señor Gutiérrez Rubio, y se le aplaudió

también. No, los señores consejeros no habían perdido la cortesía de emitir

aplausos.

Pudiéramos decir que el principal protagonista de la sesión fue el señor

Fernández de la Mora. Su constancia en la defensa de sus tesis tuvieron, contra

todo pronóstico habitual en el Consejo, la fortuna de ser aceptadas, aunque a

regañadientes, por la ponencia. Si es la primera vez que el Consejo no aplaude

tt» discurso de su presidente, es la primera ves también que en una sesión

plenaria el Consejo acepta introducir varias sugerencias en un informe.

Son ésas muchas emociones para una sola sesión. Acaso se hayan producido porque,

lo repitió una y otra vez el consejero señor Fernández de la Mora, la cesión que

ee estaba celebrando pudiera muy bien ser la última del Consejo Nacional. Una

sesión política necrológica. "Esperaba que el Gobierno nos honraría con su

presencia, por lo menos a título de despedida", comentó con Ironía el señor

Fernández de la Mora, después de ausentarse el presidente y todos los ministros

menos cuatro, convocados a Consejo de Ministros.

El caso fue que el señor Fernández de la Mora elevó, con su oratoria, el Interés

político de la sesión. Dio su honesto parecer sobre la reforma política. Una

reforma breve, coherente, no rupturista. Y a votar Inmediatamente, dijo. Sí, a

votar, agregó; que hable el pueblo, para que nadie pueda seguir atribuyéndose

gratuitamente su voz. Consulta popular pronto, mañana mejor que pasado.

El señor Fernández de la Mora quiere oír, cuanto antes, la vos del pueblo

español. fPara quét Para saber si ese pueblo va a desear el humanismo y lo

libertad o lo alienación y el terror; si desea la continuidad perfectiva del

orden, la justicia y el desarrollo o prefiere hacer almoneda de cuarenta

fecundos años y arrancar de un solar en ruinas..

A. J. G. M.

 

< Volver