Señor Villar Mir. 
 "La democracia exige respeto a la economía de mercado"  :   
 "Nuestro horizonte económico es inevitablemente duro y difícil". 
 Informaciones.    22/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SEÑOR VILLAR MIR

"La democracia exige respeto a la economía de mercado"

MADRID, 22 (INFORMACIONES,.

SI el país, opta por la democracia, democráticos también habremos de ser en lo

económico, y eso exige el más serio respeto al sistema áe economía de mercado.

El mercado es a la economía lo que la democracia es a la política. La transición

a un verdadero programa de economía de mercado no es cuestión de palabras, sino

que implica cambios importantes .de nuestros usos habituales», di}o anoche el ex

vicepresidente del Gobierno don Juan Miguel Villar Mir en una conferencia

pronunciada en el Club Siglo XXI.

Seguidamente el señor Villar Mir señaló que nuestras autoridades están tratando

de mantener las constantes vitales del paciente, que es nuestra economía.

Piensan probablemente que su mayor responsabilidad se centra en mantener la

situación, hasta que un nuevo Gobierno, tras las próximas elecciones, decida

hacer uso de toda la autoridad necesaria para una etapa dé verdadero

saneamiento, afrontando con firmeza la impopularidad que a corto plazo implica

necesariamente esta medida.

Debemos esperar —agrega— que tras las elecciones, será necesario afrontar una

política económica de verdadera estabilización: una política que incluya:

Ataque frontal a la inflación, mediante una reducción del crecimiento de

disponibilidades líquidas y una rigurosa política a corto plazo de precios y

rentas, con" ulterior Dotenciación del mercado

Drástica corrección del desequilibrio exterior, mediante el estímulo a la

exportación y el ajuste flexible de la paridad monetaria.

Y exigencia severa de productividad y rigor en los gastos públicos del

Estado, de los organismos autónomos y de la Seguridad Social.

Don Juan Miguel Villar Mir puntualizó la necesidad de un cambio del patrón de

vida. «Habremos de escapar de la tentación del dirigismo y del autoritarismo

económico y habremos, bien al contrario, de aceptar que las decisiones

económicas y el poder económico deben ser detentados —dijo— por la sociedad a

través del mecanismo de productores y consumidores regulados por el mercado, sin

que se convierta la Administración del Estado en centro de decisiones que sólo a

aquél corresponden. Salvada la próxima y obligada etapa de saneamiento, habremos

de suprimir tos controles de precios y rentas y, dejando al mercado esa función,

el Estado habrá de poner su acento en las políticas monetaria y fiscal.

Habremos de revisar la razón de ser de buen número de empresas públicas hoy

existentes en nuestro país, para analizar una a una si su existencia como

empresa pública, justificada probablemente en el momento de su creación,

continúa siéndolo hoy. Habremos también de cambiar el concepto del Plan de

Desarrollo, que ha de continuar siendo un Instrumen to importante y necesario.

El ex vicepresidente Villar Mir señaló que, «desaparecidos presumiblemente á (o

largo de 1977 los obstáculos políticos para nuestra adhesión al Mercado Común Eu

ropeo, es previsible que la negociación para Integrarnos en él como país miembro

única negociación a la que debemos prestar Interés real—, pueda ultimarse en un

período de dos a tres años, con lo que seria normal que firmaramos nuestra

integración hacia 1980, y que se abriera entonces un período de transición del

orden de cinco años hasta llegar al definitivo desarme, en varias etapas, hacia

1985». Dijo a continuación que América sigue siendo un objetivo y nuestra

relación con el área mediterranea una necesidad. Habló del regionalismo,

problema en su opinión de los más difíciles de los que el pais tiene planteados

y terminó puntualizando: «Nuestro horizonte económico próximo es inevitablemente

duro y difícil. Pero el potencial a largo plazo de nuestra economía es

excelente, si todos somos capaces de trabajar con seriedad, con realismo y con

profunda solidaridad.»

«NUESTRO HORIZONTE ECONÓMICO ES INEVITABLEMENTE DURO Y DIFÍCIL»

 

< Volver