El canciller alemán Schmidt, se entrevista con el presidente Suárez     
 
 Ya.    07/01/1976.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

Viernes 7 enero 1977

Ya

EL CANCILLER ALEMÁN, SCHMIDT, se entrevista con el presidente Suárez

En la mañana de hoy será recibido en audiencia privada por el Rey

Deseo, dijo al llegar a Madrid, que el proceso democrático español se efectúe en

paz y en tranquilidad

El canciller alemán, Helmut Schmldt, que ayer llegó a Madrid en visita no

oficial, procedente de Málaga, donde pasó unos días de descanso, se entrevistó

con el presidente del Gobierno, señor Suárez, quien por la noche ofreció una

cena en honor del político alemán. Previamente a la entrevista con el señor

Suárez, el señor Schmldt se entrevistó, durante cuarenta minutos, con el primer

secretarlo del Partido Socialista Obrero Español, don Felipe González Márquez.

En las primeras horas de la mañana de hoy, el canciller alemán será recibido en

audiencia privada, en el palacio de la Zarzuela, por Su Majestad el Rey. A

continuación hará una visita al Museo del Prado, y a la una abandonará Madrid.

ENTREVISTA SUAREZ-SCHMiDT

El presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, recibió anoche en su despacho del

palacio de la Moncloa al canciller de la República Federal de Alemania, Helmut

Schmidt, con quien celebró una entrevista de hora y media de duración, en la que

estuvieron presentes el ministro de Asuntos Exteriores, don Marcelino Oreja

Aguirre, y el embajador de la República Federal de Alemania, señor Georg

Lilienfeld.

CENA EN HONOR DEL CANCILLER ALEMÁN

ENTREVISTA SUAREZ-SCHMIDT

Finalizada la entrevista, el presidente del Gobierno ofreció en el palacio de la

Moncloa una cena al canciller alemán, en la que estuvieron presentes, además de.

las señoras de Suárez y de Schmldt, el vicepresidente primero del Gobierno y

señora de Gutiérrez Mellado, el vicepresidente segundo del Gobierno y señora de

Osorio, el ministro de Asuntos Exteriores y señora de Oreja, el ministro de la

Gobernación y señora de Martin Villa, el embajador de Alemania en Madrid, señor

Lllienfeld; el consejero del canciller alemán y señora de Lelster, el ministro

consejero de la Embajada alemana en Madrid y señora de Munz, la directora del

Gabinete del presidente del Gobierno, señorita Diez de Rivera, y la directora

del Gabinete del canciller alemán, señorita Shmarsw; asimismo, el ministro

consejero de la Embajada de España en Bonn, señor Mahou.

Brindis

Al término de la cena ofrecida por el presidente del Gobierno en honor del

canciller de la República Federal Alemana, don Adolfo Suárez pronunció el

siguiente brindis: "Señor canciller: Quiero expresar mi satisfacción por este

encuentro, así como mi esperanza de que las conversaciones que hemos mantenido

esta noche podamos continuarlas en breve plazo. Levanto mi copa por la

prosperidad personal del señor canciller federal y de su esposa, por la del-

Presidente Schel y por la ventura y prosperidad del gran pueblo alemán."

A estos palabras el señor Helmut Schmidt contestó con el siguiente brindis:

"Señor presidente del Gobierno y señora: Es para mí una gran satisfacción haber

podido venir a España en este viaje de vacaciones invernales, al término de las

cuales he venido con mucho gusto" a Madrid.

Quiero darle muchas gracias por su amable Invitación y decir al mismo tiempo

públicamente lo que ya he tenido ocasión de decirle anteriormente: que en usted

saludo a uno de los más jóvenes jefes de Gobierno de Europa, y al mismo tiempo

también a uno de los jefes de Gobierno que mayor éxito ha tenido en Europa.

Repito lo que también le dije anteriormente de que mi Gobierno y yo

personalmente vemos con admiración y con gran satisfacción la evolución de la

reforma política que usted dirige con tanta energía en España. Deseo que también

el año de 1977 le traiga tanto éxito como ha tenido en 1976 en sus esfuerzos en

pro de la reforma en este país. Me permito levantar mi copa para brindar a la

salud de su esposa, a la de usted y a la del Rey de España y del pueblo

español." LA LLEGADA A BARAJAS

Minutos después de su llegada al aeropuerto de Barajas—donde fue recibido por el

ministro de Asuntos Exteriores de España y el embajador alemán en Madrid—, el

señor Schmidt hizo la siguiente declaración ante los periodistas: "Después de

una desgraciadamente breve estancia en su país, en España, me alegra mucho poder

aceptar la invitación formulada por el presidente Suárez y también, el poder ser

recibido por Su Majestad el Rey aquí, en Madrid. España ha iniciado durante los

últimos meses un camino que ha sido apoyado por la gran mayoría del pueblo

español y que nos ofrece, nos abre a nuestros países mayores posibilidades de

una colaboración cada vez más estrecha.

Este camino ha sido seguido con simpatía y con agrado por parte de todo el

extranjero. El presidente del Gobierno, el Rey y o tendremos oportunidad de

hablar sobre problemas comunes a nuestros países para lograr una colaboración

cada vez más estrecha.

Ante este nuevo año dirijo mis mejores deseos al pueblo español, que tiene que

atravesar por desarrollos sumamente interesantes para su proceso democratizados

Deseo que este cambio se efectúe en paz y en tranquilidad y cada vez con mayor

éxito." CONVERSACIÓN CON FELIPE GONZÁLEZ

Después de descansar unos momentos en el hotel donde se aloja, el canciller

Schmidt celebró una entrevista con el primer secretario del Partido Socialista

Obrero Español, don Felipe González, a la que asistió también el secretario de

relaciones internacionales del PSOE, don Luis Yáñez; un intérprete y miembros

del séquito del canciller. La entrevista duró unos cuarenta minutos.

Terminada la reunión, los líderes socialistas españoles manifestaron a la prensa

que la entrevista había sido "muy cordial". Los temas tratados se refirieron a

la situación política´ y económica españolas, dentro de la amistad que une a los

partidos de los señores Schmidt y González. Este último resaltó que había

expuesto al canciller el problema de la concesión de una amnistía total como

vehículo, para la reconciliación ciudadana; el tema de la ley de asociaciones

políticas, que, en opinión del señor González, no debe otorgar al poder

ejecutivo más facultades de las que tiene en los países democráticos. Ambos

puntos, añadió, coinciden con los acordados para una primera negociación con el

Gobierno por la comisión designada por la oposición y que tiene solicitada una

entrevista con el presidente Suárez.

Dijo también el señor González que en la conversación con el canciller alemán se

había aludido a otros dos problemas relacionados con la participación en el

proceso electoral. De una parte, la necesidad de una disolución del aparato del

Movimiento, y de ´ otro, que la ley electoral no se convierta en vehículo de

ninguna discriminación para ninguna fuerza política. El canciller, agregó, había

manifestado compartir tales puntos de vista y ha concedido gran importancia al

tema de la ley electoral.

 

< Volver