Enaltecimiento del estado español y de su jefe     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 13. 

DIARIO ILUSTRADO DE INFORMACIÓN GENERAL

DIARIO ILUSTRADO DE INFORMACION GENERAL

FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA ENALTECIMIENTO DEL ESTADO ESPAÑOL Y DE SU JEFE

VEINTITRES años se cumplen ahora de la designación del general Franco para la Jefatura del Estado.

Ocasión especialmente.indicada para .dedicar un recuerdo a las vicisitudes, infortunios y venturas que ilustran el recorrido, ya largo, desde su iniciación, una mañana de otoño en 1936 en el aeródromo de San Fernando, próximo a Salamanca, donde se hizo la afortunada elección de Franco, "el más ponderado y el de mayor-prestigio en el Ejército", hasta los días presentes.

Por mucho que se insista, siempre resultará conveniente y necesario" avivar la memoria da los españoles con la evocación de los años difíciles y dramáticos, desgarrados primero por nuestra guerra, situadlas después por azares del destino en el vórtice de la conflagración universal, y cercados más tarde .por el asedio internacional, urdido por nuestros enemigos seculares en complicidad con el comunismo, El Estado español era Id frágil embarcación sacudida por recios vendavales y fortísimo oleaje, resistiendo heroica, obediente, al timón y al piloto que la gobernaba. No se ahorró ninguna adversidad para hacerla zozobrar; bloqueo económico, intrigas, sobornos, cierre de frontera, conatos de invasión y constante huracán de calumnias e infundios, desatado por quienes utilizaban la ´mentira como arma poderosa e Irresistible para derribar cuanto había levantado España con esfuerzos y sacrificios sobrehumanos.

La nave del Estado sorteaba los fieros peligros y continuaba rumbo hacia buen puerto, como lo había prometido su capitán ´cuando asió el timón por primera vez.

El mejor elogio que puede decirse de nuestro Jefe de Estado es que en los veintitrés años de ostentar la magistratura suprema de la Nación ha sabido cumplir con lealtad, inquebrantable el programa inspirador dé su misión. Línea que no fue caprichosamente elegida ni trazada por decisión arbitraria, sino impuesta por designio categórico del pueblo español en el momento trascendental y solemne que arriesgó su existencia para no caer en el envilecimiento y la esclavitud. El general Franco, fiel al mandato recibido, se constituyó en custodio y defensor del tesoro que se le había confiado contra toda suerte de enemigos y adversidades. En conmemoraciones como la de hoy, que son a manera de eminencias que se alzan en el camino recorrido por la nueva España, desde las cuales puede contemplarse la anchurosa panorámica dejada en nuestra espalda, es conveniente y aleccionadora la meditación y el examen de ciertos contrastas. Cabe preguntarse dónde quedaron los furibundos enemigos con sus desahucios y sentencias inapelables; inquirir por qué se derrumbaron imponentes fortalezas políticas y sociales; que amenazaban con aplastarnos, e indagar qué se hicieron de gigantones, endriagos y otros fantasmas truculentos que diagnosticaban nuestra ruina.

¿Cuál es la situación de España al cumplirse los veintitrés años del ejercicio por el general Franco del supremo gobierno del Estado? Están tan recientes los acontecimientos que dan expresión al actual momento político, que nadie los ha podido olvidar. El proceso de reconciliación e inteligencia amistosa con las más grandes potencias del mundo libre, ha culminado en hechos extraordinarios. A la estabilización económica decretada aquí precedió fuera la estabilización política con un preludio emocionante para nosotros: los fervorosos homenajes tributados al régimen español en el Congreso y el Senado norteamericanos, donde se reconoció nuestra verdad, la de que el pueblo .español, conducido por Franco, salvó a la Europa occidental de la tiranía comunista.

A este preámbulo siguió ,1a incorporación de España a la Organización Europea de Cooperación Económica—O. E. Q. E.—. Como asociado, se hacía acreedor a la ayuda exterior, a la par que adquiría el compromiso, ante la conciencia nacional y los integrantes de aquel,organismo, de estabilizar y liberalizar su economía. Ya el I.° de mayo, en unas declaraciones a la Prensa, el general Franco había advertido los peligros inherentes al aislamiento. "Nuestro mercado principal —dijo entonces—es el europeo, y por ello todo acontecimiento económico en este área_nos afecta dirá clámente. Existe una corriente y una evolución de los pueblos de Europa a la que tenemos que incorporarnos dé acuerdo con nuestros intereses:, en la interpretación de los cuales existe una completa unanimidad."

A partir "de la fecha de nuestra incorporación a la O. E. C. E. la vida económica española empieza a discurrir por otros cauces. La novedad se refleja pronto de modo sensible en los sectores industrial y comercial del país. La meta queda definida con estas palabras: prosperidad nacional sin inflación ni paro.

Para llegar a este final se previene la necesidad de_ sacrificios y esfuerzos que nadie deberá rehuir. El éxito, tenido por cierto, exige el tránsito por caminos difíciles y acaso ásperos, pero no largos. AI final la economía debe quedar instaurada,sobre cimientos sólidos, con moneda estable y saneada y producción a precios equivalentes a los de países más prósperos. A sostenernos y ayudarnos en esta empresa acuden la O. E. C. E. y el Fondo Monetario Internacional, sin que por ello disminuya la generosa colaboración de Estados Unidos. Todos los países componentes de aquel organismo dan muestras de una excelente disposición para asistirnos en nuestro propósito. ´A la vez que sé produce este acontecimiento, con ocasión de la visita de Eisenhower a Europa, España, requerida con singular distinción, se hace presente en Londres, con voz en los diálogos internacionales entablados sobre los destinos de Occidente. Las entrevistas de nuestro ministro de Asuntos Exteriores en la capital londinense con los personajes políticos más calificados cbincidente» allí proseguirán pocos días después en París, interesado el Jefe del Estado francés en afianzar el entendimiento y la buena amistad entre las dos naciones vecinas. En estos y otros contactos quedaron trazados los esquemas, de negociaciones futuras de muy altos vuelos., que no se harán esperar, cuya principal finalidad es la participación de España de modo activo y directo en la vida política y económica de Europa. Pero anticipándose a cualquier otra extensión, dé nuestra actividad por otros ámbitos, quedó reconocido y proclamado el honor y la seguridad del régimen español y de quien lo encarna y preside.

Hoy se nos ofrece singular oportunidad para insistir en que España ha alcanzado prestigio, preeminencia y respeto como pocas veces conoció en los últimos tiempos, y la personalidad del Jefe del Estado aparece tallada como la figura histórica del estadista con excepcionales virtudes de serenidad y prudencia, que se destaca en el fondo tormentoso característico de la actual etapa europea. - Lo que unos interpretan como hecho insólito, y extraordinario, es para oíros conclusión lógica de un proceso que se remata imponiéndose la verdad y la razón, pues ni lo injusto ni lo falso prevalecen. Fue contra todo derecho que un pueblo esclarecido, sacrificado en la lucha contra el enemigo implacable de Occidente, al salir victorioso de la terrible y sangrienta prueba, quedase peterido y menospreciado de las naciones que aceptan hoy la incontaminación comunista como fundamento de su programa de gobierno. Es verdad, y los hechos lo han corroborado, lo dicho ppr el preclaro Foster Dulles en un brindis inolvidable: "Esta España, a la que dejamos en su aislamiento, no estuvo, nunca sola: estuvo a. solas con sus principios, e.sos principios a los cuales los demás hemos tenido que volver los ojos." Por eso el homenaje insigne, pues a tal equivalen las singulares deferencias con que ha sido distinguida España en la reciente ocasión mencionada, recae con proyección natural sobre Franco, que supo, al frente de su pueblo, resistir impávido aquella soledad creada por inicua e incomprensible confusión, y esperar confiado la hora da rehabilitación ´y iusticia para nuestra causa, que sonaría inexorable con la exactitud rigurosa de una salida de sol.

 

< Volver