Primeras declaraciones de los nuevo ministros. 
 Ganas de trabajar     
 
 Pueblo.    05/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Primeras declaraciones de los nuevos ministros

GANAS DE TRABAJAR

MADRID. (PUEBLO.)—Pocas horas después de ser nombrados ministros del nuevo

Gabinete Suárez, tercero de la Monarquía, algunos de los recién titulares dieron

sus opiniones y primeras impresiones a través de las agencias de Prensa. El

señor FERNANDEZ ORDOÑEZ, MINISTRO DE HACIENDA, manifestó a Cifra: «Es la hora

difícil de acometer una política responsable donde no cabe la ambigüedad ni la

complacencia, agregando a continuación: «Por mi parte, ´estoy dispuesto a que la

expresión "justicia fiscal" sea algo más que un simple juego de palabras». Don

Francisco Fernández Ordóñez declaró que sus planes al frente del Departamento de

Hacienda tienen como meta sanear el sector público y abordar «1 problema fiscal.

El ministro de Hacienda tendrá una estrecha relación con el de Economía y con

los restantes departamentos económicos.

Por su parte el señor IÑIGO CAVERO, MINISTRO DE EDUCACIÓN, expresó: «Lógicamente

todo político tiene que estar contento cuando es nombrado para su cargo. Pero

además, porque creo que este equipo va a tener una gran coherencia y va a

trabajar con entusiasmo bajo las órdenes de Adolfo Suárez.» El señor Cavero

manifestó también a Cifra, con respecto a las ideas que piensa llevar a cabo en

la práctica de su nuevo cargo, que el sector que más conoce es el universitario,

pero que es consciente de otros problemas y no quiere hacer declaraciones

problemáticas hasta que sea pública la de todo el equipo. Finalmente agregó:

«Estoy suficientemente mentalízado en los problemas del sector, al que intentaré

servir lo mejor posible.

A su vez eí señor ENRIQUE SÁNCHEZ DE LEÓN, titular de SANIDAD Y SEGURIDAD

SOCIAL, declaró a Cifra que «más que sensación de alegría, tengo sensación de

preocupación y de responsabilidad, aunque por mi profesión pudiera decir que

tengo algunos antecedentes sobre la función que debo desempeñar, el

planteamiento es tan novedoso que habrá que hacer planes totalmente nuevos-. El

señor Sánchez de León añadió que de todos modos era prematuro hablar de planes

concretos, declarándose regionalista, aunque el nuevo ministro para las Regiones

será el que atraiga la atención sobre estos asuntos.

Don MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA, desde Barcelona, manifestó a Logos: «Tengo - una

gran ilusión al poder colaborar en.favor de un entendimiento entre las distintas

clases sociales españolas^ para llegar a una sociedad más justa.» También opinó

que aunque el Ministerio de Trabajo es de los más duros y con problemas muy

graves que resolver, será, por ello, una labor muy eficiente para el país.

Por último, se le preguntó sobre las reivindicaciones de las ceñíales sindicales

sobre el patrimonio de la extinguida organización sindical, y el ministro de

Trabajo afirmó: «Se hará lo que sea justo.»

El nuevo titular del MINISTERIO DE RELACIONES CON LAS REGIONES opinó: «Estoy en

contra del federalismo. Federar a España, que lleva cinco siglos como estado

unitario, sería artificial. Desmembrarse para federarse es artificial. Tendría

sentido federar a Europa, no a España.»

El señor CLAVERO AREVALO también agregó a Logos: «Creo que un debate

constitucional inmediato sobre las regiones o nacionalidades producirá fuertes

tensiones. Las regiones más desarrolladas, pretenden financiar su autonomía a

partir de una ampliación territorial de los impuestos; lo que seria nefasto para

las regiones subdesarrolladas.»

El nuevo MINISTRO DE CULTURA Y BIENESTAR,, DON PIÓ CABANILLAS, no quiso hacer

declaraciones al ser abordado en la mañana de ayer por un redactor de la agencia

Cifra, manifestando que estaba muy ocupado y entretenido con la reunión de

parlamentarios gallegos, a la que

estaba asistiendo, motivo por el cual se encontraba ayer en Santiago de

Compostela

IGNACIO CAMUÑAS. SOLIS, MINISTRO ADJUNTO PARA LAS RELACIONES CON LAS CORTES, por

su parte, declaró a Cifra que «he reconocido siempre que tenía vocación política

prácticamente desde los dieciséis años. Estaba dispuesto a colaborar en un

Gobierno que hiciese unas elecciones generales libres o que emanase de ellas. El

Gobierno —añade— no es lo más importante en estos momentos. Después de cuarenta

años de franquismo, hemos pasado a un Régimen democrático pluralista, que tiene

una gran resonancia en las Cortes. La vida política española ya no es el

Gobierno solamente. No hay que dramatizar el hecho de estar en un Gobierno. Yo,

en cualquier caso, estoy muy contento de estar en este Gobierno».

«El Ministerio que se me ha encomendado tiene por misión "engrasar" las

relaciones entre el Gobierno y las Cortes, y ser portavoz del propio Gobierno

ante esas mismas Cortes. No hay que olvidar que soy miembro de Unión de Centro

Democrático, y, además, pienso seguir ocupándome de su consolidación como

partido. UCD es la conjunción de tres ideologías: la demócrata-cristiana, la

libera] y la socialdemocraciá. Estamos empeñados en hacer un partido que recoja

y mantenga esas corrientes sin que necesariamente las funda.»

«Respecto a la figura del portavoz del Gobierno en las Cortes —dijo más

adelante—, estamos aún en una situación atipica, en la medida en que este

Gobierno no tiene aún que responder ante el Parlamento, puesto que no lo exige

la ley para la Reforma Política; si bien una nueva Constitución tendría que

prever este extremo. Para derrocar a un Gobierno corno el recién constituido

tendrían que converger los votos de grupos tan dispares como Alianza Popular y

el Partido Comunista.»

 

< Volver