Ni críticas ni entusiasmo atnte el Gobierno monocolor. 
 Los hombres de Suárez pesan más que liberales, socialdemócratas y democratacristianos     
 
 Diario 16.    05/07/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 32. 

Ni críticas ni entusiasmo ante el Gobierno monocolor

Los hombres de Suárez pesan más que liberales, socialdemócratas y

democratacristianos

MADRID. 5 (DI6). El tercer Gobierno de la Monarquía, que se autoliuila como de

"centro izquierda en sentido relativo", acudió esta mañana al palacio de la

Zaranda para que los-20 ministros, una mezcla de hombres de Suárez, tecnócratas,

financieros y antiguos miembros de la oposicióa moderada, juraran sus cargos

ante el Rey Don Juan Carlos.

Por primera vez en los últimos cuarenta años, los .ministros no se arrodillaron

ante el crucifijo ni tampoco juraron los principios del Movimiento, sino que, de

pie, juraron lealtad al Rey, respeto a los derechos de las personas y estricta

observancia de la ley.

Cada ministro, de pie, poniendo su mano derecha sobre los evangelios, pronunció

la fórmula de juramento diciendo: "Juro por mi conciencia y honor cumplir

fielmente las obligaciones dpi cargo de (nombre del cargo) con lealtad al Rey,

respeto a los derechos de la persona y estricta observancia de la ley, «sí como

guardar secreto de la» deliberaciones de] Consejo de Ministros."

Después de departir con el Rey, los ministros celebraron una primera reunión

informal de contacto en el palacio de la Moncloa, presididos por Adolfo Suárez.

Aunque en su composición se hayan observado las formas de un sistema de

democracia parlamentaria —la mayoría de loi miembros del Gobierno pertenecen a

la coalición centrista, ganadora de las elecciones del 15 de junio—-, el nuevo

Gabinete no se someterá a la aprobación de las Cortes democráticas como hacen

1os Gobiernos europeos después de su formación.

E! nuevo ministro de la Presidencia. José Manuel Otero Novas, confirmó a los

periodistas que las actuales normas constitucionales —aun semifranquistas— no

prevén que e! Gobierno comprometa su responsabilidad ante el Parlamento.

El programa del nuevo ejecutivo será hecho público esta misma semana, después

del primer Consejo de Ministros. El Gobierno •—precisó ayer Otero Novas— sólo

comprometerá su responsabilidad con loa proyectos de ley que envíe al

Parlamento. I.a iniciativa constitucional le corresponde al Gobierno y al

Congreso de los Diputados.

Ni críticas ni entusiasmo

La composición del Gobierno formado ayer por Adolfo Suárez no consiguió levantar

entusiasmos entre la clase politica, si bien tampoco las críticas fueron

abundantes. La oposición salvo contadas excepciones, prefirió reservar sus

valoraciones para el momento en que «I nuevo Gobierno dé a conocer su

declaración programática.

Los Comités ejecutivos del PSOE y del PCE se reunieron esta mañana en Madrid

para, analizar la composición del Gobierno y emitir un juicio político sobre el

mismo.

La formación del Gobierno no produjo la euforia esperada en la Bolsa madrileña,

donde se desplazaron esta mañana hasta las cámaras de TVE. La Jornada.

pasó sin pena ni gloria, entonada e irregular.

El PSP no esperó y anoche dijo que, en principio, no parece que ,este Gobierno

esté en condiciones de enfrentarse con los graves problemas nacionales. Los

"ilegales", ORT y PTE, manifestaron que «e trata, salvo algunas excepciones, de

una continuación del Gobierno anterior.

La prensa madrileña recibid esta mañana al nuevo Gobierno con una actitud

positiva, especialmente los diarios "Ya" y "ABC" Que insistieron en la urgencia

do gobernar la .economía. Mientras tanto. "El País" se muestra más crítico con

el Gabinete al que define "como un intento de fortilecer la posición política

del presidente y la tendencia, a medio camino, entre la tecnocracia y la

rjforma".

Color Suárez

La lista de veinte ministros no contiene sorpresas. Es un Gobierno monocolor

Suárez, que respeta a los ministros más calificados del anterior con la notable

excepción de la "caída" del vicepresidente Osorio—, empastado por liberales

(Garrigues, Clavero, Camuñas, Arévalo) y socialdemócratas (Psrnández Ordóñez y

García Diez) y el demócrata-cristiano Iñigo Cavero Todos estos, hombres se

situaron siempre en el antifranquismo y en áreas de oposición moderada. Otros

tres ministros no fueron oposición. Son los miembros o simpatizantes del Partido

Popular, Pío Cabanillas (ex ministro de Franco, defenestrado por el dictador) y

Marcelino Oreja y Lan delino Lavilla, que Jugaron en la* áreas de la

democraeiaeristiana edulcorada del Régimen.

Suárez ha reservado la primera vicepresidencia para el teniente general Manuel

Gutiérrez Mellado, el hombre que le ha ayudado a capear tos frecuentes

temporales de los doce meses difíciles de la transición. En beneficio de España

y del Ejército, el nuevo ministro de Defensa solicitó ayer su pase a la

situación B, sin duda para poder desempeñar, a -partir de ahora, con mayor

independencia un cargo que ya es más político que militar.

El Ejército ha sido en cierto modo el más "sacrificado" por esta reforma, ya que

de tres Ministerios se queda con uno, aunque sea vicepre-sidencia. No habrá

secretarías de Estado para los tres Ejércitos, y ahora la atención se centrará

en el militar que se elija para la jefatura del Alto Estado Mayor, que comporta

la presidencia de la Junta de Jefes de Estado Mayor.

Equilibrio en economía

Los nombramientos económicos y la posibilidad de que este Gobierno de centro, a

secas, realice una política fiscal progresiva con una mínima credibilidad para

la izquierda, constituyen la principal expectación del tercer Ejecutivo de la

Monarquía.

Los observadores estiman que el nombramiento del tándem directo de la política

económica: Fuentes Quintana, técnico sin afiliación a partido, y Fernández

Ordóñez, socialdemócrata, ambos de tendencia "progresiva", se compensa con la

presencia de Oliart (Industria), Garrigues (Obras Públicas y Bienestar) y Liado

(Transportes), todos ellos ligados a la gran Banca, concretamente al Hispano

Americano y al Urquijo.

El Gabinete nombrado ayer tiene grandes posibilidades de poder gobernar en

solitario, obteniendo mayoría en el Parlamentó, prácticamente sean cuales sean

las hipótesis de alianzas políticas dentro del Congreso.

Podrá gobernar

Con sus 165 escaños, la Unión de Centro Democrático podría superar incluso una

alianza de las fuerzas de izquierda ante ua determinado punto de discusión. Una

improbable alianza del PSOE (118 escaños), el PCE (20 escaños), el PSP (seis),

la Esquerra Catalana y el Euskadikó Eskerra (uno cada uno) sumarían un total de

145 votos frente a los 165 de UCD, que contaría, además, con otros dos votos de

los "independientes de centro".

En estas circunstancias, clave para el futuro funcionamiento de los poderes

Legislativo y Ejecutivo puede ser la actitud que adopten las fuerzas moderadas

del País Vasco y Cataluña. El Partido Nacionalista Vasco (ocho escaños), el

Pacte Democratic de Catalunya (11) y la UC-DCC de Catalunya (2) podrían bascular

entre las posiciones del Gobierno y la oposición. El voto de todas estas

informaciones, junto a la izquierda y contra el Gobierno, pondría´´ al Congreso

en una situación -casi crítica, de empate: 167 escaños contra los 165 de UCD más

los dos de los centristas "independientes". Si se diese esta hipótesis limite,

la, postura de lo» 16 diputados de Alianza Popular sería decisiva.

Secretaría de Estado

La organización administrativa que ha sido aprobada sin pasar por la* Cortea,

crea cinco secretarias de Estado, cargo que podría i definirse como equivalente

al de viceministros. A la espera de la "pedrea" tradicional de cargos que sigue

a cada nuevo Gobierno, ya Habla de José Luis Alvarez, del Partido Popuar, como

el posib1e secretario de Estado para Universidades, mientras que"´el

socialdemócrata Luis González Seara podría ser nombrado secretario de Estado

para Cultura Popular, y. José Luís Graullera —amigo personal de Suárez y hasta

ahora ministro del subsecretario de la Presidencia—, secretario de Estado para

Asuntos de la Administración.

Washington, feliz

Amplia satisfacción en "Washington, especlalmente con la composición del equipo

económico; optimismo en Europa occidental y, por ahora, indiferencia en el

bloque socialista conforman la reacción mundial .al primer Gobierno democrático

español.

Pendiente la reacción oficial del Departamento de Estado, medios próximos «1

secretario Cyrus Vance «e muestran abiertamente favorables al nuevo Gabinete

Suárez, varios de cuyos hombres clavé vienen manteniendo, incluso desde mucho

antes de la muerte de Franco, estrechos lazos económimicos con Estados Unidos.

Los observadores norteamericanos creen capaz a este Gobierno de enfrentar la

seria crisis económica que padece España, al tiempo que ven en sus integrantes

el denominador común del "cambio con continuidad», posición claramente preferida

por los intereses U. S. A.

En Europa, el titular más generalizado ronda la frase "Pocas sorpresas". "Este

Gobierno se parece ai precedente, un poco como si las elecciones no hubiesen

tenido lugar el 15 de Junio", llega a afirmar el comunista "L´Humanité", que

considera como punto negativo el que Suárez haya formado un Gobierno monocolor.

"Le Matin", "Le Fígaro" "Le Quotidien de París" y "L´Aurore" se muestran

escépticos respecto a las novedades políticas que pueda producir el nuevo

Gabinete, destacando la existencia de un ministerio para las relaciones con las

regiones.

 

< Volver